martes, 11 de octubre de 2016

8149. PREMIOS NOBEL DEVALUADOS; LOS HÉROES ANÓNIMOS EN EL OLVIDO.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Premios Nobel devaluados; los héroes anónimos en el olvido.

No hay héroe en la soledad; los actos sublimes están determinados siempre por el entusiasmo de muchos.
Eliphas Lévi (1810-1875)
Mago y escritor ocultista francés.


¿A quién convencen los devaluados Premios Nobel? Sólo a los incautos que viven el sueño de la Matrix. La prensa internacional informó que dos  “investigadores” Oliver Hart y Bengt Holmström, se les concedió el premio en economía por su aportación a la teoría de los contratos ¡¡aaaaaaaaahhhhh!! ¿Queeee quééééé?, ah, los ilustres miembros de la Academia de Ciencias que decidieron conceder el premio a Hart y Holstrom, señalaron: “tenemos ahora los instrumentos para analizar no solamente los términos financieros de los contratos, sino también la prestación contractual de los derechos de control, de los derechos de propiedad y de los derechos de decisión entre las partes". Ooooooohhh ¡qué chingones!

La nota de prensa agrega: “Entre los temas a los que han aportado luz, según la Academia, plantean estos interrogantes: "los suministradores de servicios públicos como escuelas, hospitales o prisiones ¿deben pertenecer al (sector) público o privado?”...”Los profesores, el personal de sanidad, los guardias de las cárceles ¿deben recibir un salario fijo o indexado a sus resultados?" "¿En qué medida los directivos de empresas deben ser remunerados a través de primas o de stock-options?”, o sea, puras morisquetas, maromas mentales.

Si lo tomamos a broma, no nos queda sino reír, pero los premios Nobel perdieron totalmente su sentido originario si es que alguna vez lo tuvo. Se concedió el premio Nobel de la Paz al presidente del país más belicoso del planeta, Barack Obama, ahora se entrega a otro presidente, el de Colombia; cada vez más el premio se entrega a políticos, entre ellos al recientemente fallecido ex primer ministro de Israel, Shimon Peres, un sujeto que fue dos veces primer ministro, tres veces canciller, titular de varias otras carteras, que vivió la mayor parte de su vida, 60 años, de la política y que dejó tras de sí muerte y destrucción.

Al respecto leí una nota de Pedro Pozas Terrados en su página de Internet http://www.igualdadsimios.blogspot.mx/, copio para ustedes lo esencial de su propuesta de entregar el premio de la paz a: “Los cascos blancos de Siria, voluntarios civiles que todos los días salvan vidas de los escombros producidos por el bombardeo de ciudades de Siria por su propio gobierno en un claro genocidio consentido por la comunidad internacional. Los cascos blancos dan su vida altruista todos los días, verdaderos héroes de la paz”.

“A las organizaciones no gubernamentales, que están salvando la vida de miles de personas que se encuentran huyendo de la guerra y saltan en pateras o embarcaciones desechables al mediterráneo para intentar conseguir llegar a zonas sin guerras ante la vergüenza irresponsable, autoritaria e indigna de la Unión Europea. ¿Para qué queremos los barcos de guerra? ¿Para matar solamente? ¿Es que tienen que ser organizaciones que no son del gobierno, que son de la sociedad civil las que se encarguen de rescatar a los miles de refugiados que angustiados y temerosas huyen de la guerra? ¿Dónde está la humanidad? los políticos la han perdido y los ciudadanos que los votan son responsables de esta catástrofe humana sin precedentes en la historia de la humanidad”.

“A los líderes de pueblos indígenas que son asesinados por defender sus tierras, el pulmón del planeta y en lugar de darles un premio permitimos que les den plomo para callar su voz ante una vez más, la clara vergüenza de una comunidad internacional que solo vela por los intereses de sus bancos y unos gobiernos responsables de crímenes de lesa humanidad.”

Ellos son  los verdaderos premios de la paz que deberíamos dar todos los ciudadanos del mundo”.

De acuerdísimo con el señor Pedro Pozas Terrados. Los Nobel son un gran distractor, los verdaderos héroes son olvidados intencionalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: