miércoles, 14 de diciembre de 2016

8382. HIPOTECA SOCIAL.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Hipoteca social.

La Iglesia defiende, sí, el legítimo derecho a la propiedad privada, pero
enseña con no menor claridad que sobre toda propiedad privada grava siempre una hipoteca social.
Juan Pablo II (1920-2005)
Discurso a los indígenas y campesinos
de México, Cuilapán, 29 enero 1979.


Las buenas noticias brillan por su ausencia y en el horizonte no se alcanza a ver la utopía. Estamos en una era dominada por la fe en el dinero, se vive para tener y quien más tiene más quiere; este año fue notable la corrupción de la clase política neoliberal, presidentes y políticos ocultaron su dinero en paraísos fiscales para ocultar su origen ilícito, sólo en un caso, en Finlandia, hubo consecuencias con la renuncia de primer ministro implicado, en el resto de los países no pasó nada, en México por supuesto que tampoco.

Pero no sólo los políticos, artistas y deportistas evaden impuestos o depositan su dinero en países cómplices a nombre de empresas “fantasma”. Destaca el caso del futbolista portugués Cristiano Ronaldo, del Club Real Madrid, quien realizó operaciones para ocultar  150 millones de euros en las islas Vírgenes Británicas, el dinero es fruto de la venta de la imagen del futbolista que posee bienes por 200 millones de euros. La operación fue puesta en manos de testaferros profesionales que depositaron el dinero en bancos de Portugal, continuaron en Islas Vírgenes y llegaron a bancos suizos.

No es el único caso, el también futbolista Leo Messi y su compañero del Club Barcelona, el brasileño Neymar se han visto en problemas legales por evasión de impuestos. Es un fenómeno que se repite en el mundo del espectáculo, las estrellas no quieren pagar impuestos, se impone la ambición.

¿No somos todos deudores de los demás, en especial de nuestros ancestros? ¿No recibimos conocimientos y experiencias que hicieron mejor nuestra vida? Los que tuvimos el privilegio de estudiar una carrera universitaria, ¿no debemos a nuestro pueblo, a nuestra sociedad, a nuestro país lo que se llama una hipoteca social? La conciencia de nuestra deuda para con la sociedad debería impulsarnos a contribuir con los que menos oportunidades tienen.

Lo que muchos hacen para corresponder a su sociedad, cuando mucho, es que al terminar la carrera deben dar un año de servicio y eso es todo. No hay conciencia de nuestra deuda con la sociedad.

Esta conciencia también considera que el conocimiento y la tecnología no son propiedad privada, sino social, es parte de una forma de pensar y actuar, de un paradigma que se inscribe en las tradiciones más antiguas de la humanidad, en las tradiciones y saberes de los pueblos originarios, en donde la cooperación, la solidaridad, el trabajo en equipo, la responsabilidad social son la base.

La conciencia social nos lleva a considerar como fundamentales valores como el respeto a toda forma de vida, este es en realidad uno de los principios universales básicos, si respetamos la vida entonces respetaremos a los demás, a los seres humanos, a los animales,  a las plantas y el Agua, elemento fundamental que junto con la Tierra, son los principales generadores de vida.

La  ambición desmedida lleva a considerar la tierra como una mercancía, como un medio de producción sin valor en sí mismo, por lo que la explotación irracional de la tierra y el agua, hasta su extinción, es una consecuencia lógica y aberrante, del capitalismo monopolista llamado neoliberalismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: