jueves, 15 de septiembre de 2016

8064. 11-9-2001: DE LOS ESCOMBROS NACE LA ESPERANZA.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

11-9-2001: De los escombros nace la esperanza.

Nos encontramos hoy ante un momento único y extraordinario. La crisis del Golfo Pérsico, por grave que sea, ofrece una rara ocasión de avanzar hacia un periodo histórico de cooperación. De estos tiempos confusos puede emerger nuestro objetivo: un nuevo orden  mundial, una nueva época, más libre de amenazas y de terror, más fuerte en la búsqueda de la justicia y más segura en la búsqueda de la paz, una era en la que las naciones del mundo  Este y Oeste, Norte y Sur puedan prosperar y vivir en armonía.
George Bush, 11 septiembre 1991.


Las masas no saben que todo está conectado, han sido adoctrinados para creer en la separación. Otro lastre de la educación es la incapacidad de la mayoría de los seres humanos de encontrar causas detrás de los efectos. El paradigma de la separación se fortalece con la ideología del egoísmo, la independencia y la competencia, pero todos y todo estamos conectados de una forma sutil y misteriosa, como nos enseña la física cuántica. Es una forma sencilla de comprender el llamado “efecto mariposa”, el aleteo de las alas de una pequeña mariposa en Sudamérica provocará un tsunami en el otro lado del planeta. Otro paradigma impuesto desde hace cientos de años, desde que se propagó la ideología de la ciencia positivista, es que sólo existe lo que podemos medir, ver, tocar. Todas estas creencias se mantienen en las masas por la ignorancia planeada. Tal vez lo mejor es vivir en la ignorancia, vivir felices en la ignorancia, dicen algunos sin saber el alcance de sus palabras y sin entender que no hay felicidad sin libertad.

No es casual que un 11 de septiembre en Chile hace 43 años los Señores de la guerra comenzaran a imponer el perverso sistema neoliberal y asesinaran al presidente chileno Salvador Allende. No es casualidad que los mismos perversos eligieran el 11 de septiembre de 2001 para asestar el golpe a las Torres Gemelas, los cabalistas saben lo que significa el número 11, en el capítulo 11 del Apocalipsis de san Juan el 11 es la última hora, la hora de la oscuridad, pero también la hora que antecede el amanecer.

Las consecuencias del sistema neoliberal son tan nefastas como las guerras de intervención militar que se desataron luego del 11-9-2001. Un millón de muertos sólo en Irak y millones de muertos en los países en desarrollo a causa de las políticas impuestas por el sistema neoliberal y su instrumento, el Fondo Monetario Internacional.

Después de 15 años el mundo es más inseguro y las guerras se han multiplicado y parece que no hay esperanza. Estados Unidos, que juega un papel clave en el planeta es el foco desde donde se irradia la violencia porque el plan está inscrito en su papel moneda: un nuevo orden mundial, como lo anunció el entonces presidente George Bush un 11 de septiembre de 1991 ¡Qué casualidad! ¿Algo ha cambiado? Un neofacista y una militarista, Trump y Clinton, son las opciones de una farsa democrática que es despreciada por más del 90 % de los electores en el imperio de acuerdo a una encuesta del Washington Post. Los dos son títeres del sistema y el cambio no vendrá por  ninguno de ellos.

El mismo día que los Señores de la guerra celebraban la caída de las Torres, el pueblo se unió para rescatar de los escombros a los sobrevivientes; a la devastada Zona Cero llegaron blancos y negros, legales e ilegales que unieron sus manos para tratar de ayudar a las víctimas, bomberos blancos, latinos y negros dieron su vida generosamente adentrándose en el infierno. El sacrificio de tanta buena gente no será inútil. De los escombros de las Torres Gemelas nacieron los movimientos antibelicistas más importantes en los últimos 55 años en Estados Unidos.

El gesto del lunes pasado, cuando el quarterback  Colin Rand Kaepernick de los 49ers de San Francisco puso una rodilla en el piso y se ha negado a ponerse de pie ante la bandera y el himno nacional de su país como protesta contra el racismo y la violencia contra los negros y las minorías en Estados Unidos, es sólo uno de millones de gestos que muestran que los movimientos sociales conocidos como Ocupa Wall Street,  Black Lives Matter y los  miles de indígenas sioux en Dakota del Norte que luchan contra la construcción de un oleoducto, hacen crecer la conciencia y la esperanza en un mundo mejor.

México, dominado por una partidocracia corrupta, cómplice de los Señores de la guerra, comenzará a ser libre cuando el pueblo despierte y rompa sus cadenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: