miércoles, 7 de septiembre de 2016

8030. ANILLO DE BODAS…

Por Rafael Ceja Alfaro.
Docente y escritor.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

…que puse en tu mano, anillo que es símbolo de nuestro amor…”

Bonita y melancólica canción de la autoría de José del Refugio Sánchez Saldaña, conocido como Cuco Sánchez, y que ha sido cantada por él, Alberto Vázquez, Alejandro Rivera, Carmela y Rafael, David Zaizar, El Dueto Miseria, Jorge Fernández, Juan Salazar, Juan Valentín, Las Hermanas Huerta, Libertad Lamarque a dueto con Pedro Vargas, Los Cadetes de Linares, El Trío Martino y hasta Vicente Fernández lo intentó.

Resulta que escuchando una conversación mientras tomaba un café, no me gusta el chisme, y además yo estaba leyendo, por qué no hablan entre si y no para que todo mundo se entere; total que una de las participantes en la charla les presumía, muy emocionada, por cierto, hasta las lágrimas, no es metáfora, lágrimas de las que arrastran rímel, aflojan moco y desfiguran la cara. ¿El motivo? “me propuso matrimonio y me dio este anillo de compromiso y que se ve muy caro, ha de andar por los cuatro o cinco mil pesos” (Nótese que no dijo bonito) y hay razón, en las Casas de empeño podemos encontrar muchos anillos de compromiso que han sacado a las familias de muchos compromisos económicos y cuando ya no logran el rescate, ahí queda el símbolo de la confianza y “el amarre”; ensalzó al novio hasta las nubes “El mejor hombre sobre la faz de la tierra”. ¡Ya veremos! Después lo va a querer ver bajo la faz de la misma. Después de ir a evaluarlo, lo sube al Facebook.

Cuando salí del café pensaba en que ¿qué tiene de mágico esa sortija? que atrae con tanto romance y emoción, después no se rompe fácilmente y para muchos se convierte en cadena ya sea en serio o en broma.

Me puse a leer acerca de esa joya tan preciada y que ha sido inspiración para canciones: “Toma este anillo que lleva mi nombre grabado, tómalo y póntelo en el lado del corazón”, y poemas:

“Ella vestida de blanco
¡Pureza certificada!
Una alfombra hasta la puerta,
Órgano, misa, campanas
Y un anillo de oro
Con una fecha grabada”
“Como Dios manda” Manuel Benítez C.

Les comparto que fueron los egipcios los primeros en usar esta prenda, ellos la entregaban a sus mujeres, pero solamente en señal de confianza, de tal forma que si había compromiso era de la mujer hacía el hombre. Yo creo que sí, nomás que luego se abusó de la confianza.

La costumbre del anillo pasó de Egipto a Roma, como pasó con La Mitología, ya que se dice que Egipto fue la cuna de las mitologías. En roma, la costumbre fue que los novios entregaban el mentado anillo a los padres de las novias; fueron los romanos en Siglo II quienes empezaron a fabricar en oro los anillos, continuando con la costumbre de entregarlos a los papás de las novias, éstas recibían otro, pero éste en forma de llave, significando también confianza, y con esas llaves podían abrir “Cajitas personales” y pequeñas arcas.

A partir del Siglo III los cristianos los empezaron a usar, pero al clero, de esa época, no le pareció bien porque era algo materialista y su idea era que imperara la espiritualidad, la religión, el idealismo de la comunión de dos almas ante el Ser Supremo. La unión sagrada que no necesita cadenas materiales:

“Que si no tiene un anillo
Con una fecha grabada,
Yo le he regalado uno
Con besos limpios, sin mancha” “Como Dios manda”
Manuel Benítez Carrasco.

Simplemente el “Creced y multiplicaos”. Los tiempos cambian y los humanos evolucionamos, por lo tanto, ahora se hace necesario que el anillo que entonces fuera de confianza, sea de compromiso, enseguida las Arras, esa palabrita me da mala espina, ¿Será de arrastrar? encima de los dos contrayentes un Lazo, seguido de un juramento de “Hasta que la muerte nos separe” y para que no quede duda ¡Sopas! La Epístola de Melchor Ocampo: …“Que éste es el único medio moral de fundar la familia, de conservar la especie y suplir las imperfecciones del individuo, que no puede bastarse así mismo para llegar a la perfección del género humano”. Es decir que los solteros son imperfectos y que los casados somos unos perfectos… y que además ejercemos con título, el acta de matrimonio. Para concluir, sendas firmas en el Registro Civil y con testigos pá que después no vayan a decir que siempre no.

El acto de regalar un anillo es un simbolismo que significa confianza, compromiso y lo más fuerte y profundo, Eternidad. Pero estos anillos deben llevar al menos un diamante porque al ser indestructibles y duraderos que son signos de la fortaleza del matrimonio. La palabra diamante viene del griego “Adamas” que significa Invencible. “Ai ta”

Ya en nuestros tiempos, al menos los míos, en 1947 un Monsieur, desde luego, francés, France Gerety, publicista de la agencia N.W. Ayer e Hijo publicó un anuncio para impulsar la venta de los anillos “Los diamantes son eternos” que después serviría para el título de una película de James Bond.

Según la empresa De Beers, dedicada a la venta de diamantes, han logrado que a estas fechas los Anillos de Compromiso en un 78% lleven de adorno un diamante.

En la actualidad, un diamante es de una emoción ambivalente, por una parte, el valor monetario que lleva implícito, además del simbolismo mencionado; por otra parte, se sabe del cruel e inhumano maltrato que sufren las familias africanas que trabajan en condiciones de esclavos en las minas, así que también llevan una historia de sangre, explotación y muerte.

Ahora bien, si se ve obligado a casarse o lo tiene pensado y planeado y quiere cumplir con el ritual de la entrega del anillo de compromiso, le daré unos nortes: El verdadero Señor de los anillos no es el de las películas, más bien es un riquísimo señor oriental que tiene en su poder algunos diamantes para quedar bien: el más reciente que adquirió es el “Blue Moon” (Luna azul para los que no agarran la onda del inglés) en la mísera y ridícula cantidad de 50 millones de dólares, la verdad fue un poco menos, lo suficiente para una cenita de enamorados.

Respecto al dedo, no al dedo elector. Los antiguos afirmaban que en el dedo llamado anular corría la “Vena Amoris” que va directa al corazón, por lo tanto, decidieron que ahí debería ir el anillo de marras y la tradición continúa. Pero ahora los estilos para entregar dichos anillos son tan variados que a veces se ven ridículos y cursis, pero bonitos y emocionantes (Para ellas).

Tratando de ser lo más auténtico y original posible el novio arma una romántica cena para dos y ahí mero con la rodilla en tierra le dice ¿Amor, quieres ser mi esposa? ¡SSSSSSSiiiiiiiiiiiiiii! También puede ser un concierto de rock, en una serenata, etc. Y ella con dos lagrimas que escurren como diamantes por sus sonrosadas mejillas, da el SI. Así que ya con el compromiso acuestas también se sube la foto al Face para presumir el anillo con todo y el suertudo galán.

Chiste para mecánicos: “¿Apa me da para comprarle los anillos a mi novia? ¡pero hombre Mijo! Yo llevo 40 años con su madre y no lleva ni una afinación menor”

Finalmente les digo que se dice que el anillo es redondo porque no tiene principio ni fin y que el mes que más se vende, es diciembre. Usted puede elegir.

Yo creo que por hoy aquí le paramos.

Saludos bien cariñosos para Toda mi Familia y Todos mis amigos.

Rafael Ceja Alfaro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: