viernes, 16 de septiembre de 2016

8070. EL GRITO SIN LIBERTAD... ¿Y CON MIEDO...?

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

EL VIENTO

Se desgrana por tu pelo y me agrede,
impertinente él..., así es, así vive,
sin pedir permiso viaja en tu cuerpo,
se sabe el camino... te dibuja
a veces desde el agua hace burbujas,
luego urgente y lascivo te mece,
mis deseos y celos  desfallecen,
abierta y groseramente desplazado,
respiro el viento que te cubre, te toca,
te recorre de los pies a la boca
arañando tu pelo  se acomoda y duerme,
groseramente  amoroso, mi casi enemigo,
me recuerda cuan hermosa has amanecido.

eliseo

Mi muy querida amiga me comenta en tono de pregunta... ¿y qué se festeja realmente hoy  con el grito...; acaso hay algo para festejar...?

Luego comentamos la manera en que el personal de la presidencia de la república   acarrea, en cientos de camiones, a miles de personas de los estados aledaños al DF (sobre todo el Estado de México), que sumados a cientos..., quizá miles de empleados de las diferentes policías y ejército; lograron poblar muy buena parte del zócalo de la capital. De esa forma evitaron que el pueblo, de manera espontánea usara el espacio que, de origen, le pertenece: la plaza pública.

Gracias a esa enorme labor, con un gran dispendio económico (para eso, dinero sobra), el presidente Peña Nieto logró evadirse del juicio popular; se sabe repudiado, rechazado, pero como buen discípulo de  su poco presentable padrino político Carlos Salinas,  al México que no lo quiere (que hoy es casi el 80% de los mexicanos) lo hizo  a un lado del evento de cada noche del 15 de septiembre...: gritar Viva México y darle la espalda, o incluso mentarle la madre.

Dejémonos de tonterías, lo más normal de una sociedad agraviada en buena parte, es que se  manifieste, que lo grite, sabe de antemano que no tendrá respuestas necesariamente a su favor; pero al menos podrá gritar su molestia.

Como si fuera poco, por la mañana, la funcionaria del gobierno del DF, la arribista y oportunista Patricia Mercado afirmó en los noticiarios afines al gobierno y televisa, que la marcha propuesta en las redes sociales, en demanda de la renuncia de Peña Nieto, ya estaba controlada de antemano; incluso en todo de desprecio afirmó que eso es solamente una invitación en las redes y que no creía que llegara a más de unas 850 o 900 personas. El presidente podía estar tranquilo, no llegaría esa marcha, que en todo caso se suponía muy pequeña. Hoy 16 de septiembre, sabemos que la cantidad de manifestantes llegó a varios miles..., que fueron contenidos antes de llegar a la plaza... ¡para que el señor presidente continuara con su espectáculo deprimente de dictadorzuelo de mal gusto, sin que lo "nacos" mexicanos inconformes le gritaran sus inconformidades!

La cifra que se maneja de esa marcha va de 4000 a 6000, dependiendo de quién lo diga: o los que la detuvieron, el gobierno del DF, o algunos medios de comunicación independientes.

Obviamente, como se ha hecho costumbre, lo más socorrido en estos eventos es el espectáculo  artístico que taimadamente se prepara... ¡con el circo hay que darle atole sin tamales al pueblo!: que una artista conocida mueva el trasero y la boca, que  finja cantar y  acelere las pasiones por el deseo de la carne. O, que un grupo de moda nos recuerde la miseria de nuestra existencia con su "música banda", más acorde para personas algo desorientadas en lo que sucede en su entorno social, que para personas pensantes, para que se olviden del malestar con que, muy probablemente, muchos de ellos han llegado "al grito".

Nuevamente me regresa la pregunta de mi queridísima... ¿hay razones para dar el grito? creo que si las hay, pero no de la forma en que originalmente se pensó: para honrar a las personas que nos dieron la libertad ante la corona española. Las razones de hoy son para protestar contra un gobierno que está rematando los bienes nacionales; y como oferta especial, tuvo el descaro de ofrecer la soberanía, o lo que queda de ella, al candidato Donald Trump. En esas condiciones, creo que si hay razones para dar el grito, y decirle a esta pandilla de descastados que usurpan el poder (en toda democracia este se ostenta por orden popular, y se retira de la misma manera, y hoy Peña Nieto es una persona no grata para la mayoría de los mexicanos), decirles que tienen que irse ya; que no son bien vistos.

Esto, me parece, es una razón de peso; quizá por eso se acarreó a miles de personas de otros estados, y se contuvo la marcha en contra de Peña Nieto, para negar lo evidente: no se les quiere más en el poder; lastiman la investidura que un día juraron respetar.

Pero bueno, si usted se divirtió, cantó al ritmo de la chica del momento, y se sintió muy en su elemento con la "muuuyy culta música banda", pues felicidades; solamente se constata que en ocasiones no tengo razón al negar que cada pueblo tiene el gobierno que se merece...; pero lo sigo sosteniendo... ¡no nos merecemos esto..., por favor!


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: