lunes, 28 de noviembre de 2016

8326. CON EL NUEVO ESCÁNDALO DE JOSEFINA VÁZQUEZ PREXTA.

Por Carlos Ernesto Acevedo Martínez.
Escritor y Periodista.
Desde el Estado de 
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Estimado Conrado:

Con el nuevo escándalo de Josefina Vázquez Prexta, perdón, Vázquez Mota (la del “cuchi-cuchi”, ¿te acuerdas?) a la que acaban de encontrarle un “guardadito” con más de ¡1,700 MILLONES DE DÓLARES!... ¡chale!, ¿sabes lo que es eso? ¡más 34 MIL MILLONES DE PESOS!, estos políticos de la nueva ola no tienen llenadero, ni madre… y esa ñora quiso ser presidenta de México y del PAN para combatir la corrupción, pero la corrupción del PAN la llevó al ridículo en ambas ocasiones.

Yo antes dudaba que existieran “gentes” más ambiciosas y pendejas, que la mayoría de gachupas que llegaron a este paraíso latinoamericano durante la Conquista, tú debes acordarte estimado Conrado (no te ofendas, lo digo porque tú sabes mucho) que no venían precisamente a enseñarnos el “Manual de Carreño”, que no era gente muy “selecta”, sino todo lo contrario, que el único motor que los traía a lo desconocido, con todo lo que ello implica mental, emocional y físicamente, era el oro, el “billete”… aún a pesar de los pavorosos y únicos antecedentes “de oídas” que tenían del Nuevo Mundo.

No me acuerdo qué historiador escribió, que todos los españoles venían “apanicados”, porque creían que por acá se iban a topar con seres monstruosos, dizque con caníbales feroces, desalmados, salvajes, “comecuandohay”, que tenían las patas al revés (¡oy nomás!, ¿cuándo has visto por acá a alguien con las patas al revés?) en defensa propia, porque así los que quisieran seguir sus huellas, jalarían para el lado contrario… la cosa es que, según esto, los gachupines venían ensuciando los calzones de miedo.

Pero con todo y el “ceño” fruncido, les valieron madre los monstruos patas al revés y siguieron adelante, porque pensaban que iban a encontrarse con tesoros maravillosos, ya que el primo de un amigo les dijo que fueran al “Dorado”, que estaba lleno de palacios cubiertos de piedras preciosas y oro por todas partes, haz de cuenta Dubai, y que según el mapa se encontraba “entrando por la izquierda y saliendo por el PRI”, perdón, ese es otro mapa estimado Conrado, no le hagas caso, pero ya me los estoy imaginando a los pobres gachupines, con aquel puto solazo, bañados en sudor, todos jediondos, con aquella calor y aquel zancudero del trópico que no dejan de estar jode y jode… pero ¿crees que eso los detuvo?, ¡qué va!

Y es que velo, se cuenta que un indio lengua larga, con tal de que le invitara unas chelas le anduvo contando a un español peor de hablador, sobre un príncipe que en tiempos remotos se untaba todo el cuerpo con polvo de oro en las ceremonias y festividades de su pueblo. Pero yo creo que este gachupín ya estaba pedo o era muy pendejo, porque lo confundió todo, creyó que el mentado príncipe todavía existía y se lanzó a buscar  “El Dorado”… así se armó el chisme, luego la bola y se organizaron un chingo  de expediciones para buscar al “Dorado”.

Pa’ que te des una idea, estimado Conrado; una de ellas llevaba “300 españoles a caballo, 1,500 indios y negros a pie, 1,100 caballos, 600 vacas, 800 cerdos”, y ¿qué crees?, de todos esos nomás volvieron, tres años después, 35 españoles, 4 indios, 18 caballos… y sin novedad.

Esta es solo una, pero fueron un chingo los que armaron expediciones, creyendo que se iban a encontrar una ciudad toda hecha de oro; los templos, las casas, las banquetas y hasta los postes del alumbrado público, pero qué va…  lo único que hallaron fue su suerte.

Y no creas estimado Conrado, se pone uno a pensar (ya ves que de repente me da por hacer pendejadas), ¿qué ondas, qué vibras, qué ideas se les metían en el coco andando en esos trotes, en aquellas soledades infinitas?, y luego que ellos eran de otra época… pero de todos modos estaban locos, digo yo, porque lo mismo hubiera sido comprar un cachito de lotería y ahorrarse tantos pinches pedos y sacrificios...  en fin, estimado Conrado, pórtate muy mal (o hasta donde puedas) y cuídate muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: