viernes, 29 de julio de 2016

7872. PAZ, PROGRESO Y FELICIDAD.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepall de CACCINI

Paz, progreso y felicidad.

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que
pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los
días.
Benjamin Franklin (1706-1790)
Estadista y científico estadounidense.

 
Buthan es un pequeño país de Asia en dondelo más importante no es el Producto Interno Bruto, sino la felicidad de sus habitantes. El criterio más importante no es económico, sino social. El país está gobernado por una monarquía constitucional. Si se observa la fotografía del rey Ugyen Wangchuck, (1907-1926), su atuendo no es nada del otro mundo. Hay de monarcas a monarcas, y en Buthan la monarquía parece identificarse con el pueblo, menos de un millón de personas cuyo objetivo es ser felices. No sólo eso, el monarca promovió un gobierno constitucional que puede aplicar el impeachment al propio monarca, siempre que haya una mayoría de dos tercios de la asamblea.

Que en México se pudiera someter al presidente a juicio sería un signo de verdadera democracia, pero no sólo el presidente sino la mafia corrupta de partidos políticos y gobernantes se sostienen en un Pacto de Impunidad que incluye a los legisladores.

Que la felicidad sea el criterio más importante es una locura para los países occidentales en donde lo más importante es el dinero. La clave de la felicidad en ese país parece ser la ausencia de televisores, apenas en 1999 se conoció la televisión y el internet, por lo que la comunicación familiar y comunitaria debe ser una clave importante. El rey alertó a su pueblo sobre los riesgos del mal uso de esos medios de comunicación masivos, el mal uso de esos medios es un peligro para la felicidad.

El gobierno comenzó a explotar sus bellezas naturales abriendo sus fronteras al turismo, pero se ponen límites a los turistas que deben respetar la naturaleza evitando contaminar. En ese país están prohibidas las bolsas de plástico y la venta y consumo de cigarrillos, y es que la salud del medio ambiente es tan importante como la salud de la población; no se trata sólo de la salud del cuerpo, la salud espiritual es otro de los criterios importantes para medir la felicidad.

Los gobernantes y los monarcas se toman muy en serio el tema de la felicidad de su pueblo, lo que ha sido imitado torpemente por gobiernos de otros países. En México el tema de la felicidad es totalmente ajeno a la mentalidad de los gobernantes y políticos, que sólo hablan de dinero, de macroeconomía, de producto interno bruto y otros conceptos similares con lo que tratan de disfrazar sus verdaderas ambiciones.

Los esquizofrénicos gobiernos del PRIANRD han llevado a la mayoría de los mexicanos a un estado de infelicidad que se refleja en la violencia, la corrupción y la pobreza, lo que ocasionó el aumento problemas depresivos, de estrés y de suicidios, aún así, el cinismo de los gobernantes no para. Las encuestas que aseguran que los mexicanos son felices se fundamentan en una falacia, y como una totalidad indivisible los mexicanos estamos afectados por la violencia, la corrupción y la pobreza.

Así como el gobierno mentiroso de Peña Nieto manipula las cifras de la creciente pobreza (el sujeto dijo que él sería feliz el día que los mexicanos sean felices), así se manipulan estadísticas que organizaciones “independientes” toman como base de la felicidad. Las tramposas estadísticas de esas organizaciones colocan a nuestro país en el lugar 21 del índice de felicidad entre 156 países considerados. Dinamarca, Suiza, Islandia, Noruega, Finlandia, Canadá, Holanda, Nueva Zelanda, Australia y Sucia ocupan los diez primeros lugares del 2016.


Claro, todo depende de la definición de la felicidad, pero la realidad también cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: