viernes, 12 de agosto de 2016

7932. OLIMPIADAS, ESPERANZA, NEGOCIO Y MENTIRAS.

LA ECONOMÍA Y USTED.

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

MIENTRAS LLUEVE

Se resuma el recuerdo y la nostalgia,
la vida pasa..., el tiempo asoma,
el aroma incansable de tu cuerpo
me dice, me avisa tu presencia,
de nostalgia amor, de ausencia
pero siempre esperando el regreso;
No te quedes si acaso te lo pido,
de amor nadie muere, menos de olvido,
no te quedes  acaso  por la lluvia;
el amor no necesita pretextos.

eliseo.

"Lo único peor que un mal perdedor..., es un mal ganador... (Por ejemplo, los fanáticos americanistas)."

Cuando se anunció que el empresario Carlos Slim había adquirido los derechos de transmisión de los juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016; las televisoras mexicanas se dieron a la tarea de despreciar tal evento de interés mundial; luego cuando apoyó a las televisoras públicas para que retransmitieran este que es sin duda la máxima expresión del atletismo. Con esto ha quedado claro el desprecio que sienten por los televidentes tanto televisa como tv-azteca, que al ver que no habrá ganancias para ellos,  han decidido como la zorra ante las uvas que no alcanzaba... ¡están verdes aun...!

Desde luego que Slim lo que ha hecho con este golpe de mando es demostrar que él es el hombre más poderoso de este país, que el dinero manda y ya.

Por otro lado, los medios  de comunicación  en general son cómplices de  la eterna mentira con que se envuelve a la comitiva deportiva nacional, siempre manejando un engaño que los patrocinadores necesitan para mantener un nivel de consumo de los productos que se presentan en del evento...; por ejemplo imagínese lo que costaron los uniformes de la delegación mexicana, con marca de fama mundial de alta costura... creo que Hugo Boss.

Regularmente tanto la prensa como los directivos del deporte se han hecho cómplices de la infamia de engañar y vender humo donde nunca hubo fuego, en lugar de reconocer que los atletas mexicanos tienen un determinado nivel que no les alcanza para pertenecer a la élite mundial; salvo en muy contadas ramas, que son escasa por cierto; mientras que el resto es realmente de segunda categoría , los resultados  históricos son evidentes, ante los números, la apología del deporte no pasa de ser eso... simple apología; es decir, una versión de los hechos muy a modo a los intereses de quien paga.

Mire usted, una competición de alto rendimiento como es una olimpiada (o un mundial de futbol) tienen al menos tres grupos de participantes:

1.- Comparsas.

2.- Animadores.

3.- Competidores.

Usted puede ver la comparación en las eliminatorias donde regularmente los países que le dan buena participación del presupuesto al deporte terminan por tener buenos resultados, mientras que otros solamente se quedan en lo que han sido... comparsas que ocupan un lugar para que los patrocinadores puedan vender sus productos. Los comparsas asisten de manera anecdótica, testimonial; y les interesa que se crea que de verdad... de verdad lo importante es competir y no ganar; eso es fundamental para que no se pierda la esperanza para la próxima ocasión.

Los animadores son competidores que siempre mantienen la ilusión en sus seguidores de que ahora si... ahora si... y ahora si... y se repite al infinitum... hasta que los patrocinios, y los medios de comunicación lo quieran sostener  junto con los directivos.

Los animadores pertenecen al grupo que forma el termómetro para que se midan los competidores, saben que regularmente deben ganarles, pero son buenos sinodales..., un buen día le ganan al mejor, y luego  pierden con cualquiera; pero nunca terminan de  lucir tan mal que se les repudie, ni tan bien que se les reconozca. Pero los medios y directivos viven de alimentar la esperanza de que en realidad son mejores de lo que lucen..., y terminan por ser el alma y esperanza nacional de la sociedad mal acostumbrada a éxitos esperados.

Los competidores son deportistas bien formados desde su raíz, su formación integral para ganar competencias les lleva a mentalizar que solamente han de perder ante alguien mejor que ellos, regularmente no se permiten perder con alguien menor; cuando le sucede al contrario, todo mundo sabe que ha sido un accidente de la competencia. Se les ha formado como personas y atletas para competir y se ubican en la línea emocional del triunfo.

Los países con buenos programas de trabajo deportivo tienen un cálculo creíble de triunfos en cada olimpiada..., los países desordenados se cuelgan de uno o dos triunfos; es vergonzoso como toda una comitiva se cuelga de una o dos medallas que se consiguen entre 100 o más atletas... ¡acompañados de unos 300 directivos (esposas, hijos y amantes incluidos con todo pagado por nuestros impuestos)!

Carlos Slim nos ha dado una lección de poder y soberbia, en ningún momento se ha tomado en cuenta la fe y esperanza del mexicano promedio; su guerra con las televisoras es declarada; por delante de todo está el negocio y la ley del más fuerte, atrás queda la fe, el engaño y la esperanza de que la suerte ayude a los atletas que han de competir con otros que antes de encomendarse a lo divino, han sido formados para ganar de manera planificada.

Le pongo un ejemplo; la isla de Cuba, esa economía vilipendiada, "pendejeada", es el país que más medallas gana en cada olimpiada de todos los países de Latinoamérica... ¡qué vergüenza... los "muertos de hambre" que generan en determinadas personas comezón de conciencia social...,  han sido los máximos representantes de Latinoamérica. Suponemos que en esta ocasión, por obvias razones Brasil será el que los supere... esperemos verlo, pero… lo único que sabemos es que esos pobretones cubanos han respetado los programas deportivos.

Por su parte, el representante del deporte en México ya nos mostró en Río como se usan los recursos públicos... ¡con semejante "viejorrón" brasileño que ha viajado a nuestro costo...!

Sospecho que esto último es envidia de mi parte... lo sospecho casi con argumentos...

Le abrazo con cariño. Que lo medios sigan mintiendo es normal... que nosotros  les creamos... sería una pena... piénselo.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: