domingo, 28 de agosto de 2016

7989. ¿DEBE RENUNCIAR PEÑA NIETO...?

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

COMO ENTONCES

Apenas te me haces presente
y el olor a nostalgia se refresca,
estás en todo lo que es  recurrente
lo que tus manos fueron moldeando,
mujer, recuerdo de cada instante
de cada día y desde entonces
presente que no termina de ser recuerdo.
Desde entonces, desde siempre.

eliseo.

En Europa han sucedido algunos escándalos que han  llevado a renunciar a ministros de distintos gobiernos, estos hecho han sido el ser acusados de plagio en sus investigaciones para alcanzar un grado académico...; invariablemente han mostrado la dignidad suficiente para disculparse con la sociedad a la que representan y han entregado su renuncia. Es normal la consecuencia cuando se vive en una democracia; lo primero que se hace es pedir perdón al ciudadano que los sostiene.

¿Peña Nieto con sus fraudes sociales demostrados lo hará...?

En términos justos debió hacerlo hace al menos un año; pero como no ha mostrado altura política que usa en su investidura, prefirió irse en contra de quienes le demostraron sus faltas: La casa blanca, el caso Ayotzinapa, el departamento en Miami; y lo nuevo de hoy y por lo que he recibido la invitación a sumarme a la petición de que se le quite el grado de licenciado y el de master (en la escuela Panamericana y el Tec. de Monterrey respectivamente). Se le señala el plagio cometido en contra de al menos 10 investigadores para obtener mediante tesis su grado de licenciado en derecho.

En términos grotescos, diríamos que debe ser buen abogado, ya que su primer gran prueba fue robarse las ideas de otros y lo logró...; es la broma que existe entre estudiantes de derecho... si robas y no te descubren... eres bueno. De no ser por la periodista Carmen Aristegui, el señor Peña Nieto solamente seguiría arrastrando la pena de ser el peor presidente de la historia, solo comparado con el más inepto (Fox), y el incendiario (Calderón), ambos panistas; de no ser por la periodista, no hay duda que seguiría mostrándose como se supone que se siente... ¡el gran reformador del país!

Si usted comete el fraude que cometió Peña Nieto, lo normal es que tenga dos consecuencias: que le quiten el grado académico y le dejen sin empleo; al mismo tiempo, los afectados por el plagio pueden demandar una indemnización, que puede quedar en una buena avenencia en que el afectado se de por satisfecho con una disculpa pública. Pero bajo ninguna circunstancia puede quedarse todo como se pretende desde la presidencia de la república, y como se repite con desprecio desde diferentes medios de comunicación... ¡son pequeños errores de dedo...! luego adoptando una actitud de "perdona-tontos....", la presidencia ha elaborado una advertencia muy puntual... ¡tenemos problemas más importantes que esas nimiedades...!

Es increíble que vivamos con tanto desprecio a los demás, que se nos vengan encima semejantes energúmenos como gobernantes; pero aunque usted no lo crea, hoy viernes 26 de agosto, a 24 meses de que fueron secuestrados los normalistas de Ayotzinapa, si no por el Estado, si , al parecer con su complicidad; en lugar de manifestar preocupación por tal caso, los medios se ocupan más por anunciarnos que el presidente va a llegar muy fortalecido al cuarto informe de gobierno...; y de paso nos informan que los padres de los normalistas siguen manifestándose en las calles... ¡como si fueran un estorbo para la buena imagen del presidente!

Recibo la invitación a sumarme a la petición de que se le retire a Peña Nieto el grado de licenciado por parte de la Panamericana (conservadora hasta las chanclas, del Opus Dei), y el grado de máster del Tec. De Monterrey, y pienso en lo injusto que es en ocasiones este asunto de vivir... ¡un tipo que ni siquiera se respetó haciendo una tesis para graduarse... es presidente del país! Igual que el otro inepto (Fox), que se tituló en la Ibero con el programa de desarrollo industrial del gobierno de Guanajuato por tesis.

Todo esto nos dice que no..., que Peña Nieto no tiene la estatura moral que permita entender el momento de descrédito que arrastra; de otra forma ya habría renunciado por mucho menos que lo que lleva y le acompañará el resto de sus días. El saber llevar la indignidad tiene sus requisitos; en Japón se limpia a través del Harakiri que significa sacrificarse, auto-inmolarse para que los hijos y padres no sufran la mancha social de la indignidad de quien ha cometido la falta social..., claro, eso se hace cuando el sentido de orgullo acompaña los actos de la persona y enseña su tamaño moral... ¡no es el caso con Peña Nieto... no es el caso...!

Si no se le retiran los grados y renuncia a la  presidencia... habrá dejado el peor de los ejemplos para los niños que dice cuidar con su reforma laboral disfrazada de educativa... ¡roben y engañen niños de México... pueden llegar a ser presidentes de su país...!


Un abrazo y hasta luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: