lunes, 14 de noviembre de 2016

8267. TRUMP AMIGO DE PEÑA NIETO, NO DE MÉXICO.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

EL COLOR DEL SILENCIO

Aletea el viento a la distancia,
corroe, se apropia de mis entrañas,
puedo vivir el rechinar de mis huesos,
abro los brazos, se refresca mi aliento,
la vida y sus sabores me reciben violentos.
Se escucha  el silencio y se siente,
desde la montaña baja el viento,
cierro los ojos y lo dejo entrar,
mi cuerpo, todo él le recibe y tiembla,
en el silencio alguien canta, alguien llora,
el viento lo confunde, lo protege de curiosos.

eliseo.

Apenas se inicia la borrachera política que representa la victoria de Trump, quien teniendo menos votos que Hillary, recibirá la presidencia del país bélicamente más poderoso del mundo. Imagínese el control del mundo en manos de un tipo como ese.

En el caso de los mexicanos, si bien 120 millones sufriremos su presencia; podemos decir que Peña Nieto, seguramente con su familia y amigos podrán presumir ser beneficiados de las ventajas de haber influido en la campaña para el triunfo del neonazi que "gobernará" a millones de resentidos norteamericanos güeros , o "bolillos", como les dicen peyorativamente a los "blanquitos" desplazados de los beneficios del sueño americano, tan lastimado por la globalización, la apertura comercial y la gran invasión de personas de todo el mundo que se han abalanzado a internarse a las tierras que antes, efectivamente representaban ese sueño… el "Américan dream".

Peña Nieto puede estar tranquilo, el triunfo de Trump representa una forma de pensar que va muy a modo con lo que él ha mostrado con sus decisiones, cada quien muestra sus prendas al tomar decisiones en  su vida. Por cierto; el nefasto ex-presidente Vicente Fox felicitó a Peña Nieto... por haberse anticipado en la campaña invitando a este a palacio de gobierno... ¡qué se esperaba de un tipo como ese que el día que Alberto Fujimori  dio el auto-golpe de estado en Perú, en lugar de rechazar tal acto, simplemente lo felicitó al afirmar que a él se le antojaba un fujimorazo para México!
Esto que parece broma no lo es, es una parte de la realidad ácida y compleja; es una forma penosa de reconocer lo que no nos atrevemos a decir en voz alta: el peñanietismo tiene muchas coincidencias con el trumpismo, en política decir que son casualidades, es una forma de burlarse de la pequeña inteligencia de la sociedad; para nada lo son; por el contrario, la tentación del totalitarismo persiste en la mente del político; por eso un esclavo le murmuraba al oído cada mañana al emperador Julio Cesar, a quien muchos lambiscones le comparaban con un Dios... recuerda... eres mortal... eres mortal... ¿Acaso ya se ha olvidado todos los atropellos que han sucedido en el sexenio? ¡Hasta hoy, luego de más de dos años, Peña Nieto no sólo no se ha presentado en Iguala para enfrentar el caso Ayotzinapa, sean las consecuencias que sean! eso nos da una idea del tipo de político que es; soberbio y digno discípulo de su ideólogo, el inefable Carlos Salinas de Gortari.

Por desgracia lo que nos muestra el señor Trump es lo que hemos sabido y no nos gusta aceptar; la discriminación y el racismo son dos actitudes que nunca han desaparecido y se han agudizado nuevamente con la crisis económica mundial; así sucedió con Franco en España; Hitler en Alemania; Musolini en Italia; Pol Pot en Camboya y hoy Trump en los Estados Unidos; en todos los casos  se alude al problema del desempleo y la injusta repartición de la riqueza; en ella, en la crisis se han respaldado para alentar la violencia de la sociedad... ¡culpando a la misma sociedad de sus males!

Dicho esto, podemos afirmar que Trump no es el culpable de esta penosa situación, solamente es el explotador de las circunstancias, igual que sus antecesores, ha aprovechado la crisis para señalarla y beneficiarse de la misma. Hoy más que nunca se nos nota el color de piel como forma de diferenciarnos, el origen de nuestra vida; para saber su pertenecemos a un primer mundo y merecemos todas las ventajas de vida; o si definitivamente somos parte de eso que algunos llaman nacos, arribistas, o simplemente tercermundistas.

Así es que... todos a pintarse el pelo de rubio... igual  y Peña Nieto los acepta como amigos y les recomienda con su amigo racista misógino.

¡Cuánta razón tenía Michael Jackson al querer dejar de ser negro...; bueno, es un decir!


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: