jueves, 4 de agosto de 2016

7894. GOBIERNO MEXICANO Y SUS ARRODILLADOS.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

DÍAS DE GUARDAR

A veces, sin que sea el deseo,
las cosas y el  tiempo, eterno y severo,
me regresa un poco de nosotros,
vamos, de lo que alguna vez fuimos
de lo que alguna vez dijimos;
de todo eso grande y pequeño
que le da sentido a la vida y sueños.
En días como hoy, contigo
todo ha valido la pena.

eliseo.

Hace una semana o menos creo, en una gira por el estado de Hidalgo, que el ínclito secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong realizó; sin que se lo esperara, una señora se le arrodilló delante de un público sorprendido; luego le imploró a gritos... ¡para que le ayudará a encontrar a su hija desaparecida un dí antes..., le habían secuestrado a su hija, y de rodillas le suplicó a ese remedo de "semidioses " en que se han investido los funcionarios de este atribulado país.

Desde luego, la prensa  de manera sorprendida ofreció buenos espacios para el evento, penoso en sí mismo... ¡quién carajo va a disfrutar viendo a una madre suplicando..., implorando por la aparición de su hija o hijo...! literalmente hay que estar desmadrados para no sentir que el cuero se enchina. En México, para bien o para mal, somos una sociedad con mucha, y en ocasiones con demasiada madre.

Lo que parecía una letanía penosa de una madre, resulta que se convirtió en el deseo cumplido apenas 24 horas después... resulta que en un día resolvieron el problema... le entregaron la hija a la llorosa madre...detuvieron a los secuestradores... ¡Y México puede dormir en paz... caso resuelto...!

¿Admiración...?

¿Orgullo...?

¿Satisfacción...?

¿Usted... qué opina...?

Personalmente lo veo que un acto cínico, lleno de vergüenza, digno de ser criticado al extremo; desde luego que hay que agradecer que se ha rescatado una vida, después de todo, parafraseando al dramaturgo alemán Bertold Brech : un hombre es un hombre...

No podemos asimilar que las personas tengan que arrodillarse, llorar e implorar para ser escuchados, y atendidos en las necesidades que se tienen. La imagen de esta mujer implorando es triste, y es motivo de satisfacción ver que tan pronto se resuelve su petición...; qué bueno que la joven ha aparecido sana, y mejor aun que hayan detenido a sus secuestradores.

¿Entonces todos los mexicanos debemos arrodillarnos para que se resuelvan nuestros problemas...?

Esta es la parte vergonzosa:  que se maneje la idea de que hay detrás de este tipo de reacciones una sospechosa y peligrosa complicidad entre el gobierno y la delincuencia organizada...; pareciera que efectivamente fue cosa de dar una orden para que de golpe fuera entregada la mujer secuestrada... ¡de otra manera no hay explicación lógica!

Por desgracia esto asusta… asusta por los hechos que suceden apenas en un día...¡ y los miles de desaparecidos que llevan años sin que sus familiares sepan algo de ellos; por  ejemplo podemos preguntarle a nuestros gobernantes si los padres de los normalistas deben arrodillarse, llorar e implorar para que como obra de magia, aparezcan... sus hijos.

Claro es suposición...

Pero me asusta que esto no sea un trabajo de inteligencia y más bien responda a un estado de ánimo del funcionario... de demostrar que ellos las pueden...; pero lo peor..., que ellos tienen el control sobre la inseguridad nacional...; imagínese usted que sea cierto lo que apenas es una sospecha pública que es  murmura, pero que no se recomienda decir en voz alta... ¡que el mismo gobierno está metido en el control de la violencia organizada para su beneficio!

Esperemos que esto no sea así; que todo sea un esfuerzo real por mejorar las condiciones de vida de la sociedad. Que nuestra sociedad no tenga que arrodillarse, llorar y humillarse para aspirar a que se le resuelvan sus problemas, de otra forma habremos perdido la razón de ser como país; y pasaremos al retorno de un sistema colonial a cargo de la nueva casta en el poder.

En lo personal me asusta esta posibilidad, no quiero ver un estado que resuelve los problemas casi en automático solamente si las personas  se arrodillan, lloran e imploran; eso nunca debe suceder... es el fin del estado de derecho y la entrada al sistema absolutista... ¡eso no puede ser deseado por una persona en su juicio...!

Por desgracia este evento ya es motivo de burla en la prensa y en las redes sociales... "arrodíllese, llore e implore, luego, si el señor está de humor, se le concederá o no".

Usted tendrá su apreciación de este tipo de eventos, a mi me asustan; no los quiero, no deseo que sucedan; quiero que se viva en lo posible con la tranquilidad de saber que siguen distinguiéndose claramente policías y ladrones...

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: