lunes, 11 de julio de 2016

7790. ¿A QUIÉN BENEFICIA LA VIOLENCIA?

REPORTE Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¿A quién beneficia la violencia?

“Sabía que nunca más podría alzar mi voz contra la violencia por los oprimidos en los guetos sin primero hablar claramente del más grande proveedor de violencia en el mundo
hoy día: mi gobierno.”
Martin Luther King Jr.
Discurso en la iglesia Riverside, 1967.
Estados Unidos es un pueblo sometido por los Señores de la guerra. Ese país es el foco del que irradian las diferentes formas de violencia. El paradigma impuesto por los Señores de la guerra es que la solución de cualquier problema es la violencia. Ese paradigma sigue vigente y se ha extendido en el planeta, hasta llegar a nuestro país, a nuestra ciudad. La violencia que de pronto nos alcanzó en nuestra otrora pacífica ciudad está vinculada con la violencia que se practica en el planeta entero y que promueve precisamente Estados Unidos, el país más belicoso desde su fundación hasta ahora.

No es verdad que en las guerras todos pierden, pierde el pueblo, pierden los gobiernos, pierden los empresarios, pero algunos pocos ganan, los Señores de la guerra se llevan miles de millones de dólares a un alto costo: miles de vidas, devastación y miseria por décadas en los pueblos invadidos.

Los Señores de la guerra se apoderaron de las instituciones “democráticas” en Estados Unidos, desde donde controlan a la mayor parte de los países del planeta. El costo de la guerra es altísimo, desde 2001 Estados Unidos gastó más de un billón de dólares sólo en la guerra de invasión de Agfanistán en donde el número de personas asesinadas es de más de 100 mil víctimas. Los beneficiarios de la guerra son los dueños de la industria bélica, los magnates del petróleo y de las drogas, que son los mismos.

En nuestro país, la guerra iniciada por Felipe Calderón y que Peña Nieto continúa ha dejado un saldo mortal de 150 mil víctimas, cifra que rebasa la cantidad de víctimas en Agfanistán. Así de cruenta ha sido la guerra de baja intensidad que se lleva a cabo en México. En Estados Unidos también se vive una guerra interna de baja intensidad, pero esta guerra es contra los negros y las minorías étnicas. Los hechos de violencia contra los negros y las esporádicas reacciones contra la brutalidad policiaca que se registraron la semana pasada, encontraron al presidente Barack Obama en Varsovia buscando nuevas formas de cercar militarmente a Rusia.

Obama, premio Nobel de la paz (!!??¿¿¡¡), es el principal promotor de la violencia. La guerra en Agfanistán ha durado más que la guerra de Viet Nam en los años sesentas. A pesar de sus promesas de abandonar Agfanistán, Obama elevó el número de soldados en ese país. Estimaciones conservadoras indican que mantener un soldado en Agfanistán cuesta a los ciudadanos estadounidenses un millón de dólares cada año.

Junto con la guerra en Irak, el costo de la invasión de Agfanistán es de más de 4.4 billones de dólares, pagar la deuda que genera la guerra ha obligado a que el gobierno recorte gastos en salud y educación y pone a la economía en un estado de inestabilidad peligroso.
¿Cuánto ha costado la guerra contra el narco en México?

Sólo en el sexenio de Felipe Calderón la guerra contra las drogas costó más de 320 mil millones de pesos, el alto costo de la guerra obligó a recortar el presupuesto en salud y educación. Gran parte de los miles de millones gastados en México fueron a dar a las arcas de los fabricantes de armas y equipamiento bélico, a las cuentas de los Señores de la guerra. ¿A quién beneficia la violencia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: