jueves, 27 de octubre de 2016

8211. ¡QUÉ JODER!

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

¡Qué joder!
La abuela Virgen (Virginia, la de los siete hijos), era más buena que el pan, cocinaba como la Santísima Trinidad y rezaba más que el Papa; mujer de pocas luces (tonta, pues), siempre fue bien intencionada… y le arruinó la vida al abuelo. Pepe, el más impresentable primo que tenerse pueda, quería de verdad a sus papás, jamás se portó mal con ellos… y los hizo sufrir de un hilo. Tío Óscar se casó estudiando segundo de carrera, en cuarto año, ya con dos hijos, cambió de Medicina a Derecho; ganaba apenas para sobrevivir y seguía estudiando; en tercero de Derecho ya eran tres hijos, se cambió a Filosofía… lo botó la mujer; él se instaló en parte ofendida el resto de su vida y nunca terminó ninguna carrera. A veces la intención es lo de menos.

Antier, el Presidente dijo varias verdades: que cada político, no importando su partido, es responsable de sus actos -cierto-; que el país crece y lo prueban los indicadores más importantes -cierto-; que aún no está satisfecho en materia de seguridad -nomás faltaba-; que cada quien tiene su opinión sobre el gobierno -viera usted que sí-; que su administración ha fincado para un mejor futuro -cierto también, al gusto de todos, pocos o ninguno, y nos va a entregar un país diferente al que recibió, ya el tiempo dirá si acertó o no; y ninguna de sus reformas la hizo para un ‘peor’ futuro, eso no, que no somos un país de esquizofrénicos-. Aceptó que ha habido errores y que se apresuró al recibir a Trump en Los Pinos -humilde, nótese-; y la perla de esas declaraciones en el foro ‘Impulsando a México’, convocado por el Grupo Financiero Interacciones (de los Hank, también accionistas importantes de Banorte, la ‘crème de la crème’ del priísmo bajo sospecha), la que más llamó la atención:

“Estoy seguro que los anteriores presidentes también no han tenido otra misión que esa de servir a México, que a México le vaya bien. Nadie despierta, un Presidente no creo que se levante ni creo que se haya levantado pensando, y perdón que lo diga, en cómo joder a México; siempre pensando en cómo hacer las cosas bien”.

Alguna vez ha escrito este menda lo mismo: ningún Presidente quiere perjudicar al país. Ni Victoriano Huerta, ni Santa Anna, créamelo. La cosa es que así, sin tener la intención de joder al país, lo joden. Y por eso estamos como estamos.

No quiso lastimar a México Porfirio Díaz, hizo muchas cosas muy buenas, pero se sintió indispensable, se limpió la salida de su sistema digestivo con la ley, se eternizó en el poder, abortó cualquier tipo de vida democrática, desapareció la prensa libre, corrompió toda la estructura del gobierno con dinero o miedo y así, haciendo todo por el bien de México, lo jodió.

Hemos tenido varios presidentes muy respetables, que no es cosa de despreciar a Juárez o Calles, a Cárdenas o Ruiz Cortines, pero ninguno que haya cumplido cabalmente la Constitución, toda, todo el tiempo (que a Juárez le dio por reelegirse; a Calles por imponer sucesores; a Cárdenas -con insuperable buena intención-, por un agrarismo que puso al campesino en la ruta de la miseria; a Ruiz Cortines por aplastar a sangre y fuego el movimiento magisterial, que ya nadie habla de la matazón de maestros de Primaria del 12 de abril de 1958 en el Zócalo de la Ciudad de México).

Sí, ninguno despierta, se estira y bosteza pensando: ¿cómo jodo a México?... pero lo joden. Nomás de los más recientes, recuerde usted:

Luis Echeverría que aparte de la del ‘Halconazo’ del Jueves de Corpus del 10 de junio de 1971, aumentó el  número de burócratas federales de 600 mil a 2 millones 200 mil y la deuda pública de 6 mil millones de dólares a 20 mil… con las mejores intenciones, eso no lo dude.

López Portillo que se dedicó a ejercer de macho alfa nacional mientras dejó robar a placer a los suyos y se le deshilachaba la economía, que el peso se le devaluó el 656% (de 22.74 a 149.25 pesos por dólar… y hoy nos damos de santos con que no pase de 20 mil, no olvide usted que le quitaron tres ceros a la moneda), y nacionalizó la banca porque andaba muy enchilado.

Don de la Madrid, que resolvió la crisis económica con un Pacto de Crecimiento Económico que le cargó a la masa trabajadora el costo completo de la recuperación y luego le robó la elección presidencial a Cárdenas.

Salinas de Gortari, tan brillante él, que reprivatizó la banca entre cuates y bolsistas, remató el sector paraestatal a lo maje, nomás para probarnos que ninguno de sus antecesores sabía robar, terminó su sexenio dejándonos el país en guerra, con el candidato oficial asesinado y el país al borde del estallido social… todo para modernizarnos, eso sí.

Zedillo, ese sabio de la economía, que empezó su sexenio reuniéndose con la crema de los empresarios para anunciarles que iba a cambiar la paridad de la moneda y provocó una espantada que hoy llamamos ‘el error de diciembre’; que resolvió de un plumazo con el Fobaproa la crisis de la banca privada, haciendo deuda pública (de todos nosotros los del peladaje), las deudas fraudulentas de los banqueros que se embolsaron todo; y luego colaboró animosamente en la venta libre de impuestos de Banamex.

Vicente Fox, el hombre que domina el arte de parecer tonto sin serlo, a fuerza de hacer y decir tonterías, ese buen hombre que le mató al país la fe en la democracia y le robó la elección al Pejehová (bueno, no todo lo hace tan mal).

Calderón, quien nos metió en la guerra idiota contra el narco que va en 160 mil muertos, cerca de 30 mil desaparecidos, pueblos enteros abandonados por sus pobladores… con la mejor intención, eso sí… y le devolvió Los Pinos al PRI.

Don Peña Nieto tendría que haberse dado cuenta hace mucho que la ciudadanía no anda buscándole esposo a La Patria. Nos importan un pito sus buenas intenciones. Se contratan todos para una sola única cosa que es precisamente la que no hacen: cumplir y hacer cumplir la ley. Sin ley todo es lucha de intereses y poderosos, lucha libre sin reglas ni límite de tiempo, y si no entienden eso vamos a seguir dando tumbos… ¡qué joder!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: