martes, 19 de julio de 2016

7826. ENTRE GITANOS…

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Entre gitanos…
El primo Pepe, el más impresentable primo que tenerse pueda… ¡ése!, al que expulsó la ONG (Organización Nacional de Gandallas), terminando la Prepa entró al Seminario. Lo hizo por divertirse un rato y por darle gusto a sus papás, que eran más católicos que Pío X (y ya es decir): la alegría de los tíos Josefina y Arturo fue inmensa. Lástima que poco antes del año, el señor Obispo de Toluca, personalmente, lo llevó de regreso a su casa y les hizo jurar sobre una Biblia, con amenazas de eterna condenación, que jamás dirían que había estado en ese santo lugar pues el daño sería irreparable y los demás papás irían por sus hijos. Más chico, a Pepe lo habían echado de los ‘Scouts’ donde duró poco pero fue leyenda; igual de varias escuelas particulares, pero lo del Seminario fue la gota que derramó el vaso, así que en castigo y con esperanza de que lo enderezaran, lo metieron a una terrible escuela militarizada de donde se los devolvieron a las dos semanas, definitivamente expulsado, con la boca como tomate pisado y varios dientes menos. De grande quiso ser Rotario (ya sabe qué pasó), entró al Club de Leones (mismo resultado), y finalmente resolvió su vida social en un establecimiento de esos que atienden damas ligeras de cascos y ropa, al que le permitían acudir bajo amenaza de muerte. Así era Pepe, nunca cambió.

Ayer estuvo movidito. Por un lado, Virgilio Andrade, renunció a la Secretaría de la Función Pública (SFP), esa que debe encargarse de vigilar la limpieza de los fondillos de La Patria (la señora de toga percudida de la portada de los libros de texto gratuitos), porque según él es lo que correspondía ya que el Presidente de la república firmaría ese día las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción y ahora el Senado deberá ratificar a quien el mismo Peña Nieto proponga como titular de la auditoría interna del Poder Ejecutivo. ¡Alabado sea el Señor!

Por otro, en evento que quiso ser solemne, don Peña firmó esas leyes que garantizan el himen patrio por los siglos de los siglos, y aprovechó para pedir perdón, humildemente, por el asunto de la casa de color blanco de su esposa. Dijo don Presidente:

“(…) no obstante que me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza del gobierno,  en carne propia sentí la indignación de los mexicanos, la entiendo perfectamente, por eso con toda humildad les pido perdón, les reitero mi sincera y profunda disculpa por el agravio y la indignación que les causé (…)”. Lo interrumpió la concurrencia con un no muy entusiasta pero sí largo aplauso, aplauso indigno de indignos.

Sin comentar lo chistoso de los textos que le escriben al Presidente, quede claro que el señor está pidiendo perdón solamente por un ‘error’, que él entiende que agravió e indignó a la sociedad (y él lo entiende porque es muy comprensivo con esta sociedad mexicana de piel tan fina que todo, cualquier cosita nos molesta, viera usted); pero de ninguna manera está aceptando que hubo nada incorrecto en lo de la casa esa, que a fin de cuentas es lo de menos, en serio, pues esta administración es un batidero (nomás con las grabaciones de la OHL sale una película dirigida por Coppola, el que hizo ‘El Padrino’; pero… sería increíble, por eso hicieron la de don Corleone).

De eso de la OHL don Peña no dijo una palabra ni se disculpó, ni nada, entre muchos otros asuntos de gran calado como el manto de impunidad con que el autodisculpado Presidente protege a personajes que están a la vista de la nación entera, gobernadores y exgobernadores, líderes sindicales y políticos. Aparte de que más agravio fue que nombrara a un empleado suyo, personaje de talla muy menor, precisamente para que lo exculpara del obvio asunto de la blanca casa.

Mejor que pedir perdón y disculpas, nos hubiera perdonado la burla.

Si piensa usted que es severo el del teclado, ahora mismo hay un jaladero de cobija entre Coneval e Inegi, porque los del Coneval destaparon que en su último informe sobre pobreza en el país, el Inegi nomás por sus pistolas, creció el ingreso de las familias, fundado en que la gente dice muchas mentiras… no, pos sí, empezando por ellos.

Supone Peña Nieto que como somos sus babosos, nos vamos a creer que el SNA va a funcionar como la selección alemana de futbol, pues ahora habrá un ‘Comité Coordinador’, presidido por un ciudadano (como si no fueran ciudadanos todos los funcionarios de gobierno), y que a ese Comité reportarán la Auditoría Superior de la Federación y la propia Secretaría de la Función Pública (que son y seguirán siendo, las que hacen las auditorías, las que siempre las han hecho, con los sabidos resultados).

En la lógica de pandilla con que funciona el gobierno, nosotros, todo el ignorante peladaje, ya no podremos ni sospechar del SNA y daremos por desaparecida la corrupción, porque al estar presidido  por un ciudadano, quedó blindado. Igualito que con lo que fue el IFE, hoy INE, que en pocos años coparon los políticos, lo cambiaron, lo mangonean y lo pudrieron. Igualito que el Inegi, que es un ‘organismo público con autonomía técnica y de gestión, personalidad jurídica y patrimonio propios’, que está a las órdenes del Presidente, faltaba más, y si de disimular el inmenso fracaso que ha sido en este sexenio el combate a la pobreza, tan fácil como que el Inegi decrete que todos los pobres ganan un 33.6% más de lo que ganan, y estimar que la captación del ingreso de los hogares en México, aumentó  un billón (un millón de millones) 524 mil 262. 5 millones de pesos… y lo más interesante es que con esto, el Inegi, al poner nuevos parámetros sacados del forro de su voluntad, hace imposible seguir comparando con años anteriores: borrón y cuenta nueva, hay los pobres que el gobierno diga y los que sigan pobres, tan no existen, que no están contados.

Ya lo hemos dicho: no hay reglas que impidan se juegue con trampa en la mesa de los tramposos.

Y no es que a uno le guste sospechar, es que entre gitanos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: