miércoles, 5 de octubre de 2016

8133. ¡GRACIAS!

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

¡Gracias! 
Usted porque se regodea hablando de lo mal que estamos y disfruta la dicha inicua de detestar al gobierno, ni se enteró que este lunes 3 de octubre del 2016 (fecha inscrita ya en los anales del sexenio), nuestras máximas autoridades, dieron un golpe de timón que nos ha mejorado la vida a todos los que habitamos en este país. Pa’ que se lo sepa.

No se enteró porque no le dio la gana (o sí supo y nomás por contreras hace como que no), pues el trascendental acto fue consignado en la prensa escrita, radial y televisada, aparte de que la Secretaría de Gobernación puso en la red un video -34 segundos, precisan los diarios de más prestigio, como para que no quepan dudas de la seriedad de la información-, y el mismísimo señor-presidente-de-la-república, incansable cuando de servir a la Patria se trata, puso 3 tuiters, 3…sí, leyó bien: tres (no hay tarea -por hercúlea que sea-, que Peña Nieto no esté dispuesto a enfrentar por el bien de todos), anunciando a tenochcas y extranjeros residentes en territorio nacional que la acción ya emprendida “(…) contribuirá a mejorar las condiciones de seguridad, justicia y estado de derecho en México”.

¿Qué tal?... contribuirá a mejorar las condiciones de seguridad, justicia y estado de derecho en México (‘contribuirá a mejorar’, escribió el Titular del Poder Ejecutivo Federal… ¡cuánta modestia!), gracias a que después de esfuerzos que ni nos imaginamos (estudios, mesas de trabajo, desveladas y malpasadas), se concluyó que la numerología sí es ciencia y que el cero seguido del doble seis, nos tenía muy cerca del maldito triple seis, el número de la Bestia, del Diablo de todos tan temido (cosa previamente verificada en el Libro de las Revelaciones), por lo que a partir de ya, en lugar del 066, se usará el 911… ¡salvadota!

Ripley se revuelca en su tumba, esto era para su “Aunque usted no lo crea”: el gobierno federal puso en marcha a toda su maquinaria de difusión y propaganda para hacernos saber que no escatiman esfuerzos velando por nuestra seguridad, justicia y estado de derecho en México: el súper agente 911 ha llegado en nuestro rescate. ¡Bendito sea el dios en que cada uno crea!

No minimice, no hay que ser mezquinos, que no es tan fácil, que si lo fuera, no se hubieran tardado desde el 27 de noviembre de 2014, hasta el 3 de octubre del 2016 (casi dos años), en lograr la hazaña, porque fue en esa fecha cuando el Presidente anunció esta medida como parte de las diez medidas para “mejorar la seguridad, la justicia y el Estado de Derecho”… y como es costumbre: ¡cumplió!

Tan no era ni es fácil conseguir algo de esta escala, que por lo pronto el 911 nomás se usará en 16 estados, como de tan buena manera nos informó el Presidente al final de su tercer tuitazo (Baja California, Coahuila, Colima, Chiapas, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Quintana Roo, Sonora, Tlaxcala, Puebla y Zacatecas; en el resto del país, CdMx incluida, no gozarán las glorias del 911 sino hasta el 9 de enero de 2017… los demás que se resignen: seguirán con su 066 hasta que les llegue su turno de disfrutar la maravilla del 911).

¿Por qué no pueden hacer las cosas bien a la primera?; si van a cambiar el numerito, que sea de una vez en todo el país… no, si se puede hacer barroca la cosa, se hace y entonces, primero nomás la mitad de los estados y luego en el resto, que la gente no tenemos llenadera y si empiezan a darnos todo peladito y en la boca, luego nos ponemos exigentes (por eso tenemos celulares de 044 y de 045 aún y cuando ya no cuestan las largas distancias).

No son ganas de moler pero, por ese afán churrigueresco, por esa tendencia a complicar, enredar y hacer retorcido lo que puede ser sencillo, es que, por ejemplo, el Sistema Nacional de Atención de Llamadas de Emergencia -el 066- nomás servía en el 97% de los municipios del país, en tanto que el 089 -Sistema Nacional de Denuncia Anónima-, opera en el total de municipios… a ver, ¿por qué?... pues quién sabe o si alguien se pone pesado: porque sí. Igual nadie denuncia nada y son minoría los que usaban el 066 (en la capital del país, la CdMancera, sólo el 4% de los que tuvieron alguna emergencia lo marcaron).

Pero si hay flacos en el gobierno, entre nosotros los del peladaje, hay entecos: no nos basta con no usar siempre el número de emergencias (que es de una gran ayuda, pues en lugar de marcar varios teléfonos, en uno sólo le coordinan todo: policía, Cruz Roja, bomberos, lo que haga falta), sino que el 90% de los que usa, lo hace de ‘broma’. Según el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), Álvaro Vízcaíno Zamora: 9 de cada 10 llamadas de emergencia son falsas, 9 millones de telefonazos falsos al mes a los números de emergencia… de plano, así no se puede. Y son tantas que de plano mejor no las sancionan, les costaría montañas de dinero andar imponiendo castigo a 108 millones de bromistas al año (ya podrían decirle a Slim que bloquee una semana el teléfono que se use para una bromita de esas y que cobre 50 pesos por volverlo a conectar: le juro que en tres días ya está armado el sistema y funcionando… hasta por menos).

De cualquier manera, queda en el aire la pregunta: ¿cuál es la ventaja de cambiar del 066 al 911?... parece que ninguna, a menos que haya gato encerrado y parece que sí hay:

Según Forbes de ayer, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) informó que “(para) el establecimiento del número 911 (…) fue precisa una colaboración entre los diferentes prestadores de servicios de telecomunicación sobre los requerimientos de información relacionada a la localización geográfica en tiempo real de los equipos de comunicación móvil, así como del registro de datos”… mmm, o sea: para atender emergencias hacía falta instalar un localizador nacional de celulares y registrar los datos del dueño del aparato. Confiemos, no hay razón para no hacerlo: únicamente para casos de emergencia nos quieren tener localizados y registrar nuestros datos. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: