lunes, 19 de diciembre de 2016

8410. LA VIOLENCIA Y LA CULTURA DE LA MUERTE.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La violencia y la cultura de la muerte.

Para crear paz interior, lo más importante es la práctica de la comprensión y el amor, y el respeto por todas las formas de vida.
Anónimo.


La violencia es la esencia de la cultura de la muerte, la violencia y el miedo. En sus múltiples expresiones, se expande en el planeta sin que aparentemente nada pueda detenerla. La violencia es el paradigma que los Señores de la muerte quieren imponer, y lo están logrando a juzgar por los últimos resultados de la política global que por supuesto, ellos manejan, la recuperación de espacios de poder en Brasil y Argentina, el primero con un golpe de Estado, el segundo por la vía “democrática”, y el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos, son datos preocupantes.

La violencia y el miedo son la base del fascismo, el fascismo del Siglo XXI, una era de oscuridad y terror, una pesadilla que se podría hacer realidad a corto plazo, o que en muchos sentidos ya es real, por ejemplo en la violencia que se ejerce contra las mujeres en México y en el mundo y que es ignorada o premiada con impunidad.

En estos días celebramos el nacimiento de Jesús, un obrero judío que se atrevió a desafiar a los poderes de su tiempo sin más armas que el amor. Jesús no sólo desafió al poder romano, también a la clase sacerdotal, su mensaje central, el amor, el perdón, la paz, la justicia, la no violencia, ha trascendido el tiempo y muchos otros grandes espíritus utilizaron la no violencia para liberar a sus pueblos, es el mismo camino, el único camino para México y Estados Unidos.

La no violencia, la transformación del mundo sin utilizar armas es el único camino para una civilización agonizante que como una gran manada, sigue a sus líderes ciegos hacia el abismo. El sentido de la Navidad, si es que es algo más que comer y beber hasta el hartazgo, es renacer en un doble sentido: personal y social. Renacer es despertar de un sueño inducido que se nos ha impuesto como el único posible: vivir para consumir y para acumular cosas y resolver nuestros problemas a balazos o a golpes.

Violencia, miedo, consumo, acumulación, son palabras que ilustran por sí mismas el sentido de la vida impuesto por los Señores de la muerte, o de la guerra que es lo mismo. Mientras que el uno por ciento del planeta impone la ilusión de la Navidad como consumo desenfrenado, concentrando cada día más poder, dinero y soldados y armas, otro porcentaje cada vez menor se cuenta entre los privilegiados que hacen todo lo que pueden para acumular más y más dinero (políticos, gobernantes, nobles, artistas y deportistas famosos, etc.), y la mayoría enfrenta la incertidumbre, las crisis inducidas, la violencia, la miseria y la ignorancia como único destino.

Una pesadilla (el fascismo del Siglo XXI) que parece muy lejana, podría tomar forma al norte del río Bravo con un sujeto tragicómico al que se le concedió un poder del tal magnitud, que podría llevar a la humanidad a la tercera guerra mundial, con lo que las terribles profecías que anuncian el fin de este mundo de derroche y corrupción, se harían realidad.

El gabinete de los millonarios que el tal Trump formó además tiene otras características que lo hacen temible, como el racismo y la intolerancia, fundamentos de la violencia.

Al parecer, el ejército de los oscuros se impone ganando batallas trascendentes, sólo un milagro, o muchos milagros, harán que brille la luz de la esperanza en los años por venir. Que así sea, que seamos capaces de construir el milagro de la paz en un mundo en guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: