viernes, 26 de agosto de 2016

7984. ENTRELIBROS(35)

Por Pedro Tolentino-Barajas.
Psicólogo, filósofo y maestro.
Agosto 4 de 2016.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Publicado por
Tenepal de CACCINI

O, unas dioptrías para Foucault.

La motivación, el proyecto, la competencia, la optimización y la iniciativa son inherentes a la técnica de dominación psicopolítica del régimen neoliberal.

Byung Chul Han
Psicopolítica

Pedro Tolentino-Barajas
Agosto 4 de 2016

La lectura del texto de Byung Chul Han, Psicopolítica, publicado por Herder en 2014 me procuró las reflexiones que a continuación expongo. Y ha servido para tratar de contestar algunas preguntas que en estos días me han hecho.

Poco tiempo después de que Foucault publicara Vigilar y Castigar, cobró conciencia de que su constructo de una sociedad disciplinaria ya no correspondía a su tiempo. De tal manera que casi al final de los años setenta del siglo pasado, empieza a analizar el neoliberalismo en cuanto a formas de gobierno. Sin embargo, Foucault permanece atorado con el concepto de biopolítica y al de población. Y, al parecer, no le queda aún claro lo que significa biopolítica ya que en el Nacimiento de la biopolítica (México, FCE, p. 43) dice explícitamente que: “una vez que se sepa qué es ese régimen gubernamental ---el liberalismo--- quedará más en claro qué es biopolítica”.

          El sociofilósofo Byung Chul Han Han acierta al decir que Foucault no fue capaz de realizar un viraje hacia la psicopolítica. La muerte sorprende a Foucault y ya no tuvo tiempo de revisar su concepto de biopolítica, quizá por eso no alcanzó a ver de qué manera podía haber desarrollado una psicopolítica neoliberal. Foucault llegó solamente a la construcción de una relación entre biopolítica y capitalismo. Un capitalismo que en su forma de producción convierte al cuerpo en un ente social.
          Por otra parte, el neoliberalismo que no es otra cosa más que una nueva expresión del capitalismo mutante y sus intereses no se centra en lo biológico, lo somático y lo corporal. Más bien, dirige puntualmente su atención hacia la psique como fuerza productiva dando lugar en consecuencia, a la Psicopolítica, que es, nada más y nada menos que la forma de producción del capitalismo actualmente en función. Debido a que esta mutación del capitalismo se fundamenta centrícamente en formas de producción inmateriales tales como la información y el software. (no resultan de ésta, objetos físicos).
          En el capitalismo actual (lo que no vio Foucault) lo que se optimiza ya no son las resistencias corporales, más bien son perfeccionados los procesos psíquicos y mentales. La disciplina corporal se ha superado en beneficio de la optimización mental. El cuerpo, a la Foucault ya ha sido liberado de su papel en el proceso productivo; ahora es un objeto de eficientación estética y técnico-sanitaria: cirugía plástica y gimnasios. Ahora asumimos una optimización sexual y corporal en términos erótico-atléticos y, estos a su vez se convierten en recurso económico los cuales se incrementan, se comercializan y explotan.
          El concepto de Foucault de Poder se ha vuelto anacrónico. La idea o concepto de poder ya no es el mismo. Han surgido las psicotecnologías en el psicopoder (mercadotecnia por ejemplo, para incrementar el hiperconsumo y el hipernarcisismo): TV. Facebook, Video games, Twitter, et al. Las que nos conducen a una regresión hacia la masa (tampoco foucaltiana): A la psicopolítica de la Red digital. A fin de cuentas, la técnica y estrategia del poder del régimen neoliberal constituye la realidad actual que no fue vista por Foucault en su análisis del Poder. Esta regresión neoliberal acapara y constituye la realidad no contemplada por Foucault y tampoco ve que acopia absolutamente la tecnología del yo (en un sentido psicológico). Esta tecnología es la nueva forma de explotación y dominación. Esta técnica no se apodera directamente del individuo, sino que está al pendiente de que el individuo por sí mismo reproduzca la red de dominación que es interpretada por él como libertad. Como resultado, Foucault no se percató de que la técnica del poder produce la colisión entre libertad y explotación que conduce idefectiblemente a la autoexplotación.
          Lo que he tratado de exponer aquí espero sirva para suscitar la lectura del libro de Byung Chul Han que ha dado pie a estas cavilaciones. Por ahí nos encontraremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: