lunes, 12 de diciembre de 2016

8378. CORPORATIVOS Y GOBIERNO CONTRA EL COMUNITARISMO.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Corporativos y gobierno contra el comunitarismo.

No existen países pequeños. La grandeza de un pueblo no se mide por el número de sus habitantes, como no se mide por la estatura la grandeza de un hombre.
Víctor M. Hugo (1802-1885)
Literato francés.


Detrás del secuestro y tortura de dos indígenas mayas integrantes de una comunidad indígena que se opone a la venta ilegal de cinco mil hectáreas, un área natural protegida,  están poderosos intereses de políticos que se han enriquecido con el negocio de compra (a fuerzas y por unos pesos) venta de tierras. La comunidad agredida señaló a un priista, ex procurador de justicia en Yucatán como el presunto responsable.

En Sonora, los Yaquis también resisten el embate de un corporativo que en complicidad con las autoridades de los tres niveles continúa los trabajos del gasoducto Aguaprieta, en Loma de Bácum, a pesar de que el juzgado sétimo de distrito ordenó la suspensión de la obra.

El sistema en el poder PRIANRD, se ha propuesto despojar a los pueblos indígenas de sus territorios en beneficio de corporativos y políticos corruptos que es lo que más abunda en este desolado país. Se trata de sólo dos ejemplos de una estrategia sistemática, pero no sólo se aplica en nuestro país de políticos corruptos,  es un plan característico del sistema neoliberal.

Desde Canadá hasta la Argentina pasando por Estados Unidos los gobiernos neoliberales se han propuesto apoderarse de los territorios indígenas para acabar así con el modelo que es la antítesis del capitalismo monopolista característico del sistema neoliberal, el comunitarismo. Para los fanáticos del libre mercado con unos cuantos beneficiarios, el comunitarismo es un ejemplo de vida y producción y distribución económica totalmente opuesto al sistema neoliberal.

En Estados Unidos en los últimos meses destaca la lucha de la tribu Sioux (foto), de Dakota del Norte, que han logrado frenar la construcción de un gasoducto que cruza el norte del país y que pone en peligro la forma de vida de decenas de comunidades indígenas.

La empresa constructora ha profanado territorios indígenas considerados sagrados, además de que la contaminación del agua pondría en riesgo la sobrevivencia de la comunidad indígena. El presupuesto para el oleoducto es de 3,500 millones de dólares y tiene capacidad para trasladar 470 mil barriles de petróleo diariamente desde Dakota del Norte.

La estrategia de despojo orquestada en las  más altas esferas del poder en Estados Unidos y en México y otros países, se facilita con las reformas estructurales, en México las impuso por Peña Nieto con la complicidad de priistas, panistas y perredistas; ese es uno de los verdaderos objetivos de las reformas: despojar a los pueblos indígenas y propiciar su extinción. Con las reformas de la mafia, se estableció la servidumbre legal del territorio para producir y conducir electricidad, gas o petróleo, el brazo legal para asestar un golpe definitivo a los pueblos indios.

Los pequeños propietarios, ejidatarios y comuneros legalmente perdieron la potestad sobre sus tierras y recursos naturales, ahora los gobiernos en complicidad con los corporativos mineros, de energía eólica, y del petróleo golpean despiadadamente, recurriendo a la violencia, al secuestro, la tortura y el asesinato, como lo reafirma el caso de los mayas secuestrados, métodos mafiosos que se aplican en otras partes del continente al amparo del Pacto de Impunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: