sábado, 27 de agosto de 2016

7988. BUENAS NOTICIAS PARA LUPITA GONZÁLEZ.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Buenas noticias para Lupita González.

El deporte gusta porque halaga la avaricia, es decir, la esperanza de poseer más.
Montesquieu. (1689-1755).
Escritor y político francés.

Desde su llegada a nuestro país, los medallistas olímpicos han sido utilizados por los políticos, como siempre, el apoyo que se negó en la etapa de preparación se transformó en generosidad comenzando por los 8 millones de pesos que el presidente Peña Nieto entregó a los cuatro deportistas. Eruviel Ávila gobernador del Estado de México por su parte, entregó 750 mil pesos a Lupita González y la misma cantidad a Ismael Hernández, los entrenadores de los deportistas también recibieron “estímulos” económicos. El secretario de educación pública Aurelio Nuño se tomó la foto con los deportistas que reciben trato de  héroes nacionales.

Lupita González, que ganó la medalla de plata en los 20 kilómetros de marcha, y que cosechó sólo negativas a sus peticiones de apoyo en la etapa de preparación, recibió además del cheque del gobierno federal y del incentivo económico para su casa del gobierno del Estado, otro merecido premio a su trabajo y determinación: 25 mil dólares de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo que la colocó en el primer lugar de la clasificación mundial con 36 puntos.

Lupita y el chino Wang Zhen ganaron el  Race Walking Challenge 2016, la mexiquense ganó la prueba en Ciudad Juárez con un tiempo de 1:31.04 horas, el 6 de marzo,  también ganó la Copa Mundial de caminata por equipos, celebrada en Roma, Italia,  con registro de 1:26.17 horas.

Los deportistas merecen sin duda los premios por sus logros en el deporte, rescataron un poco la imagen de México tan deteriorada por la violencia, la corrupción y la desigualdad. Las luchas internas entre los organismos rectores del deporte y el pobre apoyo que se da a los deportistas fueron los factores determinantes en los resultados, calificados algunos como “normales”, otros como “mediocres”, la realidad de nuestro deporte se manifestó tal cual en las fotos del dirigente nacional del deporte, Alfredo Castillo y su novia en Río, en apasionado romance. Castillo dejó sobre la mesa su renuncia, pero aún no procede porque el dirigente es “amigo” del presidente. Castillo también fracasó en Michoacán, colocar a un fracasado como dirigente nacional del deporte no puede dar resultados excepcionales.

El mundo del deporte es reflejo de la economía, la cultura y la política de cada país. Si miramos la tabla de medallas ¿qué es lo que vemos? Son los mismos de siempre, Estados Unidos, Gran Bretaña, Rusia, China, Alemania, Japón, Francia, los países que se repartieron el planeta como si fuera de su propiedad después de la segunda guerra mundial, y las potencias industriales militares encabezadas por Estados Unidos, pero ahora otro grupo ha ganado el control del planeta, la Mafia Internacional cuyos instrumentos de control son los corporativos financieros, militares, energéticos y alimentarios.

Las olimpiadas exaltan el espíritu de competencia, el espíritu que anima al capitalismo monopolista; el ideal de hermandad, que es otro valor del movimiento olímpico apareció de cuando en cuando en los juegos y se manifestará tal vez con más fuerza, en los juegos paralímpicos que deberían de celebrase al mismo tiempo que los juegos en donde participan las estrellas del deporte profesional.

El espíritu de cooperación, alma del comunitarismo, es el polo opuesto al espíritu de competencia y concentración del poder y del dinero, esquema que se repite en las Olimpiadas. De seguir la actual tendencia en la concentración del dinero y del poder político, unas cuantas familias en el mundo concentrarán tal poder que se convertirá en una élite dictatorial.

La verdadera democracia y la expansión de la conciencia política es el antídoto contra las dictaduras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: