lunes, 15 de agosto de 2016

7941. PROPUESTAS PARA RENACER.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Propuestas para Renacer.

Llegará un día en que nuestros hijos, llenos de vergüenza, recordarán estos días extraños en los que la honestidad más simple era calificada de coraje.
Yevgeny Yevtushenko
(1933-?) Poeta ruso.

La declaración 3 de 3 de López Obrador desató la ira de priistas y panistas. Es conocido que el tabasqueño no es un hombre rico, contra la tendencia general en el mundo de la política López Obrador podría considerarse un político pobre, esto es un contrasentido para sujetos como los dirigentes del PRI  del PAN, y es que todos o casi todos los políticos, con excepciones como Javier Corral, se han enriquecido al amparo del poder. Podemos afirmar que el odio que se alimenta contra López Obrador a través de los medios se debe a esta cualidad tan rara en los políticos: la honestidad.

En fin, que cada quién se engañe si quiere o que siga dejándose manipular por los medios que se controlan desde las altas esferas del poder, en esta ocasión nos referiremos a algunas ideas que el líder de Morena expresó en Acapulco. Comienza López Obrador con una declaración con la que la gente honesta y pensante estará de acuerdo: “la crisis de México no podrá enfrentarse sin cortar de tajo con la corrupción y la impunidad, lo cual implica cambiar el actual régimen y establecer un orden político nuevo, democrático, con honestidad, justicia y apego a la legalidad”.

Por supuesto, los corruptos y los que se benefician de la corrupción, los que la toleran por conveniencia no están de acuerdo en esta declaración categórica, pero sigamos con las ideas de López Obrador: “Hoy existe una república simulada, no un gobierno del pueblo y para el pueblo. En los hechos, un pequeño grupo ha confiscado todos los poderes y mantiene secuestradas las instituciones públicas para su exclusivo beneficio. El Estado ha sido convertido en un mero comité al servicio de una minoría rapaz y, como decía Tolstoi, un Estado que no procura la justicia, no es más que una banda de malhechores”.

Sin más, el tabasqueño agrega lapidariamente: “En México, los gobernantes forman parte de la principal pandilla de saqueadores y maleantes que opera en el país. Lo anterior, podría parecer extremo, exagerado, o argumentarse que siempre ha sucedido lo mismo, pero la descomunal deshonestidad del periodo neoliberal (de 1983 a la fecha), rompe todo lo antes visto, y no tiene precedente.”

La corrupción se ha convertido en la principal función del Estado, afirmó López Obrador, una verdad que pocos se atreverían a discutir, con ejemplos de sobra en todos los niveles de gobierno y en todos los partidos políticos. El hecho de que incluso estemos por debajo de Haití en crecimiento económico es un síntoma de la corrupción y de la orientación que se ha dado a políticas gubernamentales para favorecer a lo que López Obrador llama la Mafia.

Esta política económica rapaz y la corrupción que se sostiene en la impunidad se agrava con la violencia como método para resolver el problema del narcotráfico, López Obrador citó a Alejandro Desfassiaux, que en la revista Mundo Ejecutivo sostiene que “el INEGI y el Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) reportaron del 2006 al 2015 casi un millón de víctimas de la violencia en México”.

El discurso de López Obrador merece un análisis profundo, objetivo, que más allá de colores y partidos políticos llegue a la conciencia de los hombres de buena voluntad que desean transformar una situación insostenible, una realidad que golpea con furia a millones de mexicanos que han perdido a familiares o que se encuentran en una situación de pobreza extrema que los mantienen en la incertidumbre y que los empuja a la degradación moral.

Como lo ha manifestado en otras ocasiones, López Obrador se pone del lado de los pacíficos, de los no violentos: “Hoy, es indispensable derrocar al régimen del PRIAN y asociados, como se hizo con Porfirio Díaz, pero sin violencia, con una revolución de las conciencias, despertando y organizando al pueblo para limpiar de corrupción a México. En pocas palabras: en vez de la agenda neoliberal o neoporfirista, que solo consiste en que unos cuantos se apropien de bienes de la colectividad, debemos pensar en construir un acuerdo para elevar la honestidad a rango supremo y convertirla en forma de vida y de gobierno, porque esa es la gran riqueza de México”.

Muchas otras ideas expresó López Obrador en su discurso, pero por ahora, vale la pena detenerse para reflexionar en la necesidad de dejar atrás los intereses personales o partidistas para pensar en el futuro de nuestra nación, de nuestros hijos. El discurso completo de López Obrador está en la página de Internet www.lopezobrador.org.mx,  de donde se tomó el discurso y la gráfica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: