domingo, 4 de diciembre de 2016

8348. PEYOTE Y ANIMALES.

Reporte Z


Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Peyote y animales.


Quien mejor vive no es quien más tiene, sino quien administra bien lo poco o mucho que tiene.
Ángel Ganivet (1865-1898).
Escritor y diplomático español.

 Foto: Los magistrados de la SCJN deliberan en un recinto en donde destaca la pintura de don Benito Juárez. A los lados de la imagen del Benemérito se lee: “El respeto al derecho ajeno es la paz”, y  “La patria es primero”. Por supuesto que también hay una bandera tricolor. La parafernalia corresponde a lo que debería ser: un Estado de derecho, magistrados comprometidos con el pueblo, no con los partidos políticos o con el gobierno. En realidad la frase escrita en grandes letras doradas debería de decir: “Los partidos son primero”.

La cabeza de una nota periodística me impactó, en especial lo que dice de los animales:  “Ampara Corte a religiosos que utilizan peyote y sacrificios animales en sus rituales”. En realidad la Corte, abreviación de Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) amparó a cinco personas para que la Secretaría de Gobernación (Segob) revise su solicitud de registro para constituirse como asociación religiosa, bajo el nombre de Iglesia Nativa Americana de México”.

La cuestión de fondo es que utilizaría para sus rituales, además del peyote, los sacrificios de animales; en cuanto al peyote es considerado como una puerta a lo divino  en comunidades indígenas de México y Estados Unidos, desde hace cientos, miles de años, lo que me parece que es un tema cuestionable precisamente porque es un asunto religioso es lo relativo al sacrificio de animales.

¿No deberían las religiones promover el respeto a la vida como fundamento de toda sus doctrinas?, bueno, así sería si las religiones se transformaran de instrumento de indoctrinación en instrumentos de liberación y desarrollo espiritual. La evolución en el espíritu, que generalmente no es el objetivo de las instituciones religiosas, se fundamenta en el respeto a la vida; un caso único es el del budismo que no se fundamenta en una deidad, pero es un caso excepcional.

En efecto, la Corte otorgó el amparo a la Iglesia Nativa Americana de México, que había solicitado su registro como asociación religiosa ante la Secretaría de Gobernación, que ahora tendrá que revisar el caso. No sabía que las prácticas religiosas de la Iglesia Americana de México incluyeran el sacrificio de animales, más bien creí que entre sus fundamentos estaba el respeto a la Madre Tierra (Pachamama), y a todas las formas de vida: vegetal, animal, mineral, etcétera.

Como sea, el respeto a la vida es un principio universal que nos llevará a un estadio de desarrollo espiritual que nos lleve al respeto a la vida, a todas las formas de vida. El sacrificio de animales provoca sufrimiento y dolor, por lo que es necesario superar tradiciones culturales y religiosas que incluyen sacrificio de animales.

Además, el sacrificio de animales no sólo incluye el momento previo a la muerte del animal, todo el proceso, desde el nacimiento hasta el fin, es inhumano; millones de reses, aves, peces y todo tipo de animales son alimentadas-sacrificadas cada día a lo cual se destinan miles de millones de litros de agua, los hatos producen cantidades industriales de dióxido de carbono, letal para el ecosistema. Millones de hectáreas de bosques se talan  cada año, no sólo para el pastoreo de los cuadrúpedos, también para los monocultivos agrícolas destinados a alimentar al ganado, en un círculo que nos conduce al precipicio cada día más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: