martes, 26 de julio de 2016

7852. FIN DE CICLO ESCOLAR.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ALVAREZ.
Ambientalista, periodista, reportero y escritor.
Desde Zamora, Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

Por estos días, la alegría invade a los hogares porque ya por fin el ciclo escolar 2015 ha llegado a su fin y Pedrito quien fue un amante de hacerle bromas a sus compañeros, Lupita tan querida por ser tan aplicada, Cesarín de quien el deporte es su fuerte, Luisito tan malcriadito e irrespetuoso con sus compañeritos, y demás alumnos, con ansias están esperando a que llegue el próximo miércoles que es el día en que en un acto allá en el auditorio, sus mamás les lleven un ramo de flores o alguna otra cosa., los abracen y los feliciten., por los pocos o muchos conocimientos que adquirieron.

Pues el mentado miércoles llega y los alumnos muy limpiecitos, bien arreglados, se dirigen al auditorio donde se realizará el acto de fin de cursos. Claro que para dicho acto las mamás, abuelitas y tías que son las que normalmente asisten, se esmeran en su arreglo personal para estar presentes en forma elegante, y llevan su cámara fotográfica o de video para tener recuerdos de ese tan importante día.

El acto da inicio y se hacen los honores a la bandera y todos entonan el Himno Nacional y ya después siguen las palabras de algún maestro o del director. En algunas mamás hay mucha expectación  por ver a sus hijos que participarán recitando alguna poesía o leyendo algún mensaje como cuando la mamá del serio de Panchito estaba inquieta y nerviosa pidiéndole al creador, a Dios nuestro señor que a su hijito no se le fuera a olvidar la parte final de la poesía como ya le había sucedido en los ensayos y no, no se le olvidó y hasta la foto salió bien afortunadamente. El acto continuó y causó mucha risa cuando tocó el turno de recitar a Teresita solo que como es de baja  estatura el micrófono le quedó alto y entonces una maestra se acomidió a llevar una reja de refrescos para que ahí se subiera, solo que otro maestro también acudió en auxilio y bajó el micrófono de tal suerte que cuando la maestra le puso la reja y ahí se subió Teresita, el mentado micrófono le quedaba bajo y esto hizo reír a los presentes, vaya, hasta a los maestros. El acto de fin de cursos llegó a su terminación y vinieron las felicitaciones a los alumnos y como ya era tarde, varias mamás con sus hijos, emprendieron el regreso a su casa ya que por la mañana un puerquito había llegado al fin de su existencia y ahora lucía esplendorosamente en un cazo puesto al fuego y ellas aún no habían terminado de hacer el arroz y los frijoles  los que lucirían en las cazuelas de barro donde todo sabe mejor, de esas que se compran en Patamban y que como sabemos las que hacen en esa población son las mejores.

Pues ya como a la una de la tarde, los padrinos de Rosita que había terminado la primaria y de Carlitos quien con felicitaciones por sus altas calificaciones terminó el tercer año de primaria,  hicieron acto de presencia llevando dos buenas botellas de tequila y una de mezcal de ese de por allá de San José de Gracia y Luis que es el papá de los dos niños sacó del cazo unos cueritos sancochados, el hígado, el corazón , algo de tripa y un buen pedazo de buche  los que acomodó en una batea, les puso limón, algo de sal y ya arriba una salsa que la vieja le había preparado y aquello quedó como para chuparse los dedos, esa sí que era una sabrosa botana para acompañar a unas copitas de tequila o mezcal que cuando se lo toma uno parece que se lleva las anginas,. La comida luego se sirvió y el mezcal y el tequila se siguió tomando como si fuera agua, total, dicen que empinado sabe mejor que de a traguitos. aunque lo importante es que ese sabroso líquido pase y raspe la garganta y nos afine para entonar unas canciones de esas de las Jilguerillas o de José Alfredo Jiménez o si no de Linda Rostand y se podía terminar con las de Chayito Valdés  y que le suban al sonido cuando la Linda.

Cante y Ándale, ¡caray! en esos momentos no hay como la buena música mexicana y hasta de Paquita la del Barrio se toco y todos entonaron esa que se llama Imposible Olvidarte y a todas se les puso sentimiento, faltaba más , ya con el efecto del tequila hasta a los desafinados se les escucha afinados como si fueran profesionales y lo mismo sucedió cuando llegó el turno de cantar  Sufro tu Ausencia -- ¡Qué chulada de canción!- y siguió Se me hizo fácil… y ya luego aquella que cantaban Los Dos Reales de Paloma piquito de oro…

Ya por allá como a las once, cuando la hermosa luna está en su recorrido por el firmamento, el silencio de la noche era interrumpido por los ronquidos de Rubén  quien ya no había sabido ni qué por el exceso de tequila que tomó y el sueño lo venció.

Muy temprano en la mañana antes de salir el sol, ya cuando esa hermosura de luna nos dice que se va y que hasta la noche volverá a dejarse admirar cuando inicie su recorrido por el firmamento mostrándose en todo su esplendor, el Cantaclaro, el gallo colorado, primero dio unos aleteos y luego dejó escuchar su bello y afinado canto ¡ qué forma tan bella de cantar¡, no como el Cantaturbio que el quiquiriqui se lo avienta como en episodios y todo desafinado, es una verdadera contaminación auditiva¡ cómo le hizo falta vocalizar cuando era joven¡  y, esa era la indicación para Chonita de que ya debía ir al molino a llevar el nixtamal a moler pero más que nada, le urgía ir a enterarse de los últimos acontecimientos del día anterior, todos sabían que le encantaba el chismorreo. Ya en dicho molino, la plática giró en torno a las fiestas de terminación de cursos y todas comentaban lo bien que todo había estado, vaya- dijo Adelaida,- hasta las borracheras salieron bien. Sí – intervino Sara-  todo salió a la perfección, los actos de fin de cursos, y las graduaciones han estado como se planearon, las fiestas estuvieron en  orden y ahora todos los niños disfrutarán de unas vacaciones, pero…, no me queda claro si todos los alumnos tienen los conocimientos que deben tener de acuerdo al grado que terminaron, porque de todo se habla menos de reponer las clases que no se tuvieron cuando a los maestros se les citó para ir a Morelia o a México…claro que se repusieron algunos días en pocas escuelas, en muy pocas… La preocupación se dibujó en los rostros de algunas mamás, Sara tenía razón, de lo más importante no hablaron, pero… así se estila en este nuestro México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: