lunes, 19 de diciembre de 2016

8409. CORRUPCIÓN BLINDADA.

Por el Sr. López.
Periodista crítico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA

Corrupción blindada.
Usted sabe quién es Pepe (el más impresentable primo que tenerse pueda), pero lo que no sabe es que en parte, al menos en algo, sus papás fueron responsables de la clase de gandalla que siempre fue. Para que tenga idea: lo castigaron con dos semanas sin oír radio (no había televisión sino en pocas casas todavía)… cuando fue sorprendido en el cuarto de la azotea, sosteniendo un animado intercambio de secreciones corporales con ‘la muchacha’; y lo de la posada en la que noqueó a ‘San José’, porque ‘María’ era su novia… eso quedó en regaño. Pepe nació torcido, de acuerdo, pero sus papás para enderezarlo, hicieron poco.

No desea uno que en México tengamos leyes de las de antes de la conquista (que no raramente acababa en la cazuela del pozole el cliente), ni de las que hoy aplican en algunos países: en Singapur por ejemplo, mascar chicle o nada más tenerlo sin mascarlo, cuesta una multa y a los grafiteros los condenan a prisión y azotes; en Arabia Saudita, a un tal Raif Dadawi, por haber creado una página ‘web’ en la que se difundían opiniones sobre el papel del Islam en su país, lo condenaron el 30 de julio de 2013, a siete años de prisión y 600 azotes -se los van dando en tandas de 50… tan caritativos-; y en la India, al que pone un ‘diablito’ para robarse la energía eléctrica le puede costar de tres años de cárcel hasta prisión vitalicia… no, no está orate el del teclado como para proponer leyes de ese estilo (en Corea del Norte, al que sorprenden tratando de emigrar, le toca pena de muerte… digo, cada quien en su casa es muy dueño, pero como que se pasan en algunos lados, se pasan).

Pero tampoco desea uno que los delincuentes se burlen de la sociedad y la autoridad. A mucha gente le parece a todo dar el nuevo sistema penal acusatorio adversarial implantado -y ya vigente en todo México, desde el 18 de junio de este año-, porque por supuesto está requetebien que efectivamente uno sea inocente mientras la autoridad (Ministerio Público), no le pruebe que es culpable (y ya no hay que andar tratando de probar a toda costa que uno es inocente, basta con decir: ¡pruébelo!); también es muy bueno que los jueces ya no emitan sentencias leyendo los expedientes, sino frente al acusado y al acusador, pues todos los juicios son orales; y que ya no duren años los procesos. Todo eso está de aplauso de foca.

Lo malo es que la policía que investiga los delitos y detiene a los delincuentes, no tan ágilmente como uno desearía, va a aprender cómo es ahora la cosa y nomás por no investigar con las nuevas reglas, por obtener pruebas de manera ilícita, conforme al nuevo Código Penal, o por cometer algún error al detener al inculpado, el caballero se va a su casa (sea o no culpable). Y lo mismo aplica para los ministerios públicos.

Pero aun así, cuando ya estén magníficamente capacitados policía y ministerios públicos (que la hacen de fiscales en los juicios), ahora resulta que los delitos graves son muy pocos y algunos que son gravísimos, no están en la lista; lo que significa que no queden detenidos los probables responsables durante el juicio (salen con fianza) y luego, ya sentenciados, también (porque el delito que no es grave alcanza fianza).

De este modo, muchos presos ya sentenciados por delitos graves y no graves que hoy purgan su condena en prisión, van a salir libres siendo culpables, por una de dos: o las pruebas de sus juicios no pasan por las nuevas normas o dejaron de ser graves los delitos por los que están guardados.

Hoy en México son delitos graves sólo los siguientes: delincuencia organizada; homicidio doloso; violación; secuestro; trata de personas; delitos cometidos con armas y explosivos; infracciones contra la seguridad de la nación, el desarrollo de la personalidad y de la salud.

Si los delincuentes no son tarugos (aunque la mayoría sí son, por eso se dedican a delinquir), van a andar de dos en dos, porque mientras no sean tres o más, no hay delincuencia organizada (artículo 2º de la Ley federal contra la delincuencia organizada).

Queda claro: va quedar en libertad el muchachón que desde su laptop, se meta al sistema de un banco y se robe los millones que le apetezcan; es él solito y no es grave lo que hizo: ¡fianza! Lo mismo los que saquean casas, los abigeos, defraudadores y extorsionadores. El ‘Pozolero’, debería estar libre ya (delito no grave contra la ley de inhumaciones); los 10 que detuvieron ayer en Jalisco con 6 cadáveres, lo mismo. ¡Viva México!

Entonces, ahora resulta que también los que roban al erario, se echan su juicio y salen libres. Punto. Un tipo aprovechando su cargo, se roba cien o mil millones de pesos del erario… y no es grave; vaya, ni siquiera es delincuencia organizada aunque se haya puesto de acuerdo con 500 empresas y coordinado a 50 de sus subordinados, para cometer sus raterías, porque para ser delincuencia organizada, aparte de que sean tres o más, tiene que tratarse de alguno de los siguientes delitos:

Terrorismo; acopio y tráfico de armas; tráfico de indocumentados; tráfico de órganos; corrupción de menores de 18 años de edad, en todas sus variantes; asalto en despoblado -en caminos, carreteras, puentes o vías férreas-, y a ocupantes de un vehículo de transporte público o privado (o sea: si una pandilla se dedica a asaltar en las calles de una ciudad: no son delincuencia organizada); también la trata de personas y el secuestro.

Si llegan a detener a un funcionario ladrón, pone fianza y se echa el juicio libre. Si resulta  que es culpable, lo sentencian, paga su fianza… y sale libre. Así haya robado miles de millones: no es delito grave. Lo que es más: si se declara culpable, apresura su juicio, lo sentencian rapidito, paga su fianza y ¡libre!

Las nuevas leyes se hicieron con la mejor intención (y por dictado-orden del gobierno yanqui, que así protege a sus inversionistas de los eternos juicios a la mexicana), pero algunos vivos, que ya ve que nunca faltan en este nuestro risueño país, aprovecharon para dejar la corrupción blindada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: