lunes, 22 de agosto de 2016

7967. OLIMPIADAS, CINISMO Y CORRUPCIÓN.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

DÍAS AZULES

Cuando el amor entra a la vida,
se transforma el color de la sonrisa
el sabor de cada cosa, de la rosa,
la vida entra en un tren de prisas
hasta la hiedra en él se sonroja,
y cambia su hiel por una caricia.
Días así rompen rutinas y tedios,
no es otro sol, no es otro espacio,
pero la vida en común nos ha cambiado,
nos regala apenas un momento,
para creer e imaginar que es cierto,
que hoy el día es azúl
por saberte aquí a mi lado.

eliseo.

"La mala educación solamente le conviene a los canallas que se benefician de la ignorancia y  de sus consecuencias; lo malo es que se practica en exceso" (Lo supongo)

Hoy domingo 21 de agosto de 2016, veo con tristeza lo que he calificado  como los juegos deportivos de la infinita belleza, son las olimpiadas una demostración de estética, prestancia y fuerza por encima de la media mundial. Son el momento en que la especie humana se redime ante tanta ignominia en que se conduce de manera cotidiana.

En el caso de México, para variar, cientos de directivos se colgarán de una reducida cantidad de medallas que usarán como escudo para seguir mamando de la ubre del presupuesto público y vivir sin el menor respeto a costillas de los mexicanos que pagamos nuestros impuestos, con la esperanza de que su aplicación sea justo para lo que ha sido recaudado: para el bien social.

Por desgracia no es así..., ni va a ser..., le explico.

Cuando el científico alemán Alejandro de Humboldt viajó a  la Nueva España por el año de 1803, realizó investigaciones de tipo biológico y sociales; en los segundos, según sus apuntes, pudo comprobar algo que hoy sigue más patente que nunca...: la Nueva España conformaba una de las sociedades más injustas que había conocido; en sus apuntes destaca los altos niveles de corrupción y desigualdad.

De 1803 a 2016 ha corrido demasiada agua, pero la corrupción sigue siendo lacerante, sigue siendo una vergüenza nacional, y, por desgracia una práctica de una notable cantidad de mexicanos; sobre todo de los que, ocupando puestos públicos, lejos de dar muestras de honestidad siguen reproduciendo con creces las malas mañas que en nada ayudan a construir un país menos lastimado por ese tipo de cáncer.

El gobierno de Peña Nieto no es el responsable directo de los malos resultados deportivos; desde luego que es el gobierno en turno; pero gran parte de estos son consecuencias de la mala educación que hemos alimentado generacionalmente. No podemos culparle de las malas mañas que se han practicado históricamente desde tiempos de la colonia (1521-1821). Pero no hay duda que es responsable en una parte sustancial de que esto siga siendo una forma de identificar a la clase política mexicana: la corrupción.

Hace una semana, cuando no se contaba con medallas, más allá de la dudosa medalla de bronce raramente ganada por el boxeador mexicano (que nunca demostró en el ring merecerla por cierto), el santo oficio de  los críticos del gobierno se dejaron sentir con toda su fuerza; obviamente quedó al desnudo lo que ha identificado a este gobierno: la repetición de las malas mañas de gobernar con amigos, parientes y compadres. Como lo aclara el economista Stiglitz, cuando señala que México es una economía de compadres y amiguetes que practican sistemáticamente la "contabilidad creativa", es decir, la chapuza, la corrupción.

Esa es la responsabilidad de Peña Nieto, no solo no hacer nada para detener la corrupción en el deporte, por el contrario alimentándola, incentivándola, y confundiendo su compromiso público, con el uso grosero de este para servirse con la cuchara de la falta de respeto. Por ejemplo, poner al frente del deporte nacional a su empleado incondicional Alfredo Castillo, ni siquiera deja lugar a la especulación: es simplemente una vergüenza.

Esa es su verdadera responsabilidad, que lejos de tratar de detener la corrupción la ha incrementado, de hecho hoy él mismo  reconoce que hay un malestar social por sus políticas; pero como, al parecer, no tiene muchos sentimientos de culpa, simplemente le va a apostar a lo de siempre: al olvido y el cinismo.

Así  es que prepárese querido lector a presenciar una apoteósica bienvenida y festejada participación de los deportistas; en los medios, usted va a ser testigo de como le van a sacar brillo a las 5 medallas obtenidas por los deportistas; cientos de directivos y "amiguitos" muy personales van a explotar la capacidad de los medios para demostrarnos nuevamente que somos incapaces de asumir el compromiso de exigir el derecho a ser respetados en el uso de nuestros recursos; el tiempo será su mejor aliado, los mexicanos no hemos demostrado una buena memoria histórica; ellos, los cínicos, saben que es cuestión de manejar la opinión en los medios de comunicación; usar como "monitos" de feria a los ganadores de medallas; sobre-explotar su imagen familiar... por ejemplo la señorita de la caminata (lupita) representa a la "prole " que tanto detesta la señorita hija de Peña Nieto, se le vea por donde usted quiera, así es que tendrán mucho trabajo para asimilar la necesidad de manifestar orgullo  por lo que han rechazado: la gente sencilla.

No nos engañemos, no es un fracaso del gobierno de Peña Nieto, es una historia de corrupción y abuso que no ha sido detenida; por el contrario, ha sido aprovechada y explotada para repetir la vergüenza de ser una clase política de amigos y compadres. Peña Nieto solo ha demostrado que no tiene la menor intención de ser mejor que sus antecesores, esa es su vergüenza; y como dijo Juárez en su histórica carta al almirante francés invitándole a cancelar su ataque a nuestro país... el juicio inexorable de la historia le dará su lugar...

Quizá ahí radique el corazón de su panfleto disfrazado de reforma educativa...: más ignorancia igual a más impunidad. Dentro de 4 años se repetirá la infamia de la mentira... por desgracia parece profecía barata.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: