jueves, 4 de agosto de 2016

7895. RECUPERAR EL HUMANISMO INDÍGENA.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Recuperar el humanismo indígena.

La conciencia es la presencia de Dios en el hombre.
Víctor Hugo (1802-1885)
Novelista francés.

 
El pensamiento indígena sufrió un golpe demoledor con la Conquista, la pandilla de aventureros llegados de España no solo despojó de las riquezas materiales a los pueblos originarios, también destruyó su cosmovisión: códices, monumentos, todo fue destruido y pocos documentos se salvaron de las destrucción. La misma idea perversa impulsó al genocida Adolfo Hitler que quemó en la hoguera miles de libros durante la segunda guerra mundial.

Los tiranos saben que para consolidar su dominio deben acabar con el espíritu de los pueblos, con su religión y su filosofía; en nuestro país la Mafia que forman la partidocracia y los magnates lo saben y tratan de acabar con lo que queda a través de sus reformas, este proyecto perverso tiene especial relevancia en la reforma educativa que impone Peña Nieto, se trata de destruir lo poco que queda de la identidad del pueblo.

Pero en el alma del pueblo se conservan los principios filosóficos que animan a construir un mundo mejor. Entre los principios básicos del pensamiento indígena está el respeto a la madre naturaleza (Pachamama), a quien se considera fuente y generadora de vida, la materialización del Gran Espíritu, el comunitarismo es la segunda base de esta filosofía y el tercer pilar es la idea de que la vida es sólo un trayecto, un breve viaje cuyo destino es un misterio, de esta idea de duración efímera de la vida se desprende una cosmovisión en la que la propiedad privada no existe o es poco significativa.

Un aspecto relevante en la cosmovisión indígena es su forma de entender y vivir la democracia que se fundamenta en la asamblea popular y en donde el líder no existe como icono representativo de un grupo que se impone a otro en una farsa democrática que oculta una realidad; la democracia representativa no existe en la visión indígena, lo que existe es la democracia participativa, esta diferencia es fundamental.

Estos principios filosóficos chocan con la filosofía materialista neoliberal impulsada con violencia por la Mafia Mundial, cuyos cómplices están colocados en la cúspide de la pirámide de los gobiernos en el planeta, incluido México. La farsa democrática en la mayor parte de los países del planeta se ilustra en estos momentos con las elecciones en Estados Unidos en donde los ciudadanos tienen para elegir entre un loco y una sirva del sistema financiero militarista.

Los pueblos indígenas representan un nuevo humanismo que puede ser, que es el único camino para salvar a la humanidad. El odio que se fomenta desde las altas esferas del poder político, la guerra como método de solución de los problemas sociales y las diferencias ideológicas se impone porque es el clima propicio para llevar a cabo una guerra de baja intensidad contra los pueblos indígenas, su filosofía y sus tradiciones.

Los pueblos indígenas resisten el embate de los gobiernos neoliberales que se han puesto definitivamente del lado de los grandes consorcios nacionales y extranjeros, resistir es ahora una condición de sobrevivencia. Conservar y difundir el pensamiento indígena su cosmovisión y sus formas de gobierno o autogobierno es vital, si se destruye el pensamiento originario será más fácil destruir a las comunidades indígenas, sus ideales de bienestar colectivo sobre el interés individual, sus principios del bien común opuesto a la propiedad privada, su concepción de la Tierra como un ente vivo, consciente y sagrado, y sus formas de gobierno comunitario, esos son los valores que se conservan y que pueden ser un camino de salvación para una humanidad condenada a la esclavitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: