lunes, 26 de septiembre de 2016

8093. DOS AÑOS, PADRES BUSCANDO, GOBIERNO FINGIENDO.

LA ECONOMÍA Y USTED
Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI


DESDE ENTONCES
A la distancia el recuerdo suave
toca a la puerta y rompe el silencio,
despacio, a tientas me invade
sabe a ti, huele a ti, es tu sombra,
es la amorosa emoción que aun te nombra,
la  insatisfecha esperanza de que vuelvas.
Desde entonces, desde siempre,
cada mañana sin ti no tiene luz.
eliseo.

Este lunes 26 de septiembre de 2016 se cumplen dos años de una de las infamias que han de acompañar el resto de su vida política al gobierno de Peña Nieto, afirmamos los tiempos de su vida política, porque, por las prendas mostradas, no se ve que en lo personal pueda llegar a ser traumático el acto de impunidad con que ha mostrado su verdadera personalidad este gobierno. De hecho después de Atenco, Ayotzinapa, al parecer, es solamente la corroboración de una personalidad poco sensible ante las demandas sociales. Al menos aso es lo que dicen los hecho de la personalidad del presidente de México; con muy poca sensibilidad frente a lo que no puede manejar.

De manera simultánea vemos a un grupo de padres (medre y padre) gastando un trozo de sus vidas
buscando lo que han demostrado que es motivo de respeto y amor: ¡buscan a sus hijos! ¡Cuánto orgullo y respeto merecen estas personas; todo lo contrario de lo que despierta el gobierno y quien lo encabeza! Se les trató de chantajear... ¡Tomen un millón de pesos por muchacho y dejen de buscar...!  

De golpe y de manera grosera quisieron comprar su silencio, su orgullo y su amor; hoy, luego de dos
años, ellos quieren saber que ha pasado con sus hijos. Ya sabemos que la imagen de los estudiantes normalistas no es la mejor; difícilmente se les puede ver con mucho cariño precisamente; eso es un tema con poco debate.  Quizá lo que más duele y lastima es la manera tan sucia con que el gobierno de Peña Nieto ha ido ensuciando la investigación mediante la negación a una investigación abierta, de tal forma que la sociedad pueda sentir que, efectivamente se busca establecer la verdad de los hechos y sus intenciones... ¡no su verdad histórica, esa solo sirve para las estadísticas oficiales! es decir una mera manipulación de la información, sin hechos comprobables.

En todo este proceso dramático de dos años, lo que más ofende es la sensación popular de que, en realidad, el gobierno siempre supo lo que pasó con los normalistas; esto se desprende del sentido común: se supone... ¡sólo se supone! que quien controla la información en este país es el gobierno, y lo que hemos visto tiene un tinte a resistencia a permitir que se sepa lo que realmente sucedió. Eso es lo que más lastima a la sociedad, que se le siga tratando como una menor de edad que no debe enterarse de lo que sucede en su entorno.

Mientras los días alimentan el sentimiento con sabor a infamia; me emociona el orgullo con que estas personas, los padres (mujeres y hombres) siguen ahí..., en la calle buscando a su motivo de respeto y amor, sus hijos, esto los hace muy grandes... ¡son demasiado grandes para la poca estatura de quien les gobierna! (obvio, parafraseando al Mio Cid)

Un abrazo cariño, y hasta siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: