domingo, 17 de julio de 2016

7820. LA EDAD DE ORO.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La Edad de Oro.

Si hay algo que tomo en serio es el no tomar nada en serio.
Francis Picabia (1879-1953). 
Pintor francés.

En los años oscuros del nazismo, en Europa nació el Círculo Hermético, una sociedad secreta formada inicialmente por un grupo de personajes como el psicólogo Carl Gustav Jung,  los escritores Hermann Hesse y Thomas Mann, el físico Wolfang Pauli y el filósofo Ludwing Wittgenstein. El Círculo se propuso luchar contra el nazismo y la tiranías europeas y rescatar y difundir las bases del humanismo. Algunos creen que el Círculo nunca existió, otros aseguran que aún sigue vigente en la clandestinidad y que sigue luchando por los objetivos que se impusieron los iniciadores del Círculo.

El ejemplo del Círculo Hermético impulsó el nacimiento de otras organizaciones, secretas y públicas, que luchan contra el Nuevo Orden Mundial (NOM), el problema es que no hay conexiones entre ellas o sus contactos son limitados, así como sus recursos económicos, en cambio la Mafia logró consolidar una red de complicidades que se fortalece y aplica un perverso plan para esclavizar a la humanidad, degradar a las masas, atemorizarlas con la violencia física y psicológica manteniéndolas en un clima de terror perpetuo: los atentados en Europa, las guerras internas, las guerras de invasión.

Los gobiernos de los países industrializados que se repartieron el planeta después de la segunda guerra mundial están en manos de los Señores de la guerra, de la Élite, pero la creciente inconformidad de los trabajadores y ciudadanos en Inglaterra, Francia, España, por mencionar sólo algunos países de Europa, fortalece la esperanza de que la sociedad está despertando.

Dicen las profecías bíblicas (Apocalipsis 20) que un ángel de Dios atará a Satanás durante mil años, serán mil años de paz en los que Cristo vivirá entre los hombres. En ese tiempo los Señores de la guerra estarán como su dios, atados. Las sectas satánicas perderán su fuente de poder y se extinguirán, las organizaciones humanitarias se fortalecerán y se acabará la desigualdad en los pueblos.

La idea de una Edad de Oro (así se llama la pintura de Lucas Cranach, El Viejo copiada en el recuadro) está presente en todo tiempo de cosmovisiones, pero en especial en la cosmovisión religiosa.

Hoy en día brilla por su ausencia una visión que anuncie días luminosos. El hombre contemporáneo ha perdido la capacidad de imaginar la utopía, esta es una victoria estratégica para los oscuros, imaginar la utopía y mantenerla viva en nuestras mentes y nuestros corazón, hablar de la utopía y soñar juntos la utopía es muy importante.

Hay pueblos que ya viven la utopía, caminan hacia su Edad de Oro. Está utopía en permanente construcción,  está construida sobre la democracia, sobre la solidaridad, y el compartir ideas, experiencias y cosas: crear objetos de consumo que nos ayuden a vivir en un modelo autosustentable.

Cambiar estilos de vida que rechacen abiertamente el consumismo y crear redes de consumo comunitario, es parte importante en la esta construcción de la utopía, igualmente importante es el respeto a la madre Tierra y el crecimiento espiritual, no necesariamente en el seno de una religión establecida.

Rechazar la violencia como método de solución de los problemas y a los gobiernos y partidos que promuevan la violencia, la desigualdad, la corrupción (el PRIANRD), es determinante, también lo es votar y mantener la ilusión del cambio sin caer en el pesimismo que inmoviliza bajo la creencia de que todo está podrido, de que no hay nada qué hacer.

Mantener nuestros sueños y demandar un mundo sin guerras, sin desigualdad, en donde sea posible vivir en paz es la prioridad, ¡aún es tiempo de despertar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: