martes, 29 de noviembre de 2016

8331. “ES LA EDAD”.

Por Carlos Ernesto Acevedo Martínez.
Escritor y Periodista.
Desde el Estado de 
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI


Estimado Conrado:


“Es la edad”.


Es la conciencia de la proximidad de la nada a la que he de volver muy pronto (o un poquito después, quizás, nadie sabe nada); nada de la que nunca he salido, nada de la que nada con certeza sé. Nada que me abre un hoyo negro en el pecho y en el corazón un apetito incontrolable de rumiar los pastos sepia, piel de los caminos que monté para partir de la nada rumbo a la nada.


“Es la edad.


La edad de la pomada para todo, para nada; de la punzada física, de la friegas de ruda y cruda, de las goteras que no admiten taponaduras ni las quieren, del reblandecimiento del barro que nos dio forma y se deforma, y repta y nos arrastra hacia su fuente original, nuestra fuente, nuestra cuna”… para no perder la costumbre, le plagié este par de párrafos de su página del “feis” al orgullo de mi nepotismo, tu amigo, mi carnal Arcadio de los mismos apellidos que yo.


Y este que sigue se lo plagié a Mario Benedetti: “No te rindas, por favor no cedas aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se calle el viento. Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento”.


Te confieso Conra, que últimamente se me está haciendo más interesante el tema de la “tercera edad”, ¿será porque ya estoy “en edad”?, y en los últimos meses han colaborado familiares, amigos, cuates, compañeros, espontáneos y otros que con base en su experiencia y la mejor buena fe, me han llenado de consejos, sugerencias y “tips” pa’ ora que empiezo mi vida de jubilado… dan ganas de escribir un “instructivo para sesentones pensionados”. Te paso un apretado resumen pa’ cuando decidas jubilarte.


“Miralo compa, ni se te vaya a ocurrir irte a vivir con los hijos o los nietos, pero no dejés de convivir con ellos de vez en vez para mantener siempre vivo el amor, las cosas como deben ser, pa’ que salgan bien. Y no hagás caso si te dicen que ya no vas a hacer nada importante porque, como dijo Lucerito ¿y?... lo más importante ya lo hiciste compa y lo hecho, hecho está”.


“Ni se te ocurra decir: “en mis tiempos”, porque precisamente ahora están empezando “tus tiempos”, ahora todo el tiempo es para ti, llegó la hora de usar la paga que estuviste ahorrando durante toda la vida y la debes gastar en ti, no la vayás a guardar, porque la pueden acabar disfrutando algunos que no conocen el sacrificio que representó haberla conseguido, ora pior si ni de la familia son… cuídate de los yernos con iniciativa, son peligrosísimos, te lo digo por experiencia”.


“Ponte a las vivas con los amigos “emprendedores”, esta no es época para inversiones, por maravillosas que parezcan solo te van a traer angustias y desasosiego, y este tramo de la vida es para caminarlo con mucha paz y tranquilidad, y nada de angustiarse por poca cosa, en esta vida todo pasa, hasta la ciruela pasa… ya nada de mortificaciones, lo único que hay que guardar  son los buenos recuerdos”.


“Deja de preocuparte por la situación financiera de tus hijos si ya son mayores de edad; no te sientas culpable de gastar tu dinero en ti mismo. Seguramente ya les diste lo que te fue posible en la infancia y en la juventud. Pero ya son “adultos” y por lo tanto la responsabilidad es de ellos, es la ley de la vida… ya no es época de sostener a nadie de la familia”.


“Es hora de ser un poco egoísta, procura llevar una vida saludable sin grandes esfuerzos físicos, come muy bien. Compra siempre lo mejor, al cabo es para ti, y en esta etapa una “estrategia” clave es gastar en ti, darte tus gustos, cumplirte algún antojito, un lujo si te alcanza, pero chíngatelo en ti… porque después de muerto el dinero nomás genera odios y rencores”.


“Júntate con gente de “tu pelo”, es divertido convivir con gente de tu generación; cultiva un “hobby”; leer, cocinar, cuidar plantas, bailar, criar un cachorro, meterte a internet, coleccionar algo, en fin… haz lo que te gusta y tu cartera lo permita”.


“Es hora de hablar poco y escuchar mucho, después de todo tu vida y tu pasado solo te interesan a ti mismo, pero si algún curios@ te pregunta, cuéntale nomás lo bueno por educación… y nada de criticar a nadie, cada quien es como es”


“Estás entrando a la etapa en que las “dolencias” empiezan a pasar lista de presentes a cada rato, es lo normal, así que ni la vayas a hacer de pedo, porque hablando de ellas te van doler más. Hay que aguantar vara y apechugar, las dolencias nomás son cosa tuya y de tu médico… ríete un chingo, ríete de a madre, ríete de todo, empezando por ti, al que sabe reírse de sí mismo no hay insulto que lo ofenda, además, tienes motivo para reírte porque eres un suertudo, has tenido una larga vida, ya hasta te pensionaste y sigues “enchinchando”… no cualquiera”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: