martes, 18 de octubre de 2016

8171. ¡A COOPERAR!

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

¡A cooperar!   
Cuando la Tilica (Esperanza se llamaba, pero siempre fue muy flaquita y se le quedó Tilica), cuando la Tilica, le decía, encargó su bebito indocumentado (sin acta de matrimonio), sus papás -tía Mago (Margarita) y tío Sixto-, pasaron el trago gordo como mejor pudieron y en la familia hubo un ‘¡uy!’ general (en aquellos tiempos era cosa seria tirando a grave), un ‘¡uy!’ matizado con el hipocritón y consabido ‘en las mejores familias pasa’. Luego fue la Tenchita (Hortensia), la que aportó otro bebé exento de trámites civiles y religiosos y entonces sí hubo gritos y sombrerazos (tía Mago gritó, tío Sixto aventó unas sillas), y en la familia hubo un ‘¡mmm…!’ colectivo y abiertamente reprobatorio. Antes de cuatro años más, Teresita, Tulia y Tabi (Tabatha), les  completaron a sus papás la flor imperial de nietos con papá por determinar. En una plática de sobremesa, alguien comentó que los tíos eran los campeones mundiales de la mala pata, porque de cinco hijas, cinco críos y ni una boda, era como una Lotería negra. Tía Victoria que a todo llamaba por su nombre, dijo que no, que las de la mala pata eran las hijas y que la Mago y el Sixto para papás no servían; severa… y precisa.

Ayer, tempranito, Carlos Loret, en su noticiero de la tele, presentó un video que le llegó anónimamente. En él, un empresario dice que le dio una extensión de su tarjeta de crédito a la esposa de Javier Duarte, el ahora exgobernador de Veracruz. Aparte presentó don Loret unos papeles en los que dijo, parece que el Javidú (Jairo Calixto ‘dixit’), pasó la propiedad de una casa a su esposa y luego ella se la vendió a un tío de ella por 10 dólares. ‘Tá bueno.

Si es cierto que lo de la tarjeta de crédito, es asunto entre el empresario y la señora (a lo mejor por esa noticia se están dando la peleada de vida don Duarte y señora… ¡pos esta!); y que el esposo done a la esposa una casa, tampoco parece ser paso previo a la ocultación de un bien raíz, mediante la venta posterior, documentada, firmadita, a un tío de la dama, a menos que crea usted que estos señores del gran poder no saben esconder cosas mal habidas.

Abierta la temporada de caza de Duarte, lo que sirva para acabar de pulverizarlo, vale. Lo que sea. Aunque en el video el empresario haya negado ser prestanombres del Javier, eso no cuenta: la premisa es que solo lo malo es cierto (y don Duarte es el malo de Malolandia). No hay presunción de inocencia para políticos, no seamos ingenuos, son siempre culpables. Si el video y el documento se obtuvieron ilegalmente (que parece ser el caso), y al publicarse en la tele quedan invalidados como posibles pruebas en un juicio, no importa: el respetable público, la bestia de mil cabezas, ha sido alimentada con carnita fresca. A todo dar.

Luego, en ‘El Universal’, se publicó, nota de Edgar Ávila, que Veracruz queda peor que Haití después del uno-dos que le recetó nuestra madre natura (terremoto más huracán), gracias a la deuda pública que les deja don Duarte como herencia maldita. Comentarios del corresponsal aparte, la nota consigna los siguientes adeudos (no es cita): créditos bancarios y bursátiles del sexenio: 37,625 millones de pesos; pasivo circulante: 3,469 mdp; cuentas de orden: 9,752 mdp; pasivo circulante de organismos públicos descentralizados: 23,252 mdp; créditos como garantía de pago oportuno: 4,239 mdp; deuda contingente: 3,390 mdp; deuda a corto plazo a pagarse en noviembre de 2016: 4,798 mdp; deuda bancaria  a pagar con el Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de Entidades Federativas, 5 mil mdp; crédito como garantía de pago oportuno, 750 mdp. Aparte, el gobierno jarocho debe el pago de prestaciones al magisterio, entrega de cuotas sindicales y recursos del Seguro del Magisterio: más de 450 mdp. Suma esto 92,725 millones de pesos.

Muy mal.

Peor que muy mal.

Siete hogueras.

Que lo hagan croquetas para perro.

Que lo estaquen (operación que inicia donde la espalda pierde su casto nombre, ahí mero, en la salidita, hasta que la estaca sale por la parte superior del tronco. Se deja reposar al paciente hasta que expire aullando o le tome gusto… y expire). Sí… muy bien. Nada más unas observaciones (no es que sea uno aguafiestas):

Para contratar deuda los gobiernos estatales necesitan autorización de sus congresos y de la Secretaría de Hacienda federal: no hay banco que afloje el dinero sin eso, porque luego no les paga nadie. Y para que, años y años, se claven descuentos de impuestos, aportaciones a sindicatos y pagos a proveedores y contratistas, necesariamente lo supieron varias instancias: el órgano de fiscalización del estado dependiente del Congreso local, la Auditoría Superior de la Federación, de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión; aparte, la Secretaría de Hacienda federal controla al detalle el manejo financiero de los estados y algunas secretarías federales, también (por ejemplo la de Salud). Todo eso sin contar a las cámaras de cada ramo y las dirigencias sindicales.

¿Cómo es posible tamaña sorpresa hasta el final del sexenio de un gobernador?... ¡ah!, es que el ‘sistema’ así funciona: complicidades por omisión hasta que toca linchamiento por intereses políticos muy alejados de cualquier afán de justicia. Eso, no, hasta de mal gusto es.

Nada más que en política ‘juego que tiene desquite, ni quien se pique’. Que no festine de más el PAN este asunto: en Los Pinos, están que bufan y quieren mole azul, amarillito, verde y moreno. Por eso la coincidencia tan rara de que ayer se supo que el chino Zhenli Ye Gon, ya va a ser extraditado a México. El chino al que acusaron de tráfico de drogas y lavado de dinero, le confiscaron 205 millones de dólares en efectivo que tenía en su casa, y resultó inocente en el juicio que le hicieron en los EUA; el que sigue preso allá porque el gobierno de México solicitó su extradición, sí el chino ese tan mentiroso que dijo que el dinero era del PAN y que lo amenazaron con aquello de ‘coopelas o cuello’... y ¿sabe qué?, a eso viene, ¡a cooperar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: