martes, 22 de noviembre de 2016

8304. ANTES DE QUE SIGAS ADELANTE TRATANDO DE DESCIFRAR ESTOS RENGLONES TORCIDOS…

Por Carlos Acevedo Martínez.
Escritor y Periodista.
Desde el Estado de 
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Estimado Conrado:

Antes de que sigas adelante tratando de descifrar estos renglones torcidos, si es que ya empezaste porque, déjame te cuento que yo cuando abro la página del Tenepal y me topo con esta madre, mejor me la brinco, te recomiendo que hagas lo mismo porque, ve tú a saber por qué, pero soy muy exagerado, y ¡por esta! que no quisiera ser así como somos los que somos así, pero por más que no quiero, cada vez que le echo un ojito de mal cubero al país, como que veo cada vez más grandotes los enormes desequilibrios y el grado de inestabilidad de esta nave que rompe con todas las leyes físicas.

Digo yo, porque los “remeros” de la “derecha” son bien poquitos, como unos diez mil, comparados con los de la “izquierda” que son como cien millones y sin embargo, los primeros “pesan” más… dime tú si tiene lógica.

Pero como yo soy muy ético aunque no respete la métrica, debo reconocer que seguramente estoy equivocado, te lo digo para que puedas mandarme a la… papelería de reciclaje sin cargos de conciencia. Pero equivocado y todo, sigo creyendo que cada día se hace más urgente restaurar la confianza, la serenidad de los mexican@s, y tú sabes muy bien que eso solo se puede lograr mejorando la justicia, proporcionando satisfacción a las necesidades fundamentales del peludaje como comida, vivienda, salud, educación, empleo, seguridad, diversión, etc., etc., etc., ya sabes, la misma y antigua cantaleta; mejorando el nivel y las condiciones de vida de la raza… prueba de que estoy equivocado, es que los mandones siguen haciendo exactamente lo contrario: destruyendo lo que se ha logrado construir con el esfuerzo y sacrificios de todos, como la Constitución, por ejemplo.

No me cansaré de decirlo estimado Conrado, pero yo creo que ningún mexicano bien nacido y con dos dedos de frente, desea que a este país maravilloso (ya te he dicho, que es maravilloso que no nos hayan llovido bolas de fuego como en Sodoma y Gomorra) se lo termine de cargar la chingada. Nadie quiere que dialtiro se pierda la poca paz social que aún lucha por sobrevivir en medio de luchas de hermanos contra hermanos que riegan de sangre campos, pueblos y ciudades; metido entre guerras incruentas de políticos cabrones, empantanado en una demagogia que huele a autoritarismo y parece dictadura… ¿n’ombre, cómo pasas a creer estimado Conrado, que alguien quiera esa chingadera para México?

Es evidente que México, que los mexican@s añoran la paz para el trabajo, la eficiencia y precios razonables en los servicios p-ú-b-l-i-c-o-s. Se les nota a leguas que ansían honestidad y lealtad en los servidores públicos y en los políticos, y por sobre todas las cosas, que se frene la pinche corrupción y sus derivados como el nepotismo, el oportunismo y el amiguismo… ¡ah!, y un justo castigo a los corruptos que han creado este escenario de terror.

Los mexican@s bien nacidos no son ojetes como otros, no quieren venganza contra esos culeros, lo que quieren es justicia nada más, pero tampoco menos, nomás eso faltaba, y además te apuesto, que un acto de justicia como ese, no mamadas como lo de Javier Duarte, le ganaría “un buen” de simpatías, credibilidad y confianza… a quien le ponga el cascabel al gato.

Repito, seguramente estoy equivocado, pero me da la impresión de que Peña Nieto y comparsas, perdón, y compañía, no han escuchado  el “tam-tam” de guerra, que no otearon (así decía yo antes volverme malandro) en el horizonte los vientos trágicos que hoy se respiran en casi todas las regiones de este “cuerno de la abundancia” (de fosas clandestinas) y se traducen en caos y violencia… y más orita que todo el mundo anda armado, hasta las policías estimado Conrado.

Y si estoy equivocado en lo anterior, con mayor razón en lo siguiente; la tecnoburocracia reinante en este gobierno, con sus, por escasas, honrosas excepciones, parece que no se da cuenta que sus pendejadas, perdón, sus acciones son las que han creado este gran malestar social, debido al caos económico y político que campea en este país maravilloso y que los susodichos empeoran con su falta de pericia… y la falta de confianza y credibilidad de los ciudadanos en ellos.

Por el pinche desmadre político, social y económico en que nos debatimos, es que todo el mundo anda con los pelos de punta y los nervios a flor de piel, al borde de la histeria y el grito, porque vaya que gritan, y no lo hacen por joder, qué va… pero ¿quién se atreve a negar la enorme inconformidad social y la carencia de control político en todas las zonas de la entidad, especialmente en las marginadas y conflictivas?.

Partiendo de las declaraciones y discursos oficiales, me encuentro con otro error de apreciación de este modesto ídolo de multitudes; que yo veo la realidad actual muy dura, muy cruel, muy cabrona. Ya es auténtico el terror que brilla en los ojos de la paisanada porque no hay justicia, porque no hay chamba, porque no hay educación, porque no hay pa’ comer, porque no hay seguridad, porque no hay tranquilidad… pero nos sobra la delincuencia y la corrupción.

Si esto fuera cierto, sería porque abunda la ineficiencia oficial en todos sus niveles de gobierno, el abuso de poder, el saqueo que ha empobrecido al país, la imposición de autoridades desprestigiadas y repudiadas por los pueblos… pero como se trata de un chorizo de mentiras, mejor le voy a parar. Ahí te guachas “in di mirror”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: