lunes, 5 de septiembre de 2016

8021. REDUCIR DRÁSTICAMENTE LA POBLACIÓN, PLAN DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Reducir drásticamente la población, plan del Nuevo Orden Mundial.

El hombre grande es aquel que en medio de las muchedumbres mantiene, con perfecta dulzura, la independencia de la soledad.
Ralph Waldo Emerson.


En esta columna hemos analizado varias veces los objetivos del Nuevo Orden Mundial (NOM), uno de los más terribles es reducir drásticamente la población mundial, especialmente a las razas en ascenso y a los   pueblos originarios. La disminución de la población mundial consiste en eliminar más de 3 mil millones de habitantes como parte de un plan estratégico de dominación del Gobierno Mundial; la eliminación de esos pueblos, es estratégica porque ellos representan la vida comunitaria y son los únicos pueblos que mantienen el vínculo con lo sagrado, y en especial con Pachamama, la Madre Tierra.

El plan incluye eliminar lenguajes y formas de pensamiento, representaciones, del mundo, una filosofía y una cosmovisión incompatibles con los planes del Nuevo Orden Mundial. Otra vertiente es eliminar el cristianismo, el ataque directo contra cristianos en Siria y otros países asiáticos es un hecho que comienza a tener repercusión en nuestra vida cotidiana; inusualmente un sacerdote aludió al nuevo orden mundial y al ataque a los cristianos en otros continentes durante la homilía de una misa. El ataque al cristianismo y a la familia está íntimamente ligado, en especial en América Latina.

La ideología de género es la punta de lanza contra la familia tradicional, las sectas calvinistas lo son contra el cristianismo.

Volviendo al plan de despoblación mundial, es evidente que la guerra permanente en que se encuentra el planeta es sólo parte de la estrategia que se aplica, otra línea estratégica es matar de hambre a millones de seres humanos, al resto, los convierte en consumidores compulsivos, clientes permanentes de la industria médica farmacéutica.

La guerra permanente que es sostenida por Estados Unidos y sus aliados por una parte y por la otra por Rusia y China tiene además de efectos en la despoblación, otro efecto: sembrar el terror y desalentar la procreación creando un mundo de violencia y muerte, lo que además se refuerza con la perversa manipulación genética de los alimentos, y en especial, de la soya, para reducir y el potencial reproductivo masculino, además de la ideología de género.

Anticonceptivos, aborto, muerte por hambre y por alimentación transgénica, el objetivo es reducir la natalidad, lograr que los seres humanos no procreen, ni tengan deseos de hacerlo y sólo se limiten a gozar del sexo, sin límites de ninguna especie, todo en nombre de la libertad y los derechos humanos.

El control de los recursos naturales y de los recursos energéticos es parte del plan de dominación; el origen del golpe a la democracia en Brasil por parte de una banda de delincuentes ungidos como representantes populares, se debe buscar no sólo en la oligarquía que busca recuperar el poder, otros actores que permanecieron tras bambalinas durante el golpe a Dilma son altos ejecutivos de las petroleras que monopolizan el mercado de los energéticos. El Nuevo Orden Mundial no permitirá más gobiernos populares. Los políticos de todos los partidos se controlan fácilmente, la corrupción convierte en empleados de las trasnacionales a quienes deberían de trabajar para sus pueblos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: