viernes, 25 de noviembre de 2016

8316. EMERGENCIA DE DIABETES, SOBREPESO… Y MÁS ALLÁ.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Emergencia de diabetes, sobrepeso… y más allá.

El secreto para tener buena salud es que el cuerpo se agite y que la mente repose.
Vincent Voiture (1597-1648)
Poeta francés.


El lunes pasado se llevó a cabo el Día Mundial de la Diabetes, una de las causales de esa enfermedad, el sobrepeso, ha ocasionado que las autoridades sanitarias declaren que nuestro país está en emergencia epidemiológica por el problema del sobrepeso de gran parte de la población. El sobrepeso lleva a la diabetes y se considera como la primera causa de transplantes de riñón, la obesidad también provoca infartos, accidentes vasculares cerebrales, hipertensión, enfermedades cancerígenas, problemas anímicos y de depresión, en fin una larga lista de padecimientos, 14 en total,  que reducen drásticamente la esperanza y la calidad de vida de las personas que padecen estos problemas.

En los últimos dos años (2014 y 2015) el número de personas que fallecieron a causa de la diabetes aumentó al pasar de 94 mil a 98,450.  La diabetes es una enfermedad crónica que provoca daños en la vista, falla renal y/o afectaciones en la circulación sanguínea que derivan en amputación de extremidades.

En cuanto al sobrepeso hace dos décadas menos de la mitad de la población padecía sobrepeso, ahora lo padecen siete de cada 10 adultos, es decir, el 70% de la población mexicana entre niños, adolescentes, adultos y personas de la tercera edad; nadie se salva en esta pandemia, pero los infantes están entre los más afectados, uno de cada tres niños padecen sobrepeso, los niños son víctimas de un bombardeo publicitario constante a través de los medios, en especial de la televisión, pero los diputados nada hacen para controlar la embestida publicitaria, y los padres de familia son cómplices por permitir y solapar todo este sistema consumista que hace de los niños seres co-dependientes y clientes de los laboratorios y de los médicos de por vida.

Los intereses políticos se imponen, se ocultan las causas y la identidad de los beneficiarios.

Lamentablemente la ignorancia y la sobre exposición a la televisión afectan a los más pobres que se convierten en esclavos del consumismo, sin que queden exentos de estos flagelos los pueblos indígenas,  el alcoholismo y otras formas de esclavitud moderna y subconsciente también se han propagado en las comunidades indígenas.

Precisamente en los segmentos de población en donde  hay más ignorancia se registran los índices más altos de las epidemias de diabetes y sobrepeso. Las zonas indígenas y el sur del país están entre las más afectadas, pero también en las zonas urbanas más pobres se multiplican los casos de sobrepeso y diabetes,  el problema tiene a aumentar de forma dramática por lo que es importante crear conciencia sobre la necesidad de transformar el estilo de vida consumista impuesto a través de la televisión.

La complicidad de los partidos políticos, de sus diputados (hasta una “bancada” de legisladores tiene las televisoras) con consorcios beneficiarios de la obesidad también se debe al interés del sistema de tener una sociedad esclava, sin capacidad de crítica y de reacción, encadenada por la miseria y la enfermedad, porque ¿a quién le importa la política si la vida propia o de un familiar está en riesgo? ¿a quién le importa lo que pasa en el país si se está como hipnotizado ante el televisor viendo partidos de fútbol y telenovelas, consumiendo frituras y gaseosas azucaradas?

Una sociedad obesa es una sociedad esclava de la clase política y los magnates de la industria que promueve el consumismo idiotizante como estilo de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: