martes, 27 de septiembre de 2016

8100. LAS SILLAS VACÍAS.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Las Sillas Vacías.

La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas.
Albert Camus (1913-1960).
Escritor francés.


Mientras camina, una mujer observa las fotografías colocadas una en cada silla, en el número 16 de St. George St, London W1S 1FD, en Reino Unido, sede de la embajada de México en ese país; las sillas vacías, cada una con la fotografía de uno de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, a dos años de su desaparición, fueron colocadas por integrantes de Amnistía Internacional que denunciaron que “el gobierno de Enrique Peña Nieto ha puesto obstáculos a la investigación para que se esclarezca la suerte de estos 43 jóvenes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero (sur), que estudiaban para ser profesores en las escuelas primarias más pobres del país.”

Tilly Lavenas expresó: "Colocamos estas sillas vacías ante la embajada en protesta silenciosa contra su incapacidad para encontrar a los estudiantes", por su parte Erika Guevara Rosas, responsable de América en Amnistía Internacional, dijo en un comunicado que "la tragedia de Ayotzinapa ha puesto al descubierto como la administración de Peña Nieto no se detiene ante nada para encubrir las violaciones de los derechos humanos que ocurren ante su mirada en México".

Amnistía Internacional considera que desde que Felipe Calderón inició su guerra contra las drogas, en el año 2006,  han desaparecido más de 28 mil personas mientras que el número de muertos rebasa los 200 mil.

En nuestra ciudad un grupo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación realizó una marcha para recordar el 26 de septiembre. Partieron a las 18 horas de la calzada Zamora-Jacona a la altura de plaza Ana para dirigirse a la plaza principal. Un grupo de oradores se encargó de recordar a los 43 estudiantes de la normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, en Iguala.

En otras ciudades del Estado y en otras entidades se realizaron marchas, como en la Ciudad de México, en donde la marcha se inició 20 minutos después de las 16 horas, y en donde uno de los padres de los 43 levantó una pancarta que decía: “Los mexicanos no tenemos por qué soportar otros dos años más a estos malditos asesinos”.

No sólo Amnistía Internacional condenó al gobierno de Peña Nieto, las repercusiones del caso llegaron a Europa y otras partes del planeta. En Madrid se realizó una manifestación en el centro de la ciudad y el artista mexicano Argeo Mondragón pintó un mural en un muro de Madrid; el artista denunció al gobierno de Peña Nieto y exigió justicia para sus familiares; con el mural el artista expresó su “dolor” ante la “espiral que fascismo y represión que afronta nuestro país”. El mural fue desvelado ayer en el madrileño Campo de la Cebada, un centro de autogestión ciudadana, en el que se denunció la desaparición forzada de miles de ciudadanos mexicanos por motivos políticos, la descomposición social del país fruto de la crisis económica y política que “atraviesa el país”, al tiempo que se expresó “ese sentimiento de rabia, frustración e impotencia que tenemos”.

Por si fuera poco, la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), exigió al gobierno mexicano medidas urgentes para garantizar el derecho a la verdad.

Julian Lomelín y Jorge Ruiz, estudiantes de ciencia política e integrantes del Programa de Derechos Humanos de la Universidad Iberoamericana afirmaron que la búsqueda realizada por el gobierno federal para encontrar a los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa ha sido "criminal e inepta": "Los servidores públicos han manipulado la evidencia, callado y forzado voces. Han realizado todo tipo de acciones cuyo propósito es destruir la verdad, apostando al olvido para que sustituya el miedo, la rabia, la tristeza, resistencia y lo más importante; la esperanza por encontrar luz en obscuridad que abraza una nación convulsa y secuestrada".

“Seguimos sin saber dónde están. Esto no significa que no los hayamos buscado; sin embargo su ausencia demuestra que, como sociedad, no hemos hecho lo necesario para encontrarlos" agregaron.

La Universidad Iberoamericana realizó una jornada conmemorativa denominada Diálogo y reflexiones sobre desaparición forzada, impunidad y participación ciudadana. Rodolfo Gamiño, académico del Departamento de Historia de la Universidad, indicó que a lo largo de la historia de México la desaparición forzada es un fenómeno presente y es continuo. "Ayotzinapa no fue un accidente, ni algo que se salió de las manos; es toda una ingeniería represiva que data de estos años".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: