lunes, 10 de octubre de 2016

8146. EL COCHINITO.

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

El cochinito.
Suelen ser los domingos mal día para trabajar y si de escribir sobre sucedidos nacionales de actualidad se trata, peor, pues por ser día de descanso, disminuye en gran medida la emisión de baba de nuestros personajes públicos. Ni modo.

Ya mañana le comentará algo este su texto servidor, sobre la previsible moquetiza que por cortesía de madame Clinton, recibirá don Trump en el debate que cuando usted lea esto, ya fue (moquete, dice el diccionario: ‘De moco; puñada dada en el rostro, especialmente en las narices’; y de ‘puñada’ dice que es ‘golpe con la mano cerrada’… ¡caray!, luego se queja la Academia). En fin, ya algo diremos del desmoronamiento de don Trump, que no sufrió la estampida de miembros de su partido sino hasta que le sacaron una grabación diciendo hartas groserías y vulgaridades al hablar de las mujeres, lo que confirma el carácter conservador tan propio de una sociedad de moral formalista como son los protestantes que siguen siendo la mayoría del electorado de los EUA… y encima, no paga impuestos.

Ya lo abandonaron a su suerte los republicanos de la cúpula. ‘Fox News’, canal de televisión al servicio de don Trump, ayer, desde horas antes del inicio del debate, ya lo daban por muerto, a menos que tuviera algo verdaderamente explosivo que echarle en la cara a doña Clinton (no que su marido, Bill, es un coscolino, eso lo sabe el mundo y la familia Lewinsky). Ese arroz ya se coció. Como allá, a lo mejor doña Clinton se presentó con el tema de ‘Rocky’

Nomás no se me equivoque: la señora Hilary no es santa, ni angelita de nuestra guarda. No va a espantar al gran capital, ni a los inversionistas-especuladores, no provocará un derrumbe global de bolsas de valores (con todas sus consecuencias), pero así como que vaya a ser un encanto, no, tampoco. Ahí se acuerda de este López.

Sí permite el tiempo comentar el chistorete del Comité Noruego, que otorgó al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón, el Premio Nobel de la Paz (Comité compuesto por cinco personas que nombra el Parlamento noruego).

Uno no es quien para cuestionar las prendas personales del señor Santos, pero al otorgarle ese premio de tanto prestigio se ratifica la seriedad de aquello que reza: “errar es humano”. Y ¡vaya que la han pitado al otorgar ese premio los muy seriecitos noruegos! (no son serios, es que… con ese clima).

Antes les han otorgado el Premio Nobel de la Paz a algunos que en ese tema de plano daban vergüenza. Le pongo unos ejemplos, nomás para que vea que no son ganas de calumniar:

En 1906 a Theodore Roosevelt, el que invadió a sangre y fuego las posesiones españolas en el Caribe y el Pacífico, el que instaló la base de Guantánamo en Cuba. El que le arrancó Panamá a Colombia (para que el Canal se hiciera y fuera yanqui), el que apoyó a Bélgica en el Congo y se opuso a toda intervención humanitaria.

En 1919 a Woodrow Wilson, el que invadió México, Haití y República Dominicana. El que prohibió contratar negros en el gobierno federal de su país, el que justificaba el Ku Klux Klan (“Los hombres blancos fueron provocados por un mero instinto de supervivencia... hasta que finalmente surgió un gran Ku Klux Klan, un verdadero imperio del sur, para proteger al territorio sureño”, dijo el caballerito).

En 1978 a Menachem Begin, el que dinamitó un hotel ocupado (el Rey David, en Jerusalén, en 1946); el que dirigió la matanza en Deir Yassin, contra una aldea árabe, entre 104 y 120 asesinados. El que invadió Líbano en 1982. Lindo carácter del premiado.

En 1994 a Isaac Rabin, el que hundió en 1948 el barco ‘Altalena’, que llevaba judíos del bando  de Menájem Beguin, opuesto a Ben Gurión (19 muertos); el ‘Comandante de la Guerra de los Seis Días’; el 27 años militar… sereno recibió su medallita.

En 1992 a Rigoberta Menchú, tan popular ella y con una historia llena de interrogantes, tantas que la ‘III Cumbre Indígena Mundial’, no la apoyó para que fuera candidata a la presidencia de Guatemala (igual se presentó y sacó el 3,27 % de los votos… en su tierra). La exsocia del Dr. Simi en las Farmacias Similares (por si no sabía), la que califican grupos políticos de los EUA como ‘una de las mayores bromas pesadas intelectuales y académicas del siglo XX’; que en su famosísima biografía se permitió ciertas libertades literarias que antes se llamaban mentiras.

En 1973 a Henry Kissinger (sin comentarios)… sí, ese, el que respaldó-organizó-dirigió los golpes militares en Argentina y Chile: Premio Nobel de la Paz.

Hay más ejemplos, pero no espacio, así que de regreso a don Santos:

A qué hora se le olvidó al Comité Noruego, que el caballero fue Ministro de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional; que el 4 de noviembre de 2008, admitió públicamente las ‘ejecuciones extrajudiciales’ de las Fuerzas Armadas bajo su mando. El más temido enemigo de las FARC, el que ordenó el 1o de marzo de 2008, atacar uno de sus campamentos en otro país (en Ecuador), con el apoyo de Robert Gates, entonces  secretario de Defensa de los Estados Unidos; ataque en que murieron 22 guerrilleros y cuatro estudiantes de la UNAM que según el secretario ejecutivo de la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos, habían ido en un congreso bolivariano (sobrevivió una joven, se ha de acordar: Lucía Morett Álvarez, sobre la que a la fecha, pesa la orden de aprehensión por parte del gobierno colombiano, que obtuvo de Interpol la orden internacional  de detención, y de la que se desconoce su paradero desde julio de 2009), asunto que le costó una orden de aprehensión del gobierno ecuatoriano, al hoy galardonado por muy pacífico señor Santos.

De ese calibre es el poder del imperio global del capital, en general, y del gobierno de los EUA, en particular: les urge blindar los Acuerdos de Paz de Colombia. No porque les preocupen gran cosa, que no les preocupó 50 años, sino porque ante la eventual legalización de las drogas (en unos cuantos años más), no quieren competencia, quieren nomás para ellos los 500 pasteles, como el cochinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: