martes, 26 de julio de 2016

7855. EL HAMBRE Y EL PLAN DE REDUCCIÓN DE LA POBLACIÓN.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El hambre y el plan de reducción de la población.

Una vez que la población escapa a todo control, se impone un gobierno autoritario, incluso fascista, para reducirla.
Thomas Ferguson, jefe del Servicio de
América Latina de la Oficina de Asuntos
Demográficos. (USA).


"Actualmente la población del mundo se está incrementando en unos 85.000 individuos por día. La guerra, hasta ahora, no ha tenido un gran efecto en este incremento, que ha ido continuando a través de cada una de las guerras mundiales. La guerra, hasta ahora, no ha sido  efectiva en este aspecto... Pero tal vez la guerra bacteriológica llegará a ser  efectiva. Si una Muerte Negra se extendiera  por el planeta, una vez por cada generación, los supervivientes podrían procrear  libremente, sin llenar excesivamente el planeta." Al filósofo inglés Bertrand Russell (1872-1970), aclamado como un liberal por unos y acusado de ser parte de la Mafia por otros, se le atribuyen las palabras iniciales de este texto.

Russell es un filósofo que abordó lo mismo temas filosóficos, políticos, sociales, sus ideas fueron un referente importante pero era polémico.

El tema de la explosión demográfica es polémico y vital, no de ahora, desde el siglo XVIII Malthus puso el tema sobre la mesa y desde entonces hay quienes hay hecho del maltusianismo una causa para reducir la población mundial como sea (los Iluminati), y los que creen que hay suficiente para todos, pero es necesario cambiar el modelo de distribución.

Para las mentes enfermizas del gobierno mundial y sus cómplices es urgente reducir la población mundial sin importar los medios, pero estudios recientes realizados con modelos matemáticos afirman que la población mundial se estabilizará, mas aún, si se toman en cuenta factores demográficos como la natalidad y la edad reproductiva, el número de terrícolas podría descender.

Son muchos los mitos sobre la explosión demográfica, uno de los más importantes es que los recursos naturales no serán suficientes, pero se trata de una falacia, la producción mundial de alimentos es suficiente para alimentar a los 7 mil millones de seres humanos, pero se administra no sólo como mercancía para producir ganancias, sino como arma que se utiliza con fines perversos para producir pueblos hambrientos y/o obesos a los que se puede manipular.

El hecho de que en la actualidad 15 % de la humanidad consuma el mayor porcentaje de recursos es significativo. Hasta la ONU considera que el modelo de consumo de productos actuales “es insostenible”, la realidad es que lo que es insostenible es el modelo político económico impuesto: el neoliberalismo en una nueva versión del capitalismo corporativo salvaje.

Desde principios del siglo pasado áreas estratégicas dominadas por La Mafia Mundial comenzaron a diseñar y operar el Plan de Despoblación Mundial, uno de los cerebros que orquestaron el siniestro plan fue Henry Kissinger, otros intelectuales “respetables” han sido parte de este plan,  últimamente Zbigniew Brzezinski, Cyrus Vance, Bill Gates y otros que se presentan como filántropos o que son parte de institutos de investigación científica o de relaciones humanas como el Instituto Tavistock.

Es una historia que tiene muchos vericuetos y que pocos conocen y que en lo fundamental pretende eliminar a más de la mitad de la población mundial para asegurar suficientes recursos a la otra mitad sobreviviente. Ese es el argumento básico de los reduccionistas norteamericanos, los neomalthusianos: que la explosión demográfica llevará al caos y al agotamiento de los recursos por lo que urge reducir la población mundial.

El plan incluye guerras, crisis económicas, pandemias, y monopolio de los alimentos y los recursos energéticos. Como lo menciona Russell las dos guerras mundiales no fueron tan efectivas para reducir drásticamente la población mundial, la guerra es una estrategia que continuará, pero otras estrategias más efectivas como las pandemias y el envenenamiento de los alimentos a gran escala están en curso y han resultado tan efectivas o más que las guerras.

El Sida y la multiplicación de casos de cáncer podrían ser parte del mismo plan, si no ¿Por qué se oculta, se reprime y si es necesario se asesina a los científicos que desarrollan terapias efectivas contra los males de nuestro tiempo? La creación de virus de laboratorio y de tóxicos que se propagan por el planeta enfermando a los seres humanos y contaminando la tierra, el agua y el aire, en realidad  una guerra de baja intensidad, es más efectiva que las guerras tradicionales.

¿Es casual que en la década de los 80s aparecieran de pronto dos nuevas enfermedades, el Sida y el síndrome tóxico español? Investigadores independientes como el profesor Jacob Segal, de la universidad de Berlín Oriental afirman que el virus del Sida podría ser una creación artificial realizada en laboratorios militares estadounidenses a través de la mutación genética, El Dr. John Seale, investigador inglés independiente, no está de acuerdo con la versión sobre el origen del virus: "Estoy totalmente convencido de que el virus del SIDA está fabricado por el hombre, y que es el resultado de haber combinado accidentalmente, en algún centro de investigación sobre el cáncer en los Estados Unidos, el virus MAEDI-VISNA de las ovejas y el virus de la leucemia bovina, muy parecido al HTLV humano".

Como sea el movimiento neomalthusiano que se propone reducir drásticamente la población del planeta ha colocado a sus agentes en todos los gobiernos neoliberales del planeta y desde los años 60s se aplica otra estrategia: matar a millones de seres humanos por  hambre. A pesar de todo la población mundial aumenta día con día y en nuestro país la producción de chilpayates es asombrosa. ¿Cuál es la solución?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: