jueves, 20 de octubre de 2016

8183. DÍA DE MUERTOS.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista, reportero y escritor.
Desde Zamora, Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

CUARTA Y ÚLTIMA PARTE

Prácticamente en todas las celebraciones del Día de Muertos, ya sea en Míxquic, Tlaxcala, o Pátzcuaro por mencionar solo algunas, las ofrendas y los altares son parte importante, indispensable en la celebración. El altar-ofrenda es un rito respetuoso a la memoria de los muertos, su propósito es atraer sus espíritus. Consiste en obsequiar a los difuntos que regresan ese día a convivir con sus familiares, con los alimentos y objetos preferidos por ellos en vida, para que vuelvan a gozar durante su breve visita. En la ofrenda o altar de los muertos no debe faltar la representación de los cuatro elementos primordiales de la naturaleza. Son que en toda celebración purépecha están presentes:

Tierra, representada por sus frutos que alimentan a las ánimas con su aroma.

Viento, representado por algo que se mueva, tan ligero como el viento, empleándose generalmente papel picado o papel de china.

Agua, un recipiente para que las ánimas calmen su sed después del largo camino que recorren para llegar hasta su altar.

Fuego, una vela por cada alma que se recuerde y una por el alma olvidada.

En la ofrenda también se coloca sal que purifica, copal para que las ánimas se guíen por el olfato, flor de cempasúchil- algunos escriben cempasúchitl-  que se riega desde la puerta hasta el altar para indicar el camino a las almas. Aquí, siempre hay alguno de la familia esperando la llegada de ellas para demostrarle su respeto y compañía.

La ofrenda- altar debe constar de siete niveles o escalones y que representan los siete niveles que tiene que pasar el alma para poder descansar, este altar debe ser barrido con hierbas aromáticas hacia los cuatro vientos y se debe hacer un día antes de la celebración.

Los siete escalones se hacen de cartón, madera u otros objetos y el número uno es el de arriba y, cada escalón tiene un significado especial y los siete deben forrarse con tela negra y blanca y contener ciertos objetos propios. En el primer escalón se pone la foto del santo o virgen de la devoción de la familia. El dos se dedica a las ánimas del purgatorio y en el tercero se pone la sal para los niños del purgatorio. El cuarto es uno de los escalones que más lucen y sobre el se pone pan de muerto. En el quinto se pone comida y fruta que fuera la que más gustaba el difunto y ya en el sexto se coloca la foto del difunto a quien se dedica el altar y las ofrendas; en el último se pone la cruz de un rosario que se hace de frutas principalmente de tejocote o limas, ya para estas fechas el tejocote está maduro.

Por lo que respecta exclusivamente a las ofrendas, es común que el 31 de octubre se elabore la ofrenda dedicada a los niños fallecidos que generalmente se les llama angelitos. Se cree que sus almas llegan el primero de noviembre para nutrirse de la esencia y el olor de los alimentos que los papás prepararon.  En el altar dedicado a los angelitos la comida que se ponga no debe condimentarse con chile y es común que las flores y los candelabros sean blancos ya que ese color simboliza la pureza.

Se tienen varios elementos que se dice son para recibir a las ánimas como son: Agua: considerada la fuente de la vida, se ofrece a los difuntos para que mitiguen su sed después de su largo recorrido y para que fortalezca su regreso.

Sal se dice sirve para que el cuerpo no se corrompa en su viaje de ida y vuelta. Tengamos en cuenta que aun en nuestros días la carne que compramos se sala para que no se engusane.

Velas y veladoras, se dice que la flama que producen significa la luz , la fe y la esperanza y sirve de guía para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos lugares. En lugares como Ocumicho, cada vela que se pone es un difunto.

Copal. Este es un elemento usada en muchas tradiciones en las comunidades indígenas y sublima la oración, la alabanza aunque también se usa para limpiar el lugar de los malos espíritus.

Flores, son símbolo de festividad por sus colores aromas y cada color tiene su significado no nada más en el Día de Muertos sino en otras festividades como en Patamban en las casas donde se tienen imágenes por una año siempre deben tener flores en el lugar, bueno, las flores blancas representan el cielo; la morada el luto y la amarilla la tierra. Pero hay una flor que siempre debe ponerse y es la de cempasúchitl -algunos la escriben como cempasúchil-.

Petate. Se pone para que, según se dice, sirva de cama a los muertos, generalment6e va a un lado de la ofrenda o en la parte de atrás si hay espacio.

Pan: es un elemento que no debe faltar en una ofrenda, en Patamban es muy usado en las ofrendas el pan blanco o bien se ponen los llamados mamones y en otros lugares ya se acostumbra poner el llamado pan de muerto.

Ahora por último vayamos a conocer los elementos que son para ofrendar a los fieles difuntos: Retrato  se debe poner en la ofrenda pero escondidos y que solo pueda verse con un espejo.

Imagen de las ánimas del purgatorio: lleva la intención de obtener la libertad del alma del fallecido y, en algunos lugares, se ponen imágenes de santos para que sirvan de contacto o relación entre los vivos y los muertos.

Licor es para que el difunto recuerde aquellos momentos en que ese vino estaba presente en sus celebraciones.

Calaveras de azúcar: generalmente se ponen calaveras de azúcar de dos tamaños y las chicas son para dedicarse a la Santísima Trinidad y las grandes a n uestito padre, a Dios.

Cruz grande de ceniza. Sirve para que el ánima pueda expiar sus culpas.

Mole con pollo, guajolote u otras aves, principalmente en comunidades indígenas se acostumbra poner este platillo pues, tengamos en cuenta que acompañado con arroz es el platillo más servido en festividades.

Papel picado : la de los fieles difuntos es porque da colorida y alegría de vivir.

Cirio representa el alma sola y es una tradición que tiende a desaparecer, poco se ven cirios en la celebración del Día de Muertos.

Esto es un poco de lo mucho que hay de costumbres y tradiciones del Día de Muertos, las coronas, desde algunos años están teniendo mucho uso y en cada región se quitan o se aumentan actividades. Honremos a nuestros difuntos y pidamos a Dios nuestro señor por su descanso eterno.


Compilación de México a través de los siglos y de Tradiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: