viernes, 11 de noviembre de 2016

8261. GANÓ DONALD TRUMP… ¿QUÉ VA A PASAR?

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

GANÓ DONALD TRUMP… ¿QUÉ VA A PASAR?

El título me lo regaló un alumno en una Universidad  hoy, en mi primera clase a las 7.05 de la mañana. Mi respuesta: nada. Ven a clases, no faltes ni llegues tarde, entrega tus tareas y presenta examen, tú futuro depende en mayor parte de tus acciones. Ese alumno la semana pasada no presentó examen, no ha entregado sus trabajos y está en examen extraordinario por faltas… y le preocupa Donald Trump. Se me hizo la personificación del México de hoy.

Ganó Trump sí, perdió Hillary, Obama, Michelle Obama, y la lista es bastante larga. Ganó la democracia estadounidense, no hubo fraude y eso es lo importante. Le ganó a los pronósticos que no le favorecían y a millones de personas fuera de los Estados Unidos que saben qué, no votaban y cuándo les ha tocado escoger gobernantes en sus países lo han hecho muy mal, horrible, entre ellos varios países latinoamericanos, vaya paradoja.

Ganó el estadounidense medio que sigue siendo la gran mayoría de una sociedad que cómo no va a ser seducida con: “Make America great again”… Obvio que quiere que Estados Unidos sea un gran país de nuevo. Perdió el sistema, aunque no nos hagamos tontos, Trump es parte del Establishment, aunque se diga que no. El sistema no está sólo conformado por los partidos políticos y sus integrantes, ¿dejamos afuera los grandes capitalistas como el caso del nuevo presidente?

Ganaron los WASP (blancos, anglosajones y protestantes), el origen de la nación estadounidense. Trump supo captar el descontento de gran parte de su pueblo ante un sistema que tiene varios años sin dar buenas respuestas a los grandes problemas. Hillary, cansada, nunca conectó, bajo nivel carismático, su opositor todo lo contrario. Las mujeres en su mayoría votaron a Trump y también los hispanos ¿cómo se entiende?

Parece ser que Estados Unidos todavía no quiere una mujer en la presidencia. Tampoco Hillary es Ángela Merkel, que pese a su no querer más, la mayoría de los alemanes desea esté al frente del país un nuevo periodo (sería el cuarto). Además si le sumamos lo de los correos, el FBI, etc. La cosa venía complicada. Ni la energía de Michelle Obama y del propio Barack, en los últimos días tratando de levantar una campaña que se venía en picada.

Trump es la civilización del espectáculo en parte, al decir de Mario Vargas Llosa, el de la “dictadura perfecta”, ¿se acuerdan? Trump es reality show, ¿acaso no es lo qué gente prefiere? Experto en manejo de medios, especialmente la televisión, es el típico winner estadounidense y no el loser como muchos creyeron. Es el triunfo del “sueño americano”, viene de una familia de migrantes, su esposa lo es.

El winner, burlón, soberbio, grosero con las mujeres (a pesar de ello la mayoría lo votaron), pero nadie puede negar que es un hombre inteligente. Obama lo recibirá en la Casa Blanca y se pondrán de acuerdo para la transición, el mismo que recomendó no votarlo. Ese que algunos periodistas en México consideran un gran presidente y olvidan que prometió una reforma migratoria y en eso quedó simple promesas. Creen que en  que la Casa Blanca el presidente baila thriller y canta con Beyonce y tantos más, no eso es Hollywood. El que recibió el Premio Nobel de la Paz y no ha parado de hacer la guerra.

Esos periodistas en México no dicen que durante su administración fue en la que se deportaron más mexicanos (unos 2 millones) y que Hillary tuvo mucho que ver con esas acciones desde el Departamento de Estado que lideró. Ya llegó a su fin el discurso frontal, rudo, ya Trump dio paso a la política, la buena, la conciliatoria, en un país que realmente sí se sabe hacer política.

Lo más doloroso para nosotros, el insulto a los mexicanos y su visión que ha viajado por el mundo. Aunque no tengo dudas que fue un producto de investigaciones que sostienen que una parte muy importante de los estadounidenses no nos acepta (el que escribe esto es uruguayo naturalizado mexicano). ¿Por qué? Eso daría pie para otro artículo, pero entra en lo que decía Samuel Huntington del choque de civilizaciones, que yo lo llamaría más que nada en este caso de culturas.

Lamento que en su momento ninguna autoridad mexicana supo cómo tratar esta problemática. Además es muy triste ver legisladores mexicanos con playeras apoyando a Hillary, me pareció ver a gente de Puerto Rico que como ustedes saben es Estado Libre Asociado. Una posible candidata a la presidencia de México, sacándose la selfie en acto de campaña de Hillary. Me pregunto: ¿nadie piensa en México? Una autoridad de la Educación en un Estado pidiendo por Facebook que los paisanos salgan a votar. Seguro no sabe que México está entre los 10 países del mundo con menor participación en eventos electorales. Eso se llama falta de cultura política que con cruzar el río Bravo no se soluciona.

¿Qué va a pasar? Trump gobernará con el cerebro y no con el hígado como hizo parte de su campaña (le convenía). Tiene el Congreso. No habrá muro pero sí más seguridad en la frontera. No habrá deportaciones de 11 millones de personas, pero sí el Gobierno tomará el control de un tema que es clave y por política no se ha manejado correctamente.

Termino con las palabras de un ideólogo panista ya fallecido al cual admiro, me refiero a Carlos Castillo Peraza: “La política es gradualismo”. El discurso de choque dará paso a la negociación, la soberbia a la escucha y la diplomacia.

Y mi México deberá hacer una introspección a todo nivel, élites, periodistas (fundamental), universidades y más, tratando de contestarse: ¿Qué hemos estado haciendo mal desde hace tanto tiempo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: