miércoles, 16 de noviembre de 2016

8278. DON HERMENEGILDO TORRES, FILÓSOFO INMORTAL, IGNORADO.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI


Don Hermenegildo Torres, filósofo inmortal, ignorado.


No encontró respuesta, las respuestas no llegan siempre cuando uno las necesita, muchas veces ocurre que quedarse esperando es la única respuesta posible.
José Saramago (1922-2010).
Escritor portugués.



A raíz de la lección que una niña de primaria, Andrea, le dió al Secretario de Educación Pública Aurelio Nuño (no se dice “ler”, se dice “leer”, corrigió la niña al secretario que varias veces pronunció “ler” en su discurso, en un acto público), vuelven a circulación chistes y artículos bien sustentados sobre la pendejocracia mexicana, por lo que para comprender la palabra “pendejo”, volvemos a la filosofía popular de don Hermenegildo Torres, preclaro pendejo que iluminó el camino de la humanidad con su notable contribución al pensamiento contemporáneo.  

La infinitud de la ignorancia humana es insondable, como lo comprobó el “maistro” don Hermenegildo Torres, crítico de la clase política, ignorante y pendeja. La filosofía popular que expresa la voz del pueblo y que dice que todos en alguna medida somos ignorantes, señala a los políticos que destacan por su pendejez.

Creo que todos somos ignorantes, pero quien hace gala de su ignorancia es adicionalmente, un pendejo. Así nos ha ido con ilustres pendejos que han ocupado la presidencia de la república, así nos va a ir con Trump, otro pendejo que lo único que tiene es dinero y ahora, poder.

No sorprende que los pendejos estén en el poder desde hace décadas (En Estados Unidos a los  Bushes les decían los pendejos fosforescentes: les brillaba lo pendejo hasta en la oscuridad), es parte del proceso de degradación de la política y los partidos políticos cuyo fin se ha pronosticado una vez que los pueblos se despojen del apendejamiento inducido a que los somete el sistema.

Don Hermenegildo Torres es un filósofo popular ignorado, en su juventud había leído los libros de Platón, Aristóteles y otros muchos filósofos, pero un buen día en Monterrey descubrió que  toda la sabiduría obtenida en arduas noches de lectura no le servía para un carajo. Hermes descubrió otra cosa, que a pesar de todos los libros leídos, él como  Sócrates, NO SABIA NADA, en otras palabras, descubrió que era un pendejo, como quizá alguien le había dicho una vez: “Eres un pendejo Hermenegildo, ler libros no te da de comer, ponte a hacer algo útil en vez de hacerte puñetas mentales”. 

Observador como era don Hermes descubrió que no sólo él era un pendejo, un ignorante obstinado, sino que la mayor parte de los seres humanos lo eran. Así pues, un buen día Hermes comenzó a hablar en público sobre semejante tópico, se convirtió en el primer filósofo del planeta en discurrir sobre la pendejez humana, tema cuya profundidad nadie había sospechado antes.

Según algunas fuentes, fue en 1946 que don Hermenegildo fundó el PUP (Pro Unión de Pendejos), semilla del Partido Único de Pendejos. Fruto de sus elucubraciones filosóficas es el libro El Manual de la PUP, y la revista “Sócrates”, en honor del Maestro griego cuya frase inmortal “Yo sólo sé que no se nada”, es la sustancia de esta filosofía práctica.

En su página de internet: www.pupsocrates.org, Hermenegildo Torres exhorta: “A LOS PENDEJOS DEL MUNDO:

La PUP ha sido fundada con la noble meta de contribuir a crear un ambiente saludable en el diario vivir, exhortando a sus miembros a la plena aceptación de su pendejez.

Siendo la vida y la muerte dos formas de igualdad ineludible, la finalidad de la PUP es el alcanzar una tercera más: aquélla que nos permita aceptar con humildad no saber nada de nada, condición que nos acercará más que ninguna otra razón o doctrina.

Les invito a incorporarse a la PUP aceptando ser pendejo, ya que, por más que presumamos saber, nos colocamos así en la línea cómoda de no saber nada, ajustándonos al principio del gran filósofo griego Sócrates, quien, hace más de dos mil años, dijo: "Yo sólo sé, que no sé nada".

Si vamos a hacernos pendejos, hay que hacerlo bien y con conocimiento de causa, para que no nos hagan más pendejos de lo que somos.

Hermenegildo L. Torres
Fundador”.

Les dejo tres principios básicos de esta filosofía tan humana fundada por Hermenegildo Torres, recuerden que tomar la vida con humor es la única alternativa para mantener la cordura y la salud:

• El pendejismo no tiene fronteras.
• Es más fácil aceptar ser Pendejo que comprobar no serlo.
• Es mejor confesar que somos pendejos, que porfiar en necedades que lo confirman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: