jueves, 8 de septiembre de 2016

8037. ESCLAVITUD Y LIBERTAD.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal deCACCINI

Esclavitud y Libertad.

Pueblos libres, recordad esta máxima: Podemos adquirir la libertad, pero nunca se recupera una vez que se pierde.
Jean Jacques Rousseau. (1712-1778)
Filósofo francés.

La velocidad de los acontecimientos supera la capacidad para procesarlos. Todo transcurre a un ritmo acelerado, la maquinaria funciona y se dirige implacable a su destino: el control total de la humanidad.  Pokemón Go, el popular juego de vídeo que consiste en cazar pokemones virtuales, es parte del sistema, reproduce la realidad virtualmente en un juego adictivo que hipnotiza a las masas. Ví en las redes sociales un vídeo de masas hipnotizadas caminando aceleradamente en pos de un pokemón, decenas de eran miles, y eso sólo en una ciudad de Taiwán, en el planeta suman millones.

Una antigua corriente gnóstica creía que la Tierra es un lugar de castigo, que un demiurgo (Yahvé) se apoderó de la Tierra y de las almas de millones de seres que llegan a purgar sus culpas o a aprender una lección. Es además, un mundo donde prevalece la dualidad: blanco-negro, paz-guerra, amor-odio, luz-oscuridad, juventud-vejez, noche y día.

Esta corriente no es ajena a la mayoría de las cosmovisiones religiosas, el mundo es un gran teatro en donde se crea y recrea la eterna lucha entre el bien y el mal. La dualidad paz-guerra expresa un estado del mundo desde su creación, o al menos es lo que quieren que creamos, no sólo se trata de la religión, también el paradigma militarista impone la ideología de la guerra.

Los señores de la Guerra han programado ya las próximas guerras, al menos hasta el año 2035, en nombre de la democracia y la libertad, el militarismo expansionista continuará arrasando todo a su paso. La visión de los Señores de la guerra es apocalíptica, algunos artistas como Orwell con la novela 1984, y más recientemente Suzanne Collins con Los juegos del hambre, han imaginado el mundo en el que la sociedad se divide en una Élite, un gobierno dictatorial militarizado y las masas desposeídas, ignorantes y esclavizadas por la Élite.

En nuestro país y en todo el planeta el modelo se repite: una élite corrupta domina a los partidos políticos, el Estado cada vez más utiliza la fuerza y se coloca abiertamente del lado de los corporativos. Por si fuera poco, en nuestro atribulado país la situación se polariza, el discurso en las iglesias es cada vez más crítico y por primera vez en muchos años los sacerdotes se pronuncian por temas sociales y políticos.

Las cadenas que nos esclavizan tienen muchos nombres: libertad, paz, orden, progreso, religión, Dios…

El desafío para el hombre libre es hoy más difícil que nunca antes, los medios para convertirlo en un esclavo son variados, adictivos. El hombre libre no deja en manos de otros su responsabilidad ante las circunstancias, eso lo hacen los que quisieran evadir su responsabilidad personal ante los acontecimientos que nos lastiman y esclavizan.

El único camino parece ser el libre albedrío, y escuchar la voz de la Conciencia, esa presencia divina que nos indica sin lugar a dudas si hacemos lo correcto. Fue Víctor Hugo el que dijo que la Conciencia es la presencia de Dios en el hombre, esa Conciencia permanece, los Señores de la guerra quieren acabar con ella, lo mismo los Mercaderes de la fe, sólo los libres escuchan a su Conciencia, los esclavos escuchan la voz de otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: