viernes, 25 de noviembre de 2016

8320. CIRCO, MAROMA Y TEATRO.

Por Carlos Ernesto Acevedo Martínez.
Escritor y Periodista.
Desde el Estado de 
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Circo, maroma y teatro.
Ya se sabe, que los gobiernos dizque “democráticos” que mentirosamente dicen representar a sus pueblos, no se mandan solos, sino que hay un grupo de puros billetudos, que son los mandones, los que han hecho que el dinero que todo lo corrompe, sea un dios que puede comprar y apoderarse de las instituciones nacionales, de los gobiernos y de los partidos políticos, de las instituciones científicas y hasta de las religiones y sus instituciones en muchos países… sí, claro, encabezamos la lista.

Ya desde cuándo se ha dicho, que las elecciones en todo el mundo (también en México) están bajo el control de estos titiriteros de “caché”… y allí parara todo, pero qué va, también le hacen a los golpes de Estado, como el de  Brasil, por ejemplo, en donde los tentáculos de esos vergas, perdón, de esos pulpos chupeteadores corrompieron a dos de cada tres diputados… lo mismo hicieron pero con otro diseño en Argentina, poniendo al frente del país al corruptazo de Macri,  otro de los masones corruptos que han acumulado riqueza y poder al amparo de esos güeyes q ue les conté.

El PRI, con más de 80 años en la espalda, es un bebé comparado con los hijos de la chingada que estábamos diciendo, esta mafia de “ojos de paga”  viene trabajando desde hace miles de años, estaban entre los escribas y fariseos que condenaron a Jesús hace dos mil años, ellos impulsaron a Adolfo Hitler, y a los más perversos dictadores que ha conocido la humanidad. Están detrás de Hillary Clinton y de Donald Trump, ellos asesinaron a Kennedy y a Lincoln, manejan la CIA, el Banco Mundial, la ONU y la OEA… más lo que se acumule esta semana.

¡Ahora caigo!...  andamos como andamos, porque los que nos han metido en este broncón, no están gobernando con la Constitución, sino con los “Protocolos de los sabios de Sión”, digo yo, porque casualmente la primera frase del Protocolo 1 es contundente: “El derecho está en la fuerza”, y eso es lo que está viviendo este país maravilloso. Los políticos se han apegado ciegamente a esos principios y establecen su dominio en base a la hipocresía…  la carencia absoluta de ética en los gobernantes está alentada por las ideas que se promueven desde mero arriba.

“Por lo mismo, no debemos detenernos como espantados delante de la corrupción, del engaño, de la traición, siempre que ellos sean medios para llegar a nuestros fines. En política se necesita saber echarse sin vacilaciones sobre la propiedad ajena, si por este medio podemos obtener la sumisión de los pueblos y el poder.”, esta frase de los Protocolos retrata fielmente el pragmatismo imperante en la política nacional… donde la corrupción, la falta de escrúpulos y de valores es una condición.

Dice aquí, que los Protocolos de los sabios de Sión, es un texto anónimo que revela los planes secretos de dominación mundial de un grupo judío, es como leer el plan de ruta de la llamada dictadura perfecta o partidocracia, un sistema político, económico y social que ha impuesto en México un régimen de miedo y pobreza y que ha empujado a buena parte del pueblo a la corrupción, todo esto de acuerdo a uno de los objetivos básicos de los Protocolos: la degeneración del peludaje haiga sido como haiga sido, empezando por el hambre.

La degeneración integral del pueblo es uno de los objetivos de los ojetes que les conté: física, mental y espiritual, y para ello  se han propuesto mantener al pueblo, a la sociedad en el miedo y la pobreza.  En este cuerno de la abundancia (de fosas clandestinas), también la mafia partidocrática aplica muy bien las lecciones de los Protocolos, aprendidas durante sus diplomados en las universidades gringas de Yale o Harvard, y todo para mantener al pueblo en la miseria, lo que les da sus ventajas; el pueblo no puede  andar en rollos políticos, primero tiene que llevar la “papa” a su casa… de ñapa, mientras más pobres hay, más votos se pueden vender.

La degeneración física de la gente de carne y hueso que no tiene “hueso” se logra por diversos medios, entre ellos, la comida chatarra y la dependencia vitalicia a medicamentos que controlan enfermedades crónicas cada vez más extendidas. La vacunación en masa, el fomento de la vida sedentaria, el consumismo son parte de este plan de degeneración que se promueve desde el gobierno mismo… por ejemplo, apoyando a la perversa Monsanto en sus fines de penetración en territorio mexicano.

La degeneración mental de la raza sigue varios caminos, entre los más importantes, sin duda, es el control del aparato educativo. La férrea determinación del gobierno de Peña Nieto para imponer a sangre y fuego la reforma educativa;  la desaparición en el gobierno de Felipe Calderón de las materias filosóficas de los planes académicos de nivel medio superior y superior… y desde luego las telenovelas, ¿y qué me dicen del fútbol?... todo es parte de este plan de degeneración mental del pueblo.

En cuanto a la degeneración espiritual, podemos anotar  la compra-venta del voto (dicho en buen castilla: acabar con lo que queda de la dignidad de las personas), la indiscriminada promoción del “cuchi cuchi”, los matrimonios gay, la religiosidad basada en el culto que se impone desde las más altas esferas de la jerarquía religiosa, las adicciones en sus más diversas presentaciones… y desde luego el materialismo, léase; el “billuyi”.

En los Protocolos se plantea abiertamente que uno de los objetivos es destruir la fe del pueblo: “He aquí por qué es necesario que nosotros arruinemos la fe y arranquemos de los espíritus Gentiles el principio mismo de la Divinidad sustituyéndolo por los cálculos y las necesidades materiales.

“Estas sociedades sentirán repugnancia por la política noble y elevada y por la Religión. Su único culto, su única guía será el cálculo, o lo que es lo mismo, el oro, al que se tributará una verdadera adoración, por razón de los bienes materiales que proporciona.”… cualquier parecido con la realidad es mera chingadera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: