jueves, 25 de agosto de 2016

7981. POR FAVOR GOBIERNO, POR FAVOR CNTE.

Enviado por SINEMBARGO.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Gustavo De la Rosa.
Agosto 23, 2016 - 12:01 a.m.

=====================================

Segob-reunion_CNTE-1. Creo que ha llegado el momento de la paz pactada.
Foto: Cuartoscuro.

Otra vez estamos al borde del precipicio, otra vez los mexicanos estamos preocupados por lo que vendrá, y ahora es el momento de llamar no sólo al diálogo, sino a acuerdos.

Desconocemos los términos exactos de las pláticas que se dan en la mesa de diálogo en Gobernación, pero desde afuera se percibe un atorón en la petición de derogación de la Reforma Educativa. Si ambas partes siguen inamovibles, resulta imposible un acuerdo.

Estas son las grandes encrucijadas, y conviene recordar las decisiones históricas que permitieron avanzar en las grandes batallas.

Cuando Mandela obtuvo su libertad, un grupo de cercanos a él insistía en que la fuerza con la cual contaban en ese momento permitiría derrocar al régimen racista de Sudáfrica, pero él en una gran decisión se dirigió a sus seguidores y dijo: “Esta guerra no la podemos ganar, sin embargo, las elecciones sí”. Y ganaron los comicios desplazando al Gobierno racista. Después decidió llamar a integrar a los blancos al proyecto de nación, multirracial y multicultural.

Martin Luther King, en el momento crítico de la marcha de Salma en el puente Pettus, decidió no continuar con la movilización declarada entonces ilegal y esperar la decisión del juez que habría de decidir la legalidad de la misma. El juez resolvió a favor y el movimiento recuperó el derecho práctico a votar de los negros en Misisipi y el resto de Estados Unidos.

Ambos tuvieron la habilidad de evitar los obstáculos insuperables. Y seguir adelante.

Desafortunadamente, la Suprema Corte de Justicia, con sus criterios de interpretación de las normas, no ayuda porque no se atreve a ejercer a plenitud su libertad de pensamiento nacido de la convicción de hacer justicia, y sigue defendiendo un sistema jurídico que se niega a doblar la rodilla frente a los nuevos paradigmas basados en el respeto a los derechos humanos por encima de la letra de la ley.

Aquí es donde se necesita que ambas partes superen el monte Everest que se les ha atravesado en el camino.

Una sola sugerencia a cada bando, que la CNTE acepte que la discusión sobre la derogación de la Reforma quede pendiente hasta el próximo Congreso de la Unión, que se habrá de instalar en 2018, y que se vuelque a ganar las elecciones para diputados y senadores progresistas.

Y que la SEP suspenda la aplicación práctica de la Reforma Educativa hasta que se haya aprobado el modelo que proponen, escuchando las voces de los ciudadanos y a un buen foro de los mejores expertos sobre educación que trabajan actualmente en el mundo, y suspenda las sanciones derivadas de la guerra por la Reforma (Laboral para muchos y Educativa para ellos).

Si en la Segunda Guerra Mundial, después de la derrota del nacional socialismo, se suspendió la aplicación de sanciones específicas contra miles y miles de alemanes que en el fulgor de la batalla habían violado los tratados de Ginebra, ¿no podemos hacer lo mismo por los maestros que en acción directa se opusieron a las evaluaciones?

Creo que ha llegado el momento de la paz pactada.

Yo y el resto de la población de Juárez hubiera agradecido a los políticos de 2007 que alguno hubiera tenido la habilidad para lograr que los cárteles, el Ejército, los policías honestos (muy pocos), los empresarios y los ciudadanos evitarán la guerra que se veía venir entonces y que estalló en enero de 2008, porque una vez que inició fue imposible contenerla y costó 10 mil 500 vidas contadas y miles de desaparecidos, que ni podemos imaginar saber cuántos y quiénes fueron.

Señores, en la vida social nada es insuperable, hasta el pecado capital “no matarás” admite perdón cuando es en defensa propia.

Es director del Despacho Obrero y Derechos Humanos desde 1974 y profesor investigador en educacion, de la UACJ en Ciudad Juárez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: