lunes, 5 de septiembre de 2016

8024. TRUMP Y LA DISTRACCIÓN.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista, reportero y escritor.
Desde Zamora, Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

El candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos es una persona que se ha propuesto y lo ha logrado el ganarse el repudio, no solo de los mexicanos, sino de un buen número de latinos, para él eso es misión cumplida. De estar en los últimos lugares entre los pre candidatos republicanos, logró situarse en las preferencias y ser el candidato ante el malestar de muchos de su propio partido a quienes sus habladurías no los convencen.

Toda esa estrategia radical que va contra los derechos humanos de los migrantes y contra el buen vivir que se ufana en pregonar, ahora sirvió para que nuestro presidente Peña Nieto nos distrajera.

Es posible que el presidente Peña Nieto ya no esté pensando o ya no le interese hacerse de una buena imagen entre los mexicanos, ya no aspira, terminando su mandato, a otro puesto de elección como pudiera ser con un presidente municipal que consideraría ir por una diputación, una senaduría o una gubernatura, o viceversa, no ya él, al final de su mandato, tal vez se dedique a escribir un libro, a descansar, a algunas entrevistas, pero alejado de los puestos de elección.

Los mexicanos estamos tan empecinados en echar pestes contra el Trump, que causó sorpresa, tal vez indignación el que el presidente invitara al candidato republicano a entrevistarse, en una entrevista en que el tema a tratar era lo de ese mentado muro que Trump quiere se construya con dinero de los mexicanos, el costo de éste ya sabemos es de 5 mil millones de dólares, además de tratar, se supone, lo del Tratado de Libre Comercio que también quiere se vaya a uno nuevo en lo que pudiera ser conveniente, el caso es que dicha entrevista se realiza previa al informe de Peña Nieto y los medios de comunicación, principalmente los de circulación nacional, escriben sobre dicha entrevista y lo del informe pasa a segundo término, así  como la entrevista con los jóvenes.

Invitar a quien se ha convertido, por ser una de sus buenas estrategias, en un ser repudiable de los indocumentados y no indocumentados mexicanos, solo llevaba un fin: el de distraernos y despotricar y que poco o nada se mencione del informe, de los problemas que se tienen como esas deudas -la federal, la de los estados y la de los municipios- que aumentan, aumentan y aumentan y el dinero, sabrá Dios en que se usó, ese crecimiento económico que a medida que pasan los días. Él disminuye, esa dotación de infraestructura y de servicios básicos y no básicos que se ausenta de donde hace falta, y en fin, la lista es larga y tiende a aumentar.

En fin, se provocó y se hizo lo que tanto nos gusta: estar en lo que no tiene tanta importancia si consideramos que el Trump es solamente un candidato que va muy abajo sin posibilidades de ganar, y no estamos en lo importante, no solamente para la actual generación, sino para las futuras.

Tengamos en cuenta un punto que debemos considerar: sin los migrantes, de la nacionalidad que sea, pero principalmente los de origen latino, se paralizaría Estados Unidos, porque, ¿los hijos de los dueños de tierras agrícolas, van a hacer las labores de fumigar, sembrar, cortar y más?, o bien ¿los hijos, incluyendo a la esposa, van a acarrear materiales y hacerla de albañiles en la construcción?, los ejemplos sobran, los oficios son para mexicanos, guatemaltecos, peruanos y todos los que de países latinos están allá por eso del sueño americano.

Queda claro que la entrevista del Lic. Enrique Peña Nieto con Trump, fue una buena acción… para el presidente mexicano, logró lo que quería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: