martes, 30 de agosto de 2016

7998. LUNES.

Por Rafael Ceja Alfaro.
Docente, escritor y articulista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

San lunes.
5:13 a.m. Casi de madrugada, despierto y no desperté a ver qué, fue la visita obligada a la segunda entrega “orínica” y además el dolorcito que no me deja en paz, no se me quita con ninguna medicina, a ratos disminuye, pero ahí sigue.

Antier sábado cumplí 4 semanas de estudios, análisis, radiografías y hasta un ultrasonido y no reflejan daños, al menos de importancia, nada que me acerque al viaje infinito, o sea que, ¿Quién sabe? Todo parece normal.

Buscando otro ratito de conciliación con la almohada, retomo la lectura de “La identidad” del escritor checo Milán Kundera, el mismo que entre otras obras escribió “La insoportable levedad del ser” muy famosa hace algún tiempo.

Leo unas cuantas páginas y me entero de los pensamientos de Chantal (Ella) y de Jean Marc (El), los protagonistas de la novela. Se las recomiendo, para mi gusto está buena, para estos momentos en que el dolor no me deja, no.

Prendo la TV y busco algo, no sé qué, algo que me distraiga o me arrulle. Nada interesante, comerciales, y repeticiones. Nada interesante, al menos a mí no me lo parecen, mi molestia es mayor y es lunes, será lunes al rato.

Un programa de noticias, lo mismo de todos los días, nada nuevo, parece que les ha dado resultado la venta de los 43 y los que no quieren dar clases, considerándolos mártires y víctimas y además las únicas víctimas del país, es más, ya desentierran el asunto Tanhuato para darnos sangre en los medios, como si fuera poca. Como hay poco de qué hablar sería bueno que estos paladines de la justicia desenterraran los casos de Álvaro Obregón y José de León Trotsky. Mejor el Trotsky, porque a Álvaro Obregón ya lo descobijó Francisco Martín Moreno.

Qué al fin, los atletas de Río, tú ríes, él ríe, ellos ríen, todos reímos, no tienen importancia, lo importante es que los cuates tengan “Chamba” de “Chambones” y si no funcionan como fiscales (Caso Paulette) tal vez en seguridad como “Comisionados Plenipotenciarios” (Autodefensas) y cómo de seguro en ninguna parte, entonces que se vaya a cometer sus “Ingenuidades” al deporte que al fin la proyección mundial de un país donde solo sobresalen deportivamente la gente de capacidades diferentes nos coloca como nobles y caritativos y con todo respeto con capacidades diferentes.

Expresiones, frases estúpidas, demagógicas, políticos domésticos e internacionales contradiciéndose, buscando notoriedad. Trump, Peje y Maduro se llevan planas y espacios de ocho columnas hablando de pasatiempos y distracciones según ellos de importantes asuntos que serían tragedias, sí ellos llegaran a ganar. De todos modos, quien gane gana y nosotros seguimos perdiendo.

¿A qué los mandan si ya saben que no van a ganar? Así como existen medallas al Mérito, debería haber, por nuestro bien, medallas “al ya merito”. Porque tenemos años “jugando como nunca y perdiendo como siempre”. La filosofía popular advierte que: “No tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre”.

¡Carajo! ¿Para qué desperté tan temprano? Me hubiera despertado cuando la mayoría despierta, así me toca de menos noticias y menos carga emocional. Imagínense, Maduro con su pajarito, Hillary con el de Clinton, Trump y el otro cuate hablando sandeces y mucha gente riéndoles el chiste, mientras existen tantos y tantos problemas que la Humanidad debe soportar sin que nadie pueda darles solución.

¡Lunes! Todos los problemas que quedaron pendientes de la semana pasada, más los que se acumularon entre sábado y domingo. ¡No! El lunes ni las gallinas ponen” porque el gallo agarró la jarra el fin de semana y la gallina se enojó y no hubo… espacio para el amor.

A veces quisiera tomar pastilla para dormir, pero creo que sería peor tener una pesadilla y no poder despertar, por ejemplo, soñar que estás con Elba Esther en una isla desierta, nomás los dos, desnudos y ella con mejor disposición que la gallina atrás de ti, ¡Chin! O pasar una noche sin el control de la TV, o todo un día sin celular. ¡Verdaderas pesadillas!

¡Lunes! Al rato empiezan las quejas ¡hay mucha basura y no la recoge la autoridá, no hacen nada! Acepto la ingenuidad e inocencia en los niños, hasta me gusta, pero en los adultos suena como cuando en elevador, lleno hasta el tope, alguno de ellos se sopla un “soplo” y de inmediato tapándose la nariz pregunta ¿Quién se tiró un PUM? Porque huele muy feo.

La comparación es porque diariamente se barren, recolectan y transportan un promedio de 200 toneladas de basura, y esto lo hacen los camiones que la autoridad dispuso para ello, pero al día siguiente se recogen otras 200 toneladas, no creo que los camiones recolectores la hayan tirado nuevamente por la noche, entonces ¿Quién la tiró? “Fuenteovejuna señor”, pero alguien debe tener la culpa.

Lunes, en resumen, si este día es sinónimo de dolencias, impotencia, queja y lamento, también para muchos es el día del futuro, de las promesas, del arranque de dietas, de objetivos, metas y proyectos, aunque sea por la mañana, ya por la tarde la decisión se pospone para el otro lunes. No cabe duda que la mala reputación del lunes es culpa del domingo. Los lunes reciben el resultado de la pereza del domingo, para las amas de casa, el fregador amanece hasta el tope de trastos sucios, los uniformes de los hijos perdidos entre la lavadora y el tendedero, los calcetines del pie derecho en el izquierdo, las llaves del auto ¿Dónde quedaron? Y ¡Chin! La llanta baja, ¡El caos! Las prisas, el tráfico (El vehicular).

La llegada a la oficina con parada obligada en el garrafón del agua, enseguida un café bien cargado y luego a descargar el dolor de cabeza en la computadora o en los clientes con la sonrisa más fingida de la semana, porque la del viernes es plenamente sincera y con la plegaria más rezada del mundo “Gracias a Dios es viernes y el cuerpo lo sabe”.

Será el sereno pero yo ya debo levantarme a la regadera para asear y mostrar la mejor cara, al fin ya mañana es martes y este día nomás invita a evitar dos cosas: Ni te cases ni te embarques.

Bueno por hoy.

Rafael Ceja Alfaro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: