martes, 20 de diciembre de 2016

8415. CONCIENCIA SOCIAL PRIMITIVA.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Conciencia social primitiva.

Un jñani es como un niño jugando con un coche de juguete, no se preocupa de si es real o no.
Nisargadatta Maharaj (1897-1981).
Filósofo y gurú hindú.


El nivel de conciencia social suele ser determinante en la calidad de vida, del bienestar de los pueblos. El nivel de conciencia está relacionado directamente con el nivel cultural, pero es más determinante el nivel espiritual de un pueblo, de sus dirigentes. Si el modelo lo aplicamos a la situación actual del mundo, el resultado de la radiografía nos mostrará una realidad esquizofrénica que nos conduce al abismo.

Un vistazo global de la situación indica que el nivel de conciencia planetarios es primitivo.

La conciencia social es el reflejo de la vida material de la sociedad, es una verdad inocultable, pero también lo es que la conciencia social es reflejo de la vida espiritual de los pueblos, de las naciones.

El nivel de conciencia social en México está al nivel de países dominados por la ignorancia y la pobreza, la degradación espiritual corresponde a la miseria de sus dirigentes, pero también de gran parte de la sociedad que acepta el estado de cosas establecido (el status quo); no debería de ser así, a juzgar por los millones de peregrinos que acuden al altar de la virgen de Guadalupe, pero como diría el filósofo de Güémez, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Se puede ser muy religioso y muy poco espiritual y a la inversa, en nuestro país somos muy religiosos pero muy poco espirituales.

Si analizamos lo que pasa en Estados Unidos lo que vemos es un sistema en el que el poder económico, político, militar energético, mediático, etc. se concentra cada vez más en pocas manos, las de las familias que realmente manejan al mundo, no las que publica en su lista de millonarios la revista Forbes. Igual que en nuestro país, la mayoría de los gringos están apendejados por el sistema, aunque cada vez más personas parecen despertar. En EUA como en México y en el resto del mundo, se trata de un apendejamiento inducido, correlativamente se llevan a cabo guerras de intervención y se fomentan, apoyan y coordinan constantemente acciones de desestabilización, de crisis que crean un ambiente de belicosidad que lleva al deterioro psicológico, físico y ecológico de la humanidad.

Pensar que nada se puede hacer para detener a las bandas de monos dementes al servicio de los Señores de la guerra es lo peor, el sistema se sostiene sobre creencias fuertemente establecidas en el inconsciente colectivo de la humanidad, en paradigmas aceptados universalmente como válidos, por ejemplo, la creencia de que no es posible ningún otro sistema económico más que el sistema capitalista o la idea de que la democracia representativa es la única forma de gobierno.

Desde la época tribal, hace diez mil años, el principio de que es más importante la tribu que el individuo estaba profundamente enraizado; no sólo se trataba del trabajo en equipo, también era importante la defensa de la tribu; la indiferencia hacia los intereses de la tribu era castigada con el destierro en algunos grupos primitivos; desde el punto de vista ético, era más importante la comunidad. Esta conciencia primitiva ha evolucionado y está presente en las comunidades originarias para las que la comunidad es más importante que cualquiera de sus miembros.

La participación política consciente es una de las claves para cambiar el mundo. Es una ilusión cambiar el mundo sin acción política. Meditación y oración sin acción no sirven de mucho. Sólo la acción política transforma el mundo, política, no partidista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: