martes, 30 de agosto de 2016

8003. PEÑA NIETO..., JUAN GABRIEL Y LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE LA VIDA.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI



Lloviendo está, por eso es que no ves mis lágrimas,
las mismas que te seguirán a donde vayas...
....
Por eso aun estoy en el lugar de siempre,
en la misma ciudad y con la  misma gente...
....
La diferencia entre tu y yo tal vez sería,
que yo en tu lugar ..., que yo en tu lugar,
¡si te amaría...!

OBVIO... Juan Gabriel.

El precio de la amistad se puede medir...: préstale dinero a "un amigo", si te paga, es que tu amistad vale más que el dinero en cuestión...; si se hace el desaparecido para no pagarte..., te ha dicho  en cuanto aprecia tu amistad; un poco menos de lo que te debe..., eso es lo que  vale para él... (Lo he pensado desde que he visto cómo se han alejado algunas personas que suponía mis amigos (as), luego de que les presté dinero...)

Cuando Milan Kundera presentó el libro que lo catapultó a la fama internacional (LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER) nos invitó a reflexionar respecto a fugacidad con que se viven las relaciones realmente importantes en la vida; sus personajes centrales; Tomás y Teresa,  viven dos ideales de vida, por un lado ella lo va a buscar con el corazón en la mano, y la maletas en la terminal esperando una petición de él para que se quede a su lado; él, por su parte, no la mira con los ojos que ella necesita..., no pronuncia las palabras mágicas que ella quiere escuchar... ¡Te quiero Teresa... quédate...!

Al no pronunciar estas palabras centrales en el resto de sus vidas, ambos saben que muchas cosas no van a ser para los dos..., ella irá perdiendo la fuerza de la esperanza..., él seguirá evadiendo la necesidad emocional de decirle esa parte deseada... ¡quédate..., te necesito!

Es lo que pasa con Peña Nieto; desde su entrevista con López Dóriga, la entonces voz oficial de televisa, se quejó de que la sociedad está enojada..., nos acusó de que no lo entendemos y comprendemos... y sobre todo no queremos reconocer que es un gran político. Luego su prima desde la secretaría del PRI nos advierte y amenaza, a todos los que no queremos decir cosas buenas del presidente. De hecho hoy lunes 29 de agosto de 2016, por los medios de comunicación se queja amargamente diciéndonos que las cosas buenas que ha hecho no las repetimos... ni las reconocemos...

Alguien tiene que explicarle que un político que no se defiende solo... ¡ni cómo defenderle...! los resultados de su trabajo debe ser la referencia con que se presente ante la sociedad, el resto es mero discurso vacuo.

Por ejemplo, ayer domingo se informó de la muerte del cantautor Juan Gabriel, quien supo ser un tipo coherente en muchas cosas, y falso en otras; pero al final la gente le está manifestando su agradecimiento por haber existido. Por ejemplo, siendo una persona que vivió de su voz y cuerpo, hizo de este último una grosería grasosa que al final le cobró muy caro; sabemos que la obesidad es el peor acompañante de quien vive de su cuerpo; y Juan Gabriel, gran parte del sentido de su música estaba en su lenguaje corporal. Por ejemplo, en los años 70 cuando se presentaba en El Patio, centro nocturno de moda en el Distrito Federal, fue motivo de varias agresiones por parte de asistentes que se sentían agraviados por su evidente maniqueísmo que anunciaba lo que le gritaban... marica... joto... canta como hombre..., puto. Claro, el siguió siendo como fue... y las mujeres se convirtieron en sus cómplices, y sus acompañantes terminaron por cantar con ellas las canciones de "Juanga".

Por eso cuando un periodista le increpó respecto a sus manías, muy femeninas, acerca de si era homosexual... su respuesta fue tan clara como él mismo... "lo que se ve no se pregunta".

Nos puede gustar o no Juanga; pero, como lo señalo en dos de mis libros (el México del mexicano; y Aaahh, que los mexicanos), es uno de los cantantes más tarareados por el mexicano de casi todas las clases sociales, luego de fingir ser muy hijos del mundo... muy snob..., luego de dos o tres copas, la mayoría de los mexicanos terminan por recordar o cantar una canción de José Alfredo, Armando Manzanero, del Buki o de Juanga. Son infaltables compañeras del mexicano romántico.

Que pena que juanga no haya respetado su oficio de cantante espectáculo que durante al menos 20 años vivió con soberbia, dada  la estética reconocible de su cuerpo que acompañaba con su característica voz, justificaba su trabajo y esfuerzo; en cambio, que pena daba verle los últimos años... defraudándose en su esencia.

Juanga el único artista que se dio el lujo de afirmar que a él televisa no lo vetaba... ¡que él vetaba a televisa la misma que hoy hipócritamente saca raja de la ocasión! ...cómo no ganar dinero con la muerte del "divo de Juárez".

Peña Nieto debe estar agradecido con la muerte del cantante, por un lado distrae la atención de los medios y la sociedad hacia el dolor como forma de hacer negocio...; por otra aprovecha para manifestar "su dolor" por la muerte del artista.

Desde luego tendrá que hacer de tripas corazón... ya sabemos que Juanga fue un compositor popular, su música se enfoca a lo simple, lo cotidiano, lo que se desea de manera sencilla, la gente ídem... ¡y peña Nieto y su familia no se roza con la "prole"!... con los "nacos"; ese es el dilema que tendrá que resolver para explotar convenientemente el momento; sus amigos de televisa encontraran la forma de resolver el entuerto.

La lección que el cantante le deja a Peña Nieto es que la gente ve  lo que es cada uno, con ello se les reconoce o se les rechaza... "Lo que se ve no se pregunta".

Esa es la tristeza de la insoportable levedad del ser..., nadie puede ser dueño de todos sus deseos...; no nos pertenecen los deseos del otro o la otra; cuando mucho aspiramos a coincidir,  pero nada más. Teresa no escuchó de Tomás lo que necesitaba oír..., sus maletas, no había razón para recogerlas en la estación de transporte.

Peña Nieto desea escuchar a los mexicanos agradeciéndole por su labor política..., pero se le repudia, al tiempo que contempla cómo los medios de comunicación se colapsan para manifestar su pena por la muerte de un ser querido para la sociedad en general: los hipócritas a partir de unas copas de vino..., y el resto porque sienten que juanga los entendió en sus sentimientos...

la diferencia entre tú y yo tal vez sería
que yo en tu lugar... que yo en tu lugar,
¡si te amaría!


Un abrazo cariñoso y añoso.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: