domingo, 11 de septiembre de 2016

8049. LA MARCHA DE LA FALSA MORAL.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

MIGAS DE VIDA

Desde  la ventana de la vida,
vieja y apasionada amiga
me impregnas de tu amante savia,
me haces resurgir de mis cenizas,
ave que anidas en mi centro y aristas,
siempre amorosamente inconclusa,
nerviosa, pero siempre mía;
a veces casi arisca y elusiva,
te me das en migas, apenas,
pero son migas de mi vida.

eliseo.

Hoy domingo 11 de septiembre de 2016,  aparece en la prensa nacional la exaltada manifestación de la ultraderecha católica mexicana. Esa parte lamentable y terrible de la sociedad nacional, sólo comparable con la ultraizquierda ojerosa y exagerada que sigue pensando que un mundo sin todos iguales es insufrible (es decir que debe existir la igualdad por decreto..., anacronía de la ignorancia obviamente).

Con la bandera de la ignorancia y la ingenuidad, tomaron  la calle  miles de personas que de verdad, al parecer, creen lo que les han dicho deben defender...: el derecho a negar el derecho a decidir a las personas que no piensan como algunos jerarcas de la iglesia católica y de las asociaciones de la llamada ultraderecha alimentada desde los anales de la desinformación. El tema central era el repudio a las uniones igualitarias; con ella manifestaron su rechazo al derecho que tiene cada persona a decidir su vida a partir de sus preferencias emocionales y de acompañamiento.

¡Qué raro que la iglesia católica repudie lo que por siglos acogió y bendijo; las uniones entre personas del mismo sexo! No olvidemos que es una unión muy practicada durante muchos siglos bajo el nombre de UNIÓN DE HERMANDAD. Solamente eliminada a raíz de los concilios mediante los cuales, la parte conservadora de la citada iglesia se fue apoderando de las decisiones que competen a todos los creyentes. Por ejemplo hoy hasta se cuenta con el llamado LOBBY GAY, toda una sección de clérigos homosexuales que se han manifestado en busca del poder en el propio Vaticano.

Y afirmamos que fue una marcha de la ultraderecha usando la mala información y la ignorancia, por que protestaron en contra de la iniciativa del presidente Peña Nieto, mediante la que se propone la legalización de las uniones entre personas del mismo sexo... que, sus correligionarios del PRI se encargaron de informar que no respaldarían; ya sabemos que los priístas jamás han sido libres de representar a quienes los han elegido; por tanto, el aviso de que no van a apoyar tal iniciativa, es obvio que es una decisión de su propio jefe... el presidente.

Si los priístas retiran el apoyo a la  iniciativa, es lógico que esta queda fuera de las posibilidades de ser aprobada; por tanto resulta un acto de manipulación el que se ha realizado con la gente que ha salido a la calle a gritar y defender... ¡lo que dejó de estar en peligro!

¿Por cierto... qué defienden...?

Su ignorancia y temor ante la amenaza de tener que aceptar que la discriminación y el racismo están más vivos que nunca en México.

En efecto, esta sociedad que se encuentra en plena adoración de un cantante popular de manifiesta inclinación homosexual..."lo que se ve no se juzga", él mismo lo dijo, apenas a unos días de su muerte sale a maldecir a los que como él eligieron vivir su deseo y sexualidad con los de su género.

México es un país laico, vulnerado por la intromisión de la ultraderecha católica, en mal momento apoyada constitucionalmente por el inefable Carlos Salinas; hoy sus manifestaciones y abusos agreden y alientan la guerra homofóbica; se aprovechan de la ignorancia y el temor de la parte más controlada emocionalmente: las mujeres y los niños, al grito de que los jotos son un castigo divino alientan el pobre espectáculo que nos recuerda lo penoso que resulta ver el costo de la ignorancia en un país que finge perseguir una reforma educativa que nos ha de llevar al primer mundo del conocimiento, mientras que con la bandera de la intolerancia se va fomentando el desprecio por los que han sido marcados por alguien que hace siglos dejó de tener autoridad moral para hacerlo.

No nos interesa erigirnos en el baluarte y escudo de los que piensan y desean diferente a nosotros, solamente no queremos ser como esos que engañando, mintiendo y apostándole a la ignorancia han llevado a familias completas a gritar fobias que nos identifican como auténtico país racista y discriminador.

Quien arroje una piedra, que corra, las que le caerán, no serán pocas.

Usted tendrá su opinión.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: