lunes, 5 de diciembre de 2016

8350. JUSTO EN EL AÑO EN QUE MUERE FIDEL ABREN LOS DATOS DE LA RUPTURA DIPLOMÁTICA ENTRE MÉXICO Y CUBA.

Enviado Por SinEmbargo.

Desde la Cd., de México. Para

Tenepal de CACCINI

 

Diciembre 5, 2016 - 12:03 am.

#DatosCerrados | En 2004, México y Cuba rompieron relaciones diplomáticas. El Gobierno mexicano documentó en 32 cuartillas las razones que tuvo para el enfriamiento con aquel país en ese momento gobernado por Fidel Castro Ruz. Del contenido de esas 32 páginas, ocho cuartillas quedaron reservadas durante 12 años, mismos que ya transcurrieron. Así llegó el invierno de 2016, el año en que el legendario comandante revolucionario falleció y el mismo marcado por el calendario para abrir la información de uno de los episodios más críticos de la diplomacia mexicana que fue protagonizado por el entonces Presidente Vicente Fox Quesada.


====================================================


Vicente Fox hizo historia con el “comes y te vas”. Historia trágica.
Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 5 de diciembre (SinEmbargo).– Los 12 años de reserva impuestos a la información de la ruptura en 2004 de México y Cuba se han cumplido. El expediente hoy está liberado y puede ser solicitado por los ciudadanos mexicanos al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) a través del Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (INAI). El plazo de la clasificación del expediente concluyó justo en 2016, el año en que falleció Fidel Castro Ruz, quien gobernó Cuba durante 47 años.

En 2004, Vicente Fox Quesada, entonces Presidente de México, rompió las relaciones diplomáticas con Cuba con el argumento de que el Embajador de ese país Jorge Bolaños y su consejero político Orlando Silva Fors cometieron prácticas injerencistas en la política interior; pero en ese momento, el Gobierno no explicó con precisión qué hicieron esos diplomáticos.

De hecho, el Centro de Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) intentó que el expediente completo donde fueron documentadas las supuestas actividades injerencistas quedara reservado; pero el IFAI (ahora INAI) –ante la insistencia de solicitudes de información y algunos recursos de revisión– le ordenó entregar una versión pública.

En acato legal, el órgano de la inteligencia mexicana entregó un documento de 32 páginas de las cuales, ocho quedaron censuradas y reservado su contenido por 12 años por considerar que su difusión pondría en riesgo la integridad, la estabilidad y la permanencia del Estado Mexicano, así como la gobernabilidad democrática.

En esas ocho cuartillas se encuentran las acciones precisas de los funcionarios del Gobierno cubano en daño a la política interior de México. Es decir, qué hicieron con precisión. En estos 12 años las acciones en las que incurrieron no fueron conocidas.

Pero esos 12 años en que el expediente de los motivos de México para romper con Cuba se mantuvo bajo la reserva ya transcurrieron. Y justo en 2016, el año de la muerte del comandante Fidel Castro Ruz, está marcado para que esa información sea pública por completo.

UNA HISTORIA ROTA

ADEMÁS

El enfriamiento de relaciones entre Cuba y México tuvo un antecedente dos años antes. En abril de 2002, de manera repentina, Fidel Castro Ruz, Presidente de Cuba, se retiró de la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo que se realizaba en Monterrey, Nuevo León. “Les ruego a todos me excusen que no pueda continuar acompañándolos, debido a una situación especial creada por mi participación en esta cumbre, y me vea obligado a regresar de inmediato a mi país”, dijo el político que para eventos internacionales vestía el uniforme militar verde oliva.

Días después, el propio líder revolucionario difundió la grabación en la que se escuchaba al Presidente Fox. Le pedía  que lo acompañara a la comida, pero que después se retirara del evento.

“Me acompañas a la comida y de ahí te regresas”, dijo Fox a Castro. En una conversación de más de veinte minutos también le pidió “no agredir a Estados Unidos” o al Presidente George W. Bush, contó Castro.

Dos años después, el empresario Carlos Ahumada fue detenido en la isla y deportado a México. Cuba evaluó el hecho con una “connotación política” que en realidad buscaba afectar al entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador. Enseguida, el Gobierno de México expulsó al representante de Cuba en México y ordenó el retiro de la embajadora mexicana, Roberta Lajous.

México y Cuba entablaron relaciones diplomáticas en 1902. Pero 1959 fue un año clave en esta amistad porque en la isla triunfó la Revolución. Los países vecinos rompieron vínculos; pero México se mantuvo como un amigo cercano. Los Presidentes emanados del Partido Revolucionario Institucional hablaban y visitaban a Fidel Castro. Luis Echeverría (1970-1976) fue el primero. En 1980, José López Portillo se reunió con Castro; Miguel de la Madrid lo hizo en 1986; Carlos Salinas de Gortari en 1994. Luego, Fox fue en 2002 pero sobrevino el conflicto. Después, Fidel Castro se retiró del Gobierno y se lo cedió a su hermano, Raúl. A él lo visitó Felipe Calderón en 2012. El Presidente Enrique Peña Nieto asistió a los funerales del General Fidel Castro.

También te puede interesar.

VER MÁS ACERCA DE:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: