martes, 4 de octubre de 2016

8128. LA PAZ ES UN DERECHO, ES UN PRINCIPIO UNIVERSAL.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La paz es un derecho, es un principio universal.

La violencia no es sino una expresión del miedo.
Arturo Graf (1848-1913).
Escritor y poeta italiano.


El análisis de lo que pasó en Colombia el domingo pasado nos deja perplejos. El resultado del plebiscito muestra que ¡¡¡el pueblo de Colombia rechazó el acuerdo de paz!!! entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se impuso el NO a la paz con 51.21 % de votos, contra 49.78 % por ciento en favor del SI a la paz, el dato más relevante es que el abstencionismo alcanzó 63 por ciento, es decir, se impuso la apatía. Del total de 34.9 millones de electores convocados para aprobar o rechazar el acuerdo suscrito en Cartagena de Indias el pasado 26 de septiembre, sólo acudieron a las urnas poco menos de 13 millones de votantes.

En primer lugar llama la atención que se llame a los ciudadanos a votar un asunto que no debería de estar sujeto a una elección: la paz. La paz es un derecho de la humanidad, un derecho que debería de estar en primer lugar en cualquier constitución política. Ni el gobierno de Colombia ni ningún otro debe realizar un plebiscito para votar el derecho a la paz. ¿Porqué los gobiernos no convocan a plebiscito para hacer o no hacer la guerra, porque no lo hacen antes de endeudar a sus pueblos, para decidir el monto de los sueldos de la alta burocracia?

En México Felipe Calderón comenzó una guerra que el gobierno de Peña Nieto continúa, como si la violencia fuera el único camino. La violencia, la guerra, es el método más irracional para solucionar los problemas de una sociedad, pero conviene a la cúpula que detenta el poder.

Como bien lo sabía Gandhi, la no-violencia, es decir, rechazar cualquier medio de fuerza y coerción para resolver los conflictos es la única forma de enfrentar la fuerza irracional de los violentos. Pero la paz no conviene a los Señores de la guerra, tanto a los extranjeros controlan el complejo militar industrial en Estados Unidos, como sus siervos instalados en los altos puestos del gobierno y las instituciones del Estado, en México.

 No es posible justificar la violencia, recurrir a medios violentos es injustificable, lo mismo se puede decir del gobierno alineado a los intereses más retrógrados de Washington, que de los sectores más radicales de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, o de los normalistas que utilizan la violencia dirigiéndola hacia empresas privadas o bloqueando las redes de comunicación.

La espiral violencia sólo beneficia a los líderes tanto de parte del gobierno como de parte de los normalistas y sindicalizados, en cambio, pierden miles de microempresarios, estudiantes, trabajadores y ciudadanos, los que realmente trabajamos y pagamos impuestos.

La violencia parece el camino más corto para solucionar los conflictos, pero no lo es, como lo muestran las cinco décadas de violencia entre la guerrilla colombiana contra el gobierno y la década de violencia que inició Calderón. El conflicto en México ha sumado en sólo 10 años  casi tantos muertos como los caídos en los cincuenta años de la batalla en Colombia, lo cual indica el alto nivel de violencia que vivimos en nuestro país.

En la debilidad está la fuerza, afirmó san Pablo en 2 Corintos, 12:10: ”porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. En países dominados por la fuerza de la violencia, sólo nos queda la no-violencia para fortalecernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: