miércoles, 31 de agosto de 2016

8006. EL ADOCTRINAMIENTO COMIENZA AL NACER.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El adoctrinamiento comienza al nacer.

Que ni una palabra ni una mirada obscena manchen la casa en donde haya un niño.
Juvenal (67-127).
Poeta satírico romano.


Las protestas contra la legalización de matrimonios entre homosexuales y contra la promoción de la promiscuidad sexual que promueve a SEP en sus libros de texto se manifestarán en la mayor parte de los Estados del país el 10 y el 24 de septiembre. En esas fechas organizaciones de padres de familia, católicos y otros grupos realizarán marchas y manifestaciones de repudio al gobierno de Peña Nieto, principal promotor de esas iniciativas.

Pocos ven la conexión de estas reformas con la firma de tratados de libre comercio y con otros temas polémicos como la legalización frustrada de la mariguana, la imposición de la reforma educativa, menos aún se ve que tales acontecimientos distraen la atención de la sociedad de otros temas igualmente trascendentes como los incrementos a los precios de los energéticos, el explosivo aumento de la deuda externa, y la corrupción de Peña Nieto, que se tituló con una tesis en la que sin el menor rubor copió a otros autores.

La muerte de Juan Gabriel, que las pocas veces que se metió en política la regó (como cuando apoyó al candidato del PRI, Labastida) le vino de perlas al gobierno que así tuvo un distractor más en la campaña mediática de apendejamiento global.

Las organizaciones de católicos difunden a través de Internet su repudio al adoctrinamiento de los niños a los que se incita a la promiscuidad sexual desde la primaria, pero esa es sólo una forma de adoctrinamiento, otras formas de domesticación son más efectivas y han pasado desapercibidas durante décadas, cientos y miles de años. Las religiones oficiales patriarcales son las principales agencias de adoctrinamiento, la Iglesia católica, el Islam y en general todas las religiones trabajan para adoctrinar a las masas, para domesticarlas y controlar sus reacciones.

¿Porqué los que se manifiestan y se manifestarán con determinación en las fechas señaladas no han dicho ni pìo contra otras formas de domesticación igualmente peligrosas? ¿Porqué nadie en este país se manifiesta contra la adoctrinación política que se realiza por medio del glorioso himno nacional a través del cual los niños reciben e introyectan una mentalidad belicosa?

Ahora se busca controlar a las masas a través del sexo, del sexo y de la libertad de género. ¿Está de acuerdo en que a niños y niñas de 11 años se les enseñe que “Existen maneras para mantener relaciones de una manera responsable sin la consecuencia de un embarazo no planeado o alguna infección de transmisión sexual”, ¡a los 11 años!

¿Estás de acuerdo en que a los niños se les enseñe que pueden decidir sin son hombres,  mujeres u homosexuales?: “La sexualidad es también la identidad de género, decidir si eres hombre o mujer”, es decir que si eres hombre pero se te antoja ser mujer es sólo cosa de decidir, o bien, si eres hombre y quieres experimentar el sexo con otros hombres, está bien, no hay problema.

No tengo nada contra los homosexuales, cada quien es libre de elegir sus preferencias sexuales, pero no estoy de acuerdo con que se adoctrine a los niños de primaria induciéndolos a practicar el sexo y a elegir su género, ¡como si los niños tuvieran la madurez para tomar ese tipo de decisiones!

Bueno, si Usted no tiene hijos en primaria, está bien, ¿que nos importa?, pero este es sólo el comienzo, una vez que se imponga la agenda gay en nombre de la libertad y los derechos humanos, vendrán las reformas para que cada ser humano decida si quiere vivir o morir, es decir, se legalizará la eutanasia, pero eso no es todo, se impondrá en nombre de la libertad y la democracia, el chip de identidad obligatorio a todos los ciudadanos. Todos estaremos marcados, como animales, como mercancía, con un código de barras, con una minúscula cápsula que dirigirá nuestras emociones y reacciones y si es preciso, nuestra vida o nuestra muerte. ¿Aceptaremos la esclavitud que ya se nos impone o algún día seremos libres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: