jueves, 28 de julio de 2016

7867. LOS MEROS MACHOS.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Los meros machos.
Pepe, el primo más impresentable que tenerse pueda, fajador natural que debió dedicarse al box, tahúr desde la Secundaria, sensación entre cierto sector laboral (vedettes, bataclanas y pindongas), inteligente de dar envidia, al que sus maestros queriendo estrangularlo, le ponían 10 de  calificación, en sus ratos libres -lo suyo era ejercer de gandalla a tiempo completo-, estudió para ingeniero electricista en la UNAM, donde al titularse le confirieron, pesarosamente, la ‘Mención Honorífica’ y luego, trinando, no hubo más remedio que otorgarle el ‘Summa cum lude’ en su Maestría y lo mismo con el Doctorado en Ciencias (con el consuelo de que se iba ya por siempre de la noble institución). Siendo así, en lo que era insuperable era mintiendo. Si fuera ciencia le daban el Nobel. Sus mentiras eran siempre creídas y sabía uno que eran embustes, sólo si había presenciado los hechos, como lo de aquella Posada que no pasó de la letanía y acabó en batalla campal, porque Pepe noqueó a San José precisamente cuando pedía posada, porque la Virgen era su novia y -según Pepe-, el tal José se quería pasar de listo; luego, muy sereno negó todo -para alivio de sus papás que por supuesto le creyeron-, y para sorpresa de este menda que estuvo presente a sus tiernos seis años y vio todo asustadísimo (pero no rajé, eso, no). Ya más grande instruyó a este, su primo favorito: -No se te olvide, para mentir bien, mentir poco, no por babosadas y en nada que se vaya a saber -y agregó- ¡ah! y jamás te creas tus mentiras, porque acabas haciendo el ridículo –tenía razón.

En estos tiempos en México, algo le pasa a más que pocos de los dedicados a la política y las labores de gobernar. Pareciera que su mentir cotidiano sin consecuencias, sumado a su fe ciega en los efectos mágico-sociales de la propaganda, los han llevado a confundir la realidad con lo que sale en la televisión y prensa en general o al menos a pensar que la realidad no importa sino lo que dicen, propalan y se consigna en las notas periodísticas.

Después de que el país ha presenciado ya varios rounds de lucha súper libre entre el gobierno y los maestros de la CNTE, sabiendo la nación entera que los bloqueos han estrangulado la economía de varios estados; con uno de los principales puertos marítimos (Lázaro Cárdenas, Michoacán), con decenas de miles de contenedores atorados; con largas e infructuosas conversaciones entre la CNTE y el Secretario de Gobernación, varios muertos después, sale el Presidente de la república a declarar ayer: “El nuevo modelo educativo no es una imposición”…

O sea, los dirigentes de la CNTE, el Secretario de Gobernación, el de Educación, Gobernadores de varias entidades, están a la greña… ¿por un malentendido?

Es una lástima que el Presidente no haya tenido un primo como Pepe: no se debe mentir  en nada -nada- que se vaya a saber y en este caso ya se sabe de antemano que hay un problema muy grave porque se implantó una reforma a la educación, que sin duda tiene cosas muy buenas (quién es uno para ponerlo en duda), pero que se quiso imponer vía legislativa, sin haber antes previsto y atajado el conflicto que indudablemente causaría su imposición (¿o se le olvidó a don Peña Nieto que el niño Nuño dijo muchas veces que no se iba a negociar la reforma, que esa era y punto?... hasta que se les plantó enfrente el SNTE y ¡a negociar!, por cierto).

Cosa muy parecida sucede con lo de la inseguridad pública. El gobierno maneja sus cifras (que han de ser ciertas, ya sabe usted que es legendaria la precisión de lo que nos informan las autoridades), insiste en que las cosas van mejorando aunque no sea al paso que todos quisiéramos, se oponen a cuanto reporte los contradiga de entidades como la CIDH o de ONG’s nacionales y extranjeras y de repente, ayer, la Cámara Americana de Comercio (Amcham por sus siglas en inglés), anuncia que suspenderán operaciones 21 empresas de los EUA en México…por la inseguridad.

El año pasado se cambiaron 10 empresas, este año 13 suspenden operaciones en los estados en que están y se cambian a otros más seguros, dentro de México, pero otras ocho se van a Canadá o los EUA. Mencionaron, entre otras cositas que les incomodan (ya ve que ellos, los yanquis, son muy delicados), están: corrupción de autoridades, ataques a la cadena logística, extorsión virtual, robo, ataque a transportistas y agresión a empleados. Qué finitos nos salieron.

Alguien está equivocado o miente, nada más que es muy difícil creer que un empresario va a gastar un dineral para cambiar de estado (o sacar de México), a su empresa, nomás porque le contaron que hay inseguridad, sin revisar, estudiar, verificar y convencerse que lo que más le conviene es largarse (afirmaron que la inseguridad les significa un sobrecosto de entre el 2 y el 10% nada más en contratación de personal -guaruras y policías privados-, equipo y dispositivos de seguridad).

Por si le interesa, en el informe ‘Seguridad Empresarial de México: retos y tendencias 2015-2016’, que ayer presentó la Amcham, dice que ya se van de Tamaulipas, Estado de México, Veracruz, Guerrero, Coahuila, Sinaloa, San Luis Potosí, Michoacán, Ciudad de México y Aguascalientes; y por si le interesa también, la Amcham dice que los estados más seguros son: Yucatán, Tlaxcala, Chiapas (por supuesto), Campeche y Baja California Sur.

Lo grave es que la capital del país y el Estado de México estén en la lista de entidades inseguras. Fíjese usted nomás… ¡y el 2017 que está necio en no retrasar su llegada!, y estos con su tiradero (ciudadanos, en 2017 hay cambio ne Gobernador en el Estado de México).

Pero, está bien señor Presidente, señor Secretario de Gobernación: vamos bien, no tan rápido como ustedes quisieran, pero ¡qué diferencia!

Ustedes sigan tupiéndonos con propaganda y ya luego una de dos: o se nos olvida a todos la realidad (nomás somos 120 millones), o nos acabamos acostumbrando. Lo malo son los extranjeros… bueno, que aprendan de nosotros a aguantarse, como los meros machos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: